Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Argentina celebra una exitosa reestructuración de su deuda

Los acreedores del país sudamericano aceptaron canjear el 99% de la deuda bajo ley extranjera de 65,000 millones de dólares, de acuerdo con el gobierno.
lun 31 agosto 2020 06:01 PM
Sin especulación
La elevada adhesión de los acreedores aleja para Argentina el fantasma de los litigios con fondos especulativos.

Argentina logró un amplio respaldo a su oferta para reestructurar su pasivo, ya que sus acreedores aceptaron canjear el 99% de la deuda bajo ley extranjera de 65,000 millones de dólares, informó este lunes el gobierno.

Tras meses de tensas negociaciones desarrolladas en medio de la pandemia del coronavirus, el país —que atraviesa una grave crisis económica— logró el canje del 93.55% de los títulos elegibles, equivalentes al 99% del valor total de la deuda.

Publicidad

"El 99% de la deuda bajo legislación extranjera ya ha quedado reestructurada. Hubo una adhesión (al canje propuesto por el gobierno) de 93.55%, que por las cláusulas de acción colectiva eleva a 99% la reestructuración", dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán en referencia a las normas que hacen extensivo el canje a algunos acreedores que prefirieron no adherir al mecanismo.

"Hubo una aceptación masiva, fruto del proceso de diálogo", agregó el ministro en un acto junto con el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández.

La elevada adhesión de los acreedores aleja para Argentina el fantasma de los litigios con fondos especulativos (holdouts), que ya en el pasado litigaron con éxito contra el país.

"Un muy buen resultado que muestra los beneficios de las cláusulas de acción colectiva (CAC): una vez que el gobierno hizo una oferta realista y aceptable para los acreedores, las CACs indujeron la participación del resto, disuadiendo a los holdouts y eludiendo costosos litigios", dijo a Reuters el economista Eduardo Levy Yeyati, de la Universidad Torcuato Di Tella.

"Argentina tendrá un alivio de la deuda en la próxima década de 37.700 millones de dólares y la tasa de interés promedio baja del 7% al 3,07%", explicó Guzmán. "Esto nos dará un horizonte económico suficiente para generar políticas que sean sustentables y permitan el desarrollo", aseguró.

Publicidad

El funcionario dijo que se prevé reducir el déficit fiscal del país, que ha crecido este año por los amplios subsidios públicos para lidiar con los efectos de la pandemia, al 4.5% del PIB en 2021.

"Ahora estamos pudiendo pensar en otra Argentina. Esta Argentina, que todavía pelea contra la pandemia, puede empezar a pensar en su futuro y cómo construirse", sostuvo Fernández al realizar el anuncio sobre el resultado del canje.

El objetivo inmediato, aseguró, será el de mayor producción y trabajo, incentivando las inversiones y las exportaciones.

Un acuerdo sólido era clave para Argentina, la tercera economía de América Latina y uno de los productores más importantes de granos a nivel mundial, para salir del default en el que cayó este año tras una recesión iniciada en 2018. Analistas estiman que la economía del país se contraerá alrededor del 12.5% en 2020.

"Salimos del laberinto", celebró el presidente Fernández luego del anuncio de su ministro. "No queríamos condenar a la postración a ningún argentino más", aseveró, al congratularse por haber conseguido un acuerdo que considera sustentable.

Argentina hizo dos propuestas a los bonistas. La primera fue presentada en abril y planteaba una recuperación de unos 39 dólares de cada 100 prestados, y fue rechazada. La segunda, arduamente negociada, dará a los acreedores 54.8 dólares por cada 100.

Publicidad

Este canje incluye los bonos emitidos en las reestructuraciones de 2005 y 2010, que requieren una adhesión de 85%, y otros títulos colocados a partir de 2016, que necesitan 66% de aceptación.

Cinco bonos sujetos al canje cayeron en cesación de pagos durante las negociaciones, cuando Argentina incumplió la cancelación de intereses por 500 millones de dólares en mayo y otros 600 millones a principios de agosto. Con el canje, ese default queda superado.

Esta semana tiene lugar también el primer cierre al proceso de adhesión al canje de bonos bajo legislación local, por unos 41,700 millones de dólares, en las mismas condiciones que el canje de legislación extranjera.

Con la aceptación del canje por un valor total del 99% de la deuda, Guzmán dijo a periodistas que "avanzaremos en resolver el 1% restante; no lo consideramos un problema".

El mandatario destacó el "enorme esfuerzo" que hizo su Gobierno para convencer al mundo de que el país debía reestructurar la deuda "sin condenar a la postración" a los argentinos y agradeció el respaldo internacional logrado en la negociación con los acreedores privados.

En particular, expresó su gratitud al Papa Francisco, que ha ayudado "silenciosamente"; al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; al primer ministro de Italia, Giuseppe Conte; al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez; a la canciller alemana, Angela Merkel; y al presidente de Francia, Emmanuel Macron.

También agradeció especialmente a la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

"Suena raro, pero Kristalina Georgieva también ayudó mucho a que Argentina encuentre este resultado. Y uno debe agradecerle el esfuerzo que hizo hasta aquí", afirmó.

Negociaciones con el FMI

"Hoy despejamos un obstáculo. En breve, espero que despejemos el obstáculo de la deuda con el Fondo Monetario Internacional", dijo Fernández durante el anuncio.

Argentina se lanzó el jueves en otra negociación crucial de su deuda, para acordar un nuevo programa crediticio con el Fondo Monetario Internacional, en reemplazo del suscripto en 2018 por 57,000 millones de dólares, del que fueron desembolsados 44,000 millones.

Los vencimientos del préstamo del FMI comienzan en septiembre de 2021. Las reservas internacionales ascienden actualmente a 43,000 millones de dólares.

Guzmán reiteró este lunes que Argentina no puede pagar al FMI esa deuda entre 2021 y 2024, tal como se acordó en 2018, por lo que se busca un nuevo acuerdo que otorgue al país financiación para poder cancelar los compromisos con el organismo.

"Básicamente, refinanciar esas deudas y así poder tener más tiempo para ir recuperando la economía y generando la capacidad de pago consistente con los compromisos que se van tomando", añadió.

"Argentina no acudió al Fondo en mitad de la pandemia, como sí lo hicieron los países vecinos. Lo que uno interpreta es que el gobierno quiere refinanciar los vencimientos", dijo a la AFP la economista Marina Dal Poggetto, de la consultora EcoGo.

La tercera mayor economía de América Latina e integrante del G20, Argentina había cancelado en 2006 su deuda con el FMI por 9,800 millones de dólares y evitó así durante más de una década las visitas de revisión de sus cuentas.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad