Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Laura es ahora un "extremadamente peligroso" huracán de categoría 4

El Centro Nacional de Huracanes espera que la tormenta llegue a las costas de Estados Unidos en el Golfo de México con inundaciones potencialmente "catastróficas" la noche de este miércoles.
mié 26 agosto 2020 11:05 AM
Preparativos
Los habitantes de Nueva Orléans, una ciudad que aún recuerda el embate del huracán Katrina hace 15 años, se preparan para la llegada de Laura.

Laura se convirtió en un huracán categoría 4, con vientos de hasta 220 km/h, y se espera que la noche del miércoles llegue a las costas de Estados Unidos en el Golfo de México con inundaciones potencialmente "catastróficas", anunció el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Laura amenaza ahora las costas estadounidenses de los estados de Texas y Luisiana.

Publicidad

"Laura puede producir una marejada ciclónica potencialmente catastrófica, vientos extremos e inundaciones repentinas a lo largo de la costa noroeste del Golfo de México esta noche", afirmó el NHC en su boletín previo.

Más de 420,000 residentes en Texas y otras 200,000 personas en la vecina Luisiana estaban bajo órdenes de evacuación obligatoria, mientras los equipos de emergencias estatales y federales se apresuraban a ofrecer refugio y desplegarse para asistir en posibles rescates.

"Tiene pocas horas para prepararse y evacuar por el #HuracánLaura. Tendrá que lidiar con la tormenta donde sea que se encuentre al mediodía. Sea inteligente y protéjase", tuiteó el gobernador de Luisiana, John Edwards.

"Dondequiera que estés al mediodía, ahí es donde deberás capear el temporal", agregó.

El huracán Hanna dejó tres muertos y cuatro desaparecidos en México

En tanto, el gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que Laura podría alcanzar vientos de hasta 255 km/h, por lo que "necesitamos estar preparados".

Y agregó que en relación con Harvey, el huracán de categoría 3 que en 2017 causó inundaciones catastróficas y mató a 68 personas, "esto será más un evento de viento".

Harvey produjo daños por 125,000 millones de dólares en Texas y Luisiana por estas mismas fechas en 2017. Se formó el 17 de agosto y no se disipó hasta el 2 de septiembre de 2017 y se calcula que causó un centenar de muertes directas e indirectas.

Publicidad

Se prevé que Laura siga siendo un huracán de categoría 4 cuando tome tierra para luego debilitarse rápidamente una vez que impacte.

En las próximas horas seguirá moviéndose hacia el noroeste para luego girar hacia el norte-noroeste.

El patrón de trayectoria indica que por la tarde se acercará al área "Alta de Texas" y el suroeste de Luisiana y esta noche o el jueves por la mañana entrará en la tierra.

El NHC advirtió de que se trata de un huracán de gran tamaño cuyos vientos más fuertes de extienden hasta 70 millas (110 km) de su centro y los menos fuertes hasta 175 millas (280 km).

El gran miedo que genera Laura son las inundaciones provocadas por la marejada ciclónica, la marea y las lluvias.

El NHC advirtió de que la subida del nivel del mar y la entrada de agua en la tierra será más peligrosa en la zona de costa donde Laura toque tierra, donde además se producirán "grandes y destructivas olas".

Desde el parque estatal Sea Rim (Texas) hasta Intracoastal City (Luisiana) el agua puede llegar a una altura de 10 a 15 pies (de 3 a 4.5 metros), el máximo previsto en toda la zona.

El ciclón también amenaza los principales centros de refinación de petróleo de Lake Charles en Luisiana y de Beaumont y Port Arthur en Texas, ubicados cerca de la costa.

Más de 100 plataformas petroleras en el Golfo de México fueron evacuadas como medida de precaución.

Publicidad

Un huracán en plena pandemia

Ante la amenaza, las zonas de mayor riesgo estaban siendo evacuadas y se abrieron varios refugios, con precauciones sanitarias para evitar contagios de covid-19, por lo que el gobernador Abbott -cuyo estado sufre una importante ola de contagios- instó a aquellos que pudieran pagarlo a refugiarse en hoteles y moteles "para aislarse".

En Nueva Orleans, la alcaldesa LaToya Cantrell ya había instado el martes: "No olviden el COVID-19 con los efectos del huracán".

Ya el martes, el Barrio Francés, el centro histórico, se vació de turistas en tanto se apilaron sacos de arena frente a puertas y ventanas, y se protegieron los edificios de arquitectura colonial con chapas de madera.

"No me preocupa que el agua entre con la tormenta, me preocupa la lluvia y que las bombas no funcionen, y eso es lo que causarán las inundaciones", dijo a la AFP Robert Dunalp, propietario de un comercio, con el vívido recuerdo de Katrina.

Sonya Mcculler, que vivió aquel devastador ciclón hace 15 años, dice esperar cualquier cosa, porque "en un momento puedes pensar que no va a suceder y al minuto siguiente estás tratando de prepararte para asegurarte de no quedarte atrapado. Es una locura".

Laura pasó el lunes como tormenta tropical por Cuba, donde dejó intensas lluvias, fuertes marejadas y algunos daños, tras pasar sobre la isla La Española, que comparten Haití y República Dominicana, dejando una estela de 25 muertos.

Se prevé que esta temporada de tormentas del Atlántico, que se extiende hasta noviembre, sea una de las más duras. El NHC pronostica hasta 25 temporales y Laura es la duodécima hasta ahora, mientras que Marco, que llegó a tener fuerza de huracán, se disipó el martes frente a la costa de Luisiana antes de tocar tierra.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad