Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La dexametasona reduce mortalidad de pacientes graves de COVID-19

El ensayo clínico Recovery, realizado en Reino Unido, encontró que el esteroride es el primer medicamento capaz de salvar vidas entre los pacientes de coronavirus.
mar 16 junio 2020 02:18 PM
Dexametasona
Los resultados sugieren que el fármaco debería convertirse inmediatamente en la atención estándar de los pacientes con casos graves de COVID-19, dicen los investigadores.

La dexametasona, un esteroide barato y muy utilizado, se ha convertido en el primer fármaco que ha demostrado ser capaz de salvar vidas entre los pacientes con COVID-19 en lo que los científicos saludaron como un "gran avance".

"La dexametasona es el primer medicamento que observamos que mejora la supervivencia en caso de COVID-19", indicaron los responsables del ensayo británico Recovery.

Publicidad

Los resultados sugieren que el fármaco debería convertirse inmediatamente en la atención estándar de los pacientes con casos graves de la enfermedad pandémica, dijeron los investigadores que dirigieron las pruebas.

"Este es un resultado que muestra que si a los pacientes que tienen COVID-19 y están con respiradores o con oxígeno se les da dexametasona, se salvarán vidas, y lo hará a un costo notablemente bajo", dijo Martin Landray, un profesor de la Universidad de Oxford, uno de los directores de la prueba, conocida como Recovery.

Se trata de un esteroide recetado a menudo para tratar reacciones alérgicas, asma y artritis reumatoide debido a su potente efecto antiinflamatorio.

Tras el anuncio, el gobierno del Reino Unido indicó que comenzará inmediatamente a suministrar este esteroide a los pacientes con COVID-19.

"Va a ser muy difícil para cualquier medicamento reemplazar esto, dado que por menos de 50 libras (63.26 dólares), se puede tratar a ocho pacientes y salvar una vida", dijo a los periodistas en una sesión informativa en línea.

Además, debido a su bajo coste, consideran que podría ser muy beneficioso en los países pobres que afrontan grandes números de enfermos de COVID-19.

Aproximadamente 19 de cada 20 pacientes que se infectan de coronavirus mejoran sin tener que ser hospitalizados, recuerda el estudio.

Publicidad
¿La hidroxicloroquina cura el COVID-19? La disyuntiva que divide a los países

De aquellos que han de ser ingresados en un centro médico, la mayoría también experimenta una mejoría, si bien algunos podrían necesitar oxígeno o ventilación mecánica. Estos últimos, según el estudio, son los considerados pacientes de alto riesgo a los que la dexametasona parece ayudar.

En este ensayo clínico participaron unos 2,000 pacientes de hospitales, a los que se administró la medicina y su evolución se comparó con otros 4,000 enfermos a los que no se les prescribió.

Para aquellos pacientes conectados a ventiladores mecánicos, la dexametasona redujo el riesgo de muerte de un 40 a un 28%, al tiempo que en el caso de los enfermos que precisaron de oxígeno, el tratamiento redujo el riesgo mortal de un 25 a un 20%.

"Con este tratamiento podría evitarse una muerte por cada 8 pacientes bajo respiración artificial", aseguraron los autores del estudio en un comunicado.

En cambio, el ensayo mostró que este medicamento no tiene ningún beneficio entre los pacientes que no necesitan asistencia respiratoria.

"Es un gran avance en la búsqueda de nuevas maneras de tratar a enfermos de la COVID-19", dijo en un comunicado el doctor Stephen Powis, director médico del NHS, el servicio de salud británico.

En un video colgado en su cuenta de Twitter, el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock explicó que Reino Unido disponía de 200,000 tratamientos listos para su empleo desde marzo.

Publicidad

Hasta ahora, un medicamento de otra familia, el antiviral remdesivir había mostrado una cierta eficacia para acelerar la recuperación de enfermos hospitalizados debido al COVID-19.

Pero este medicamento no resultó eficaz para evitar muertes, según el estudio presentado a finales de abril por las autoridades estadounidenses.

Estados Unidos aprueba antiviral remdesivir para tratamiento de la COVID-19

A principios de junio, el mismo ensayo Recovery concluyó que la hidroxicloroquina, en la que muchos países tienen puestas muchas esperanzas, no tiene efectos beneficiosos contra el COVID-19.

Esta constatación condujo el lunes a las autoridades sanitarias estadounidenses a retirar la autorización de urgencia para el empleo de la hidroxicloroquina contra la COVID-19, así como la de otro medicamento pariente, la cloroquina, defendidas durante un tiempo por el presidente Donald Trump.

El grupo hospitalario parisino AP-HP había asegurado a finales de abril que otro medicamento, el tocilizumab, reducía "significativamente" el riesgo de morir o de ingresar en reanimación. Pero estas afirmaciones todavía no han sido probadas por ningún estudio.

En el marco del ensayo Recovery, 2,104 pacientes recibieron dexametasona por vía oral o intravenosa durante 10 días, con una dosis diaria de 6 mg. Compararon este grupo con 4,321 pacientes que no siguieron este tratamiento.

Estos resultados no fueron todavía publicados como un estudio detallado, sino que son objeto de un comunicado de Recovery.

En total, más de 11,500 pacientes de 175 hospitales británicos participan en este ensayo, que evalúa varios tratamientos potenciales.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad