Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Tras celebrar la victoria por el informe de Mueller, Trump abre un nuevo frente

El presidente de Estados Unidos busca invalidar totalmente el 'Obamacare', lo que significará un nuevo enfrentamiento con los opositores del Partido Demócrata.
Autosabotaje.
Autosabotaje. A lo largo de su presidencia, Donald Trump ha arruinado varias de sus victorias buscando nuevas batallas.

WASHINGTON (CNN) — Al parecer, la moción del gobierno de Trump para invalidar Obamacare en su totalidad les dio a los demócratas una buena oportunidad, aun cuando el presidente de Estados Unidos celebraba el fin de la investigación de Mueller .

Donald Trump y sus partidarios dedicaron el lunes, 25 de marzo, a aplaudir la conclusión de la investigación sobre Rusia y a atacar a la prensa como parte de su vuelta de la victoria.

Luego, continuaron las buenas noticias para Trump. Michael Avenatti, el fiero abogado de Stormy Daniels, quedó sujeto a proceso por extorsión y fraude.

Esto ocurrió luego de que Trump tuviera finalmente la oportunidad de conmemorar la victoria de las fuerzas respaldadas por Estados Unidos en la expulsión del Estado Islámico (ISIS) en Siria , luego de que la Casa Blanca celebrara prematuramente varias veces la semana pasada.

"¡Vaya! Qué 48 horas tan sorprendentes. No puedo dejar de mirar", tuiteó Brad Parscale, director de campaña de Trump para 2020.

Publicidad

Sin embargo, de inmediato surgieron las dudas sobre si el envalentonado gobierno de Trump, que tiene antecedentes de pisotear sus triunfos, podría tomar medidas que amenacen su racha ganadora.

Al parecer, el 25 de marzo, el Departamento de Justicia les abrió a los demócratas una buena ventaja para la campaña de 2020 cuando pidió que se invalidara Obamacare en su totalidad y amenazó con poner en duda la cobertura de gastos médicos de millones de estadounidenses. Esta medida podría tener un impacto desconcertante en el mercado de los seguros de gastos médicos y podría volverse tema dominante en 2020.

Esto les será de gran ayuda a los candidatos demócratas a la presidencia, quienes han dado prioridad al tema de la atención médica. Algunas prestaciones populares, como la cobertura de trastornos preexistentes y los servicios para los estadounidenses de edad más avanzada, podrían estar en riesgo y el gobierno no ha hecho nada para presentar un plan alterno.

No está muy claro si la medida respecto a Obamacare fue un intento agresivo de reiniciar el curso político de Trump luego de que al parecer se salvara de Mueller o si la maniobra de los funcionarios del Departamento de Estado fue mera coincidencia.

Lee: El último pleito de Trump en Twitter nos dice mucho de quién es

James Clyburn, coordinador de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, aprovechó la maniobra del Departamento de Justicia para tratar de dirigir la atención a los servicios de salud tras la conclusión de la investigación de Mueller.

" Creo que el reporte de Mueller está terminado. Es un capítulo cerrado", dijo Clayburn en el programa New Day, de CNN. "Esta administración abrió un capítulo nuevo cuando pidió la invalidación de la Ley de Cuidados de Salud Asequibles. Esa es la prioridad de la gente".

Sin embargo, el equipo de Trump preferiría que los reflectores siguieran sobre Mueller.

Trump se consideró el máximo ganador, el hombre al que el sistema no puede derribar pese a las bancarrotas, los escándalos personales y los pleitos.

Ahora, se enfrentó al fiscal más grande de su generación, Mueller, el probo hijo del sistema, y sobrevivió, hazaña que seguramente consolidará su leyenda política entre sus simpatizantes. Los asociados de Trump que irán a prisión por la investigación de Mueller o cuyas fechorías han quedado expuestas son simples daños colaterales.

Lee: La Cámara de Representantes fracasa en revertir veto de Trump para el muro

Con Trump, lo que no lo derrota, lo hace más fuerte. Además, es indudable que está disfrutando de estos pocos días buenos desde que ganó las elecciones en 2016.

Una presidencia nacida en el escándalo y a la que suele costarle llegar al final del día sin otro escándalo o desastre político es, inusualmente, oxígeno político puro. Pero cada uno de estos triunfos tiene sus desventajas y conlleva nuevos desafíos.

La validación absoluta que pregona la Casa Blanca es en realidad más problemática de lo que Trump afirma. Ninguna persona fuera del Departamento de Justicia ha visto el reporte completo de Mueller, lo que significa que el secretario de Justicia de Trump, William Barr, se adelantó a trazar la narrativa política con su resumen.

Daniels ya dañó a Trump, a quien se considera en la práctica conspirador no indiciado en una campaña de delitos financieros de los que su exabogado, Michael Cohen , se declaró culpable. Además, si hay algún triunfo en la desolada Siria, se reduce a los sacrificios de las tropas estadounidenses y aliadas, no a los políticos de Washington.

Pero en la política, la percepción es muy importante.

Los asistentes de Trump pasaron la mayor parte del día en el Ala Oeste de la Casa Blanca resplandeciendo de alivio. De repente, Trump ve victorias por todas partes.

Un día después de enterarse de que Mueller no pudo encontrar pruebas suficientes para acusarlo de colusión con Rusia y no decidió si había obstruido la impartición de justicia, Trump recibió a los campeones de la liga estadounidense de hockey en el Despacho Oval.

Recomendamos: Dinero, poder e información: las entrañas de la maquinaria electoral de Trump

"Ellos son ganadores. Saben cómo ganar", dijo Trump sobre el equipo de los Capitals de Washington, que finalmente rompió su mala racha en junio pasado.

Como suele pasar cuando halaga a otros, parece que Trump identifica cualidades que él cree que posee en cantidades inauditas.

¿Qué sigue ahora para Trump?

La pregunta ahora es ¿qué va a hacer Trump con su victoria?

Una jugada política convencional sería intentar sanar las heridas políticas del país y ampliar el apoyo a más del 40% de la aceptación en las encuestas, que rara vez baja, pero que podría no bastar para ganar la reelección.

Sin embargo, Trump siempre rechaza la conducta presidencial convencional. De hecho, esta tendencia sirvió para desencadenar la pesadilla de Mueller tras el despido del director del FBI, James Comey, lo que desembocó en la designación del fiscal especial.

Lee: Moscú se regodea con el resultado de la investigación de Mueller

Parece probable que la lección que aprenderá de este aparente indulto por parte de Mueller es que seguir sus instintos no tiene consecuencias, realidad que predice lo que probablemente será una carrera agresiva y combativa hacia 2020.

Trump ya andaba sin cadenas por la salida de miembros del gabinete a los que consideraba obstáculos, por su dominio sobre las bases republicanas y por su capacidad de aplastar a la disidencia en su partido.

Está claro que ahora cree que su roce con la muerte política valida su estilo agresivo de liderazgo, arraigado en el poder ejecutivo arrasador y en la práctica de humillar a sus adversarios políticos.

El lunes, mientras se reunía con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, Trump lucía más triste que alegre por el resultado de la investigación de Mueller que parecía improbable apenas la semana pasada.

"Allá afuera hay personas que han hecho cosas muy, muy malas, muy malévolas. Yo diría cosas traicioneras contra nuestro país", advirtió Trump.

Lee: Robert Mueller tiene acceso a varios años de correos del exabogado de Trump

"Esperemos que la gente que le ha hecho tanto daño a nuestro país —hemos pasado un periodo de cosas realmente malas— que ciertamente se investigue a esas personas", dijo.

No quedó claro de quién hablaba. Sin embargo, a menudo arremete contra exmiembros del gobierno de Obama, contra Comey, contra los exjefes de los servicios de inteligencia y contra la dirigencia anterior del Departamento de Justicia.

Sus comentarios levantaron la sospecha preocupante de que un presidente en funciones use su poder para vengarse de sus enemigos políticos, realidad que una vez más podría romper la barrera protectora que tradicionalmente rodea a la presidencia.

Los asistentes de Trump se tomaron muchas molestias para atacar a la prensa, afirmando que habían reportado falsamente las acusaciones de colusión y se comprometieron a perseguir a toda costa a los demócratas por este asunto de cara a las elecciones de 2020.

Lee: Los demócratas investigan a Trump, sus hijos y su yerno

"Creo que lo vas a ver usar esto como mazo político", dijo Cliff Sims, exasesor de la Casa Blanca, a Aislyn Camerota, del programa New Day, de CNN.

El riesgo que Trump corre es que algunos electores, particularmente en los distritos suburbanos indecisos que fueron cruciales en las elecciones intermedias de 2018, rechacen el discurso incendiario y constantemente beligerante de Trump. Entrar en la carrera rumbo a 2020 con un enfoque parecido y no con un mensaje positivo sobre la buena situación económica preocuparía a muchos estrategas republicanos.

Los demócratas dicen que hubo trampa

Los oponentes de Trump dicen que la victoria que Mueller le dio a Trump es mucho menos clara de lo que dice la Casa Blanca, aunque hay quienes se vieron obligados a reconocer que la evaluación jurídica que Mueller presentó es sólida pese a las muchas pruebas de que hubo contactos sospechosos entre los rusos y los asociados de Trump.

Ni siquiera el resumen de Barr sobre el informe de Mueller "exonera" totalmente a Trump en el tema de la obstrucción como afirma la Casa Blanca, estirando la verdad como es su costumbre.

OPINIÓN: Las bases de Trump no lo dejarán por Cohen, pero ese no es el punto

Los demócratas exigen que Barr publique el informe completo para que puedan examinar en particular las pruebas de obstrucción a la justicia que Mueller encontró, con el fin de emitir su propio juicio sobre si amerita un juicio de destitución.

También están quejándose de que Trump haya nominado a Barr después de que este escribiera una circular en la que argumentaba que la investigación de Mueller sobre la obstrucción estaba terriblemente mal concebida.

"Ya hizo el trabajo para el que se postuló, que es intentar exonerar al Sr. Trump, cuando el Sr. Mueller dijo que no habría exoneración", dijo Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, a Manu Raju de CNN.

Lee: Pelosi está en contra de la destitución de Trump

La victoria de Trump podría quedar abollada cuando se den a conocer los detalles de los hallazgos de Mueller, si es que incluyen pruebas sustanciales de conductas éticamente cuestionables que no lleguen a configurar un tipo penal.

Pero por ahora, el hecho central de la investigación sobre Rusia (que Trump resultó electo con la ayuda de una potencia hostil, Rusia, en un ataque audaz a la democracia estadounidense) se pierde en el ajetreo en Washington.

Ese podría ser el mayor triunfo de Trump.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad