Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Entre miedo y esperanza: así viven cinco mexicanos la elección en Estados Unidos

Paisanos que viven en Filadelfia, Tucson, Chicago, Indianapolis y San Francisco nos comparten su punto de vista sobre los comicios y los candidatos a la presidencia, Donald Trump y Joe Biden.
sáb 31 octubre 2020 07:35 AM
  1. Mexicanos en Estados Unidos: una radiografía

    Mexicanos en Estados Unidos
    Más de 97% de los mexicanos que viven en el extranjero lo hacen en Estados Unidos, de acuerdo con el Instituto de Mexicanos en el Exterior.

    Los ojos de México están atentos a la elección en Estados Unidos. No solo porque este país es su principal socio comercial, sino por la enorme cantidad de mexicanos que decidieron emigrar hacia el país —regularmente o sin documentos— en busca de una vida mejor.

    Más de 97% de los mexicanos que viven en el extranjero lo hacen en Estados Unidos, es decir, más de 36 millones de personas, entre migrantes de primera generación y sus descendientes, de acuerdo con información de 2018 del Instituto de los Mexicanos en el Exterior.

    Además, los 18 millones 256,527 ciudadanos estadounidenses de origen mexicano —ya sea por naturalización o ascendencia— con derecho al voto jugarán un papel fundamental para las comicios, ya que representan un 8% del electorado estadounidense, según con proyecciones de la Oficina de Censo de Estados Unidos y datos del Pew Research Center, analizados especialmente para Expansión.

    Ya sea con derecho al voto o no, los mexicanos en Estados Unidos observarán con atención las elecciones del 3 de noviembre, pues cuestiones clave para su futuro en el país, como su estatus migratorio, la atención a la salud y el cambio climático están en juego durante la elección.

    Cinco de ellos compartieron a Expansión su punto de vista sobre una campaña atípica, que se ha vivido en el contexto de la pandemia de COVID-19 y la peor crisis económica desde la gran depresión.

    Con información de Giovanni Mac

  2. Filadelfia, Pensilvania, "Quien vota con miedo es porque no se ha sentido parte de una comunidad”

    Black Lives Matter
    Durante la semana, Filadelfia fue escenario de protestas contra la brutalidad policial después de la muerte de un hombre negro de 27 años.

    Carlos José Pérez Sámano llegó a Estados Unidos por amor. Durante unas vacaciones en Detroit, donde vive su hermano, conoció a una mujer de la que se enamoró. Mantuvieron su relación a distancia durante seis meses, con viajes entre la Ciudad de México y Detroit.

    “Después ella se ganó una beca para estudiar un doctorado aquí en Filadelfia y me dijo ‘oye, ¿cómo ves? Me están dando una beca, ¿nos vamos vivir juntos?´’. Así nos venimos, en coche, manejando desde Ciudad de México”, explica el escritor mexicano desde su cocina en West Philadelphia, en Pensilvania, uno de los estados más disputados en la contienda electoral.

    Durante los primeros meses, Pérez Sámano vivía en Estados Unidos con una visa de turista, por lo que tenía que salir del país con frecuencia. Cuando ya no podía continuar así, obtuvo una visa de estudiante para cursar un MFA (master en Bellas Artes) en escritura creativa y un MA (master en Artes) en gestión editorial.

    Actualmente Trabaja en la Galería de México y Centroamérica de Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania, donde ayuda a los inmigrantes latinoamericanos a “reconectar con sus raíces”.

    “Cada mes necesitamos que haya más español, Los mexicanos somos la principal minoría étnica en Estados Unidos (…) y tenemos que reconocer eso para también a nivel político darle importancia a la gente que al fin y al cabo paga impuesto y es ciudadanos”.

    Desde su mismo trabajo, como gestor cultural y escritor, el mexicano ha buscado generar comunidad en West South Philly, como un programa de bibliotecas móviles en español, una feria del libro latinoamericano y talleres de poesía. “Estamos haciendo muchos esfuerzos con la comunidad latina, de promover la cultura latina”.

    El escritor dice que desde noviembre de 2016, ha sentido miedo. “Desde que (Trump) salió electo ha sido un constante miedo. Y no miedo de él, porque al final él es un títere, pero miedo de la gente que lo sigue y de la gente que se siente empoderada por tener ese tipo de pensamientos tan racistas y xenófobos”.

    Samano cuenta que en Filadelfia, principalmente en el oeste de la ciudad, ha encontrado una comunidad muy unida y con mucha diversidad sexual y de origines, pues viven migrantes de todo el mundo.

    Por eso puede entender que a Donald Trump no le guste. “Hubo un intento de hacer una marcha de los Proud Boys (un grupo de extrema derecha que apoya a Trump, ndlr) y la comunidad” lo impidió, cuenta Sámano, quien vive a una cuadra del lugar donde se iba a realizar la manifestación.

    Filadelfia vive noches de violencia por un caso de brutalidad policial y racismo

    Este tipo de acción colectiva y comunitaria es una de las cosas que más molesten a los grupos conservadores en Estados Unidos, pues lo consideran un ataque a uno de los valores clave de la identidad de los estadounidenses, el individualismo, explica Sámano.

    “Yo creo que una de las cosas que más le duelen a las personas de derecha en Estados Unidos es que el movimiento Black Lives Matter fue una organización, la gente se organizó para protestar. Y entonces cuando ves que otros se organizan y tú no, te sientes en peligro”.

    Aunque no siente entusiasmado por Joe Biden, Pérez Sámano dice que el demócrata no es, simbólicamente, lo mismo que Donald Trump. Además, considera que su alianza con Kamala Harris, una mujer negra e hija de inmigrantes, brinda un mensaje poderoso.

    Más allá de los políticos, el escritor mexicano cree que la organización comunitaria será cada vez más importante ante un Estado que no satisface las necesidades de las minorías.

    “La gente está pensándose como parte de una comunidad y la gente que vota con miedo es porque no se ha sentido parte de una comunidad, la gente que vota con esperanza es porque sí siente parte de una comunidad”.

  3. Tucson, Arizona “Votar aquí cuenta más”

    Apoyo a Donald Trump en Tucson
    En Tuscon, los votantes de Donald Trump no temen mostrar abiertamente sus preferencias electorales.

    Ana García es estadounidense de nacimiento, pero sus primeros recuerdos transcurren en México. Y es que poco después de que nació en Santa Clara, California, su familia regresó a vivir a su país de origen. No fue hasta los 25 años, que pensó en vivir en Estados Unidos.

    “Estudiaba y trabajaba al mismo tiempo. Pero mi sueldo no me alcanzaba para pagarme la universidad, me faltaba un año para terminar”, dijo García. Como muchos de los clientes de la agencia donde laboraba eran de Nueva York y Chicago, donde el trabajo el trabajo de diseño de reader es mejor pagado, decidió probar suerte.

    Tramitó en la embajada estadounidense su número de seguridad social para poder trabajar en Estados Unidos, hizo las maletas y partió a Nueva York hace cinco años. En la ciudad, hizo amigos y tuvo varios trabajos como diseñadora, sí, pero también como babysitter y barista en un café. Después de cuatro años, se fue con su pareja a vivir a Tucson, Arizona, al otro extremo de Estados Unidos.

    Arizona era considerado un estado con voto republicano duro. Sin embargo, durante estas elecciones se convirtió en uno de los estados claves de a disputa entre Donald Trump y Joe Biden. De acuerdo con el promedio de encuestas de RealClearPolitics, ambos candidatos se encuentran empatados.

    A diferencia de Nueva York, que es una ciudad donde el triunfo de Joe Biden está cantado, en Tucson la situación es muy tensa y polarizada”, cuenta la diseñadora. “Votar aquí cuenta más”, dice.

    Otra diferencia que encuentra con Nueva York es sobre el apoyo a Trump. En la ciudad del noreste, la gente que vota por el magnate lo hace en secreto. En cambio, en Tucson ha llegado a ver desfiles de autos de supremacistas blancos a favor del presidente.

    Un contraste más con su vieja ciudad es la diversidad. “El norte de Arizona es muy blanco. (…) No hay diversidad, toda la gente es blanca y con dinero”.

    Aunque tiene algunas dudas sobre la figura de Joe Biden, votó por el candidato demócrata durante las elecciones anticipadas. “Biden es mi peor es nada”, dice y asegura que voto es más por Kamala Harris que el por el ex vicepresidente.

    Una de las razones por las que votó por Biden fue su agenda medioambiental, uno de los puntos donde más choca con Donald Trump.

    “Para mí es importante que un presidente crea en el cambio climático”, dice García, quien ha adoptado varias medias personales para reducir su impacto en el medio ambiente.

    Otra de sus preocupaciones es el seguro de salud, otros de los temas en los que republicanos y demócratas difieren con más fuerza.

  4. Chicago, Illinois "No podemos darnos el lujo de ver si la amenaza es real o no esta vez”

    Las vidas negras importan
    Los reclamos para acabar con el racismo y la discriminación en Estados Unidos se ha agudizado con el resurgimiento, en 2020, del movimiento Black Lives Matter.

    Sandy Choreno, creadora de Efecto Violeta, una plataforma que defiende los derechos de las mujeres migrantes, llegó a Estados Unidos para estudiar inglés y así cursar un doctorado. Regresó en 2015 a la Ciudad de México, donde estuvo en la oposición al proyecto del Corredor Cultural Chapultepec. Ese año, regresó a Chicago y comenzó una nueva vida.

    “Cuando yo llegó, busco un grupo de feministas porque es con el grupo que más me identifico, porque soy feminista. Me empiezo a involucrar con todo lo que es el feminismo en Estados Unidos, que no tiene que ver con el feminismo en México, pues se viven otra serie de opresiones y otro privilegios”, recuerda Choreno.

    Fueron las feministas quienes le ayudaron en el proceso de adaptación, pues admite que no es lo mismo visitar una ciudad como turista que migrar a ella. En 2018, comenzó así relación con los grupos de migrantes por los derechos políticos e impulso el voto de los mexicanos en el extranjero.

    Para la comunidad migrante, todos los días de los casi cuatro años de gobierno de Donald Trump han sido estresantes, sobre todo por el carácter impredecible de muchas de sus decisiones, sobre todo las relacionadas con migración.

    “Para los grupos de mujeres migrantes fue muy difícil. Muchas ya no querían ir a trabajar porque pensaban que no iban a regresar y que migración las iba a costar en el camino y que no iban a volver a ver a sus hijos. La situación era horrible. Recuerdo que se firmaban cartas, por si no regresabas, a quien le dejabas a tu hijo”, dice la activista.

    Después de que las amenazas de deportación masiva de Donald Trump quedaron en el aire, muchos latinos sintieron que en realidad no había mucha diferencia entre el republicano y Barack Obama, el presidente de la inclusión, pero que también regresó a muchos migrantes a sus países de origen.

    “Ya vamos a cerrar las fronteras, pero la gente sigue llegando de manera legal e ilegal, la gente sigue trabajando. Entonces, dicen que todo ha sido parte de un discurso”, dice Choreno, que vislumbra otros riesgos de una nuevo mandato de Trump, como una limitación del derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. “Sí me parecería que en estos cuatro años haría cosas que en los primeros cuatro no pudo”.

    Miles de mujeres protestan en las calles contra Trump a días de las elecciones

    Muchos de los migrantes no pueden votar, pero han salido ha impulsar el voto en pequeñas brigadas, por la pandemia, a estados vecinos de Illinois, como Michigan y Wisconsin, donde puede elegirse quien será el próximo presidente de Estados Unidos. “Siempre es importante decir vamos a votar para que no nos pasé lo que nos pasó con Hillary Clinton”.

    Sobre las grupos feministas, Choreno recordó que apenas el 17 de octubre, se organizó una marcha multitudinaria de mujeres en varias ciudades de Estados Unidos, para mostrar el rechazo a la misoginia del presidente Donald Trump, así como abogando por el derecho al aborto.

    “Salimos todas juntas y la lógica era esa, votar por el menos peor. Donald Trump está, como te decía, en el entendido de que lo que no pudo hacer en los primeros cuatro años, lo puede hacer ahora, y ya no nos podemos dar el lujo de probar a ver si ahora sí va a ser real o no la amenaza”.

    Sobre Joe Biden, Choreno dijo que es “un buen hombre”, pero parte de la comunidad migrante no le ve con muy buenos ojos por su relación con Barack Obama, el “deportador en jefe”.

    “Joe Biden tomó muchas buenas ideas de Bernie Sanders y de otros de sus competidores, tomó lo mejor, me consta porque estuvo recopilando muchas ideas para su campaña. Hay un ánimo de que cambie el discurso, de que cambie la vida en Estados Unidos, sobre todo ese rollo del racismo y la discriminación que se ha ido agudizando con movimiento como el Black Lives Matter”, explicó Biden.

  5. Indianapolis, Indiana “Las políticas de Trump han disminuido la competitividad de EU”

    Indiana Mike Pence Republicanos
    Indiana es un estado predominante republicano. De hecho, el vicepresidente Mike Pence fue gobernador del estado y acudió el 23 de octubre a emitir su voto.

    Luis Álcaraz, quien lleva cinco años viviendo en Indianapolis, ha visto como el ambiente político en Estados Unidos se ha polarizado cada vez más. El mejor ejemplo que tiene para ilustrar esto es una decoración de Halloween de sus vecinos.

    “Aquí en nuestra colonia, una casa puso un display de Halloween en el que hacía representación de Trump de una forma chusca. Dos años atrás, no puso una. Y este año lo volvió a poner, pero con un tono mucho más oscuro. Hace cuatro años la gente lo veía como algo gracioso, pero ahora la gente, sobre todos los demócratas a lo ven como ‘se va a reelegir, eso no es bueno para nadie”.

    Como mexicano. Álcaraz asegura que no ha vivido actos de discriminación, a pesar de que la población en Indiana es mayoritariamente blanca, aunque en estado más al norte, la cosa es distinta y los ataques racistas y xenófobos son más comunes.

    Alcaraz, quien trabaja en la industria del software, dice que las políticas de Donald Trump, centradas en el individualismo, lejos de beneficiar a Estados Unidos, le han restado competitividad en varios sectores, como el tecnológico. China, el objetivo de muchos de los ataques de Trump, se ha visto beneficiado por esta política.

    “Gracias a las políticas de Trump, al menos lo que he visto en mi área, es que otros lugares, en lugar de seguir mandando a sus developpers a Estados Unidos y enriquecer la fuerza tecnológica de Estados Unidos han crecido por fuera. Mi opinión es que las políticas de Trump en cuanto a individualismo han disminuido la capacidad de Estados Unidos de ser competitivos en muchos áreas, especialmente en tecnologías de la información”

    Durante el gobierno de Donald Trump, la emisión de visas para trabajadores especializados extranjeros, como el mismo Álcaraz, se ha reducido, lo que terminó afectando el desarrollo y la innovación en Estados Unidos, un país que era líder en el desarrollo de software.

    Álcaraz relata que ha tenido que despedirse de algunos de sus compañeros, que se vieron obligados a abandonar Estados Unidos una vez que su visas vencieron y no fueron renovadas, a veces con solo dos días de aviso, algo que no pasaba antes del gobierno de Trump.

    Para México, esto ha tenido un lado positivo, ya que empresas como Softek han abierto más vacantes en sus oficinas regionales, en lugar invertir en Estados Unidos.

    Los gobiernos demócratas, según Álcaraz, siempre han sido más abiertos e inclusivos ante la llegada de trabajadores de otros países y la migración en general.

    El mexicano, que aclara que no tiene derecho al voto, piensa que con un gobierno del ex vicepresidente Estados Unidos volverá a ser aliado de otros países y no solo su adversario. Por ejemplo, Biden ha prometido regresar al Acuerdo de París para el Cambio Climático, el mismo que Trump abandonó con el argumento de que era demasiado duro con el país y frenaría su crecimiento económico.

    “Un gobierno, sin decir nombres, que apunte al individualismo va a generar muchos más problemas para la gente que venimos aquí, tanto de manera legal e ilegal”, dice Álcaraz, quien piensa que el tema del racismo cambiará, sin importar quien gane la presidencia.

  6. San Francisco, California “El sueño americano se comenzó a reconstruir con Trump”

    San Francisco Califor
    San Francisco está en California, el estado que mayor cantidad de votos electorales otorga, 55.

    Héctor* llegó a Estados Unidos a los 13 años, en 1980. En este país cursó todos sus estudios hasta el nivel maestría. “No ha sido fácil, pero ha valido la pena”. Él es el ejemplo perfecto de que el voto mexicano no es un bloque, sino un mosaico donde todos los espectros políticos caben.

    Al igual que hay mexicanos que optan por Biden, Héctor le dará un voto de confianza al presidente Trump para que gobierne el país por cuatro años más, pues considera que ha hecho un buen trabajo.

    “El gobierno de Donald Trump no puede considerarse como un gobierno típico. Es principalmente un movimiento antigobierno que está en contra del deep swamp, es decir, la burocracia, y la corrupción”, asegura Héctor.

    Héctor asegura que el republicano cumplió todas sus promesas de campaña, sobre todo las relacionadas con la economía, pues ha logrado un equilibrio comercial con el resto del mundo.

    “El sueño americano terminó en 1985, por las crisis económicas mundiales y las traiciones creadas por los ex presidentes norteamericanos. Se empezó a reconstruir hasta la llegada de Donald Trump, quien ganará la elección (…). El futuro del país pinta muy bien. Para que funcione mejor, necesita afianzar más las política implementadas por Donald Trump”

    Al igual que Trump, Héctor asegura que la pandemia es responsabilidad de China, aunque considera que la pandemia es la “tragedia más del grande del siglo” y, a diferencia del presidente, no ve un final pronto para esta crisis sanitaria.

    Otro punto en el que coincide con el presidente es su crítica a movimientos de protesta como el Black Lives Matter, pues han actuado con violencia. “Existe un movimiento internacional que promueve la izquierda irresponsable e inmoral. Aquí se ha manifestado bajo las siglas Antifa y BLM. Este movimiento ha estado promoviendo el miedo, la violencia, la cancelación de la cultura e historia”.

    Héctor cree que el mismo partido demócrata, con figuras como Bernie Sanders y Kamala Harris, ha sido capturado por este mismo movimiento de izquierdas, del cual Joe Biden solo es un títere.

    *El nombre fue cambiado por cuestiones de seguridad

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad