Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un tiroteo en Atlanta pone en la mira la violencia contra los asiáticos en EU

Un ataque que dejó ocho muertos, incluidas seis mujeres de origen asiático, despertó la preocupación por esta minoría estadounidense, aunque el agresor niega que haya sido motivado por el racismo.
mié 17 marzo 2021 02:45 PM
Antiasiáticos
Seis de las ocho víctimas eran mujeres de ascendencia asiática del atacante. Las autoridades estadounidenses siguen analizando si los ataques estuvieron inspirados por motivos antiinmigrantes o antiasiáticos.

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo este miércoles que la violencia contra personas de origen asiático es "muy preocupante" y abordó la consternación que sufre esta comunidad en Estados Unidos tras un tiroteo en Atlanta, pese a que el agresor negó estar motivado por el racismo.

El suceso, que dejó ocho muertos, entre ellos seis mujeres de origen asiático, ha reavivado el debate en Estados Unidos sobre los crecientes ataques de odio contra estadounidenses con raíces en Asia, que han alcanzado casi 3,800 en todo el país desde que comenzó la pandemia, según un informe publicado este martes por la organización Stop AAPI Hate.

Publicidad

Muchos demócratas atribuyen esa creciente estigmatización de los ciudadanos con raíces en Asia a la retórica del expresidente Donald Trump (2017-2021), quien describía a la covid-19 como "el virus de China".

Baltimore es considerado el "apartheid moderno" por su marcada segregación

Las autoridades no han descartado por ahora que los tiroteos puedan constituir delitos de odio y siguen investigando lo sucedido, pero este miércoles revelaron que el sospechoso, Robert Aaron Long, ha negado que sus actos tuvieran una "motivación racial".

Biden indicó que habló con el fiscal general y con el director de la agencia de investigaciones FBI, y afirmó que todavía quedan por determinar los motivos del incidente ocurrido el martes y que dejó ocho muertos, seis de ellos personas asiáticas.

"No voy a establecer ninguna conexión por ahora sobre la motivación del asesino", añadió Biden, quien explicó que está esperando a recibir más información del FBI.

"Sé que los estadounidenses de origen asiático están muy preocupados porque, como ustedes saben, hemos hablado de la brutalidad contra estadounidenses asiáticos en los últimos meses", dijo Biden. Es algo "muy preocupante", agregó.

La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, también aseguró este miércoles que aunque aún no se conoce la motivación del atacante, es necesario mostrar "solidaridad" a la comunidad de origen asiático en el país.

Publicidad

"Ninguno de nosotros debería guardar silencio ante ninguna forma de odio", dijo Harris en declaraciones a la prensa.

La inquietud en la población de origen asiático

Muchos grupos y coaliciones de estadounidenses de origen asiático reconocieron este miércoles que el ataque ha aumentado la inquietud sobre su seguridad, mientras que otros opinaron que el suceso demuestra los riesgos de convertir a las mujeres con rasgos orientales en "objetos exóticos".

"Las mujeres de origen asiático son las personas que más miedo tienen hoy de ir a trabajar en Atlanta", afirmó la directora ejecutiva del Foro Nacional de Mujeres Estadounidenses con Raíces Asiáticas o del Pacífico, Sung Yeon Choimorrow, en declaraciones al diario The Washington Post.

El suceso también llevó al ex presidente Barack Obama (2009-2017) a pedir que se reactive en el país el debate sobre el control de armas para contener el auge de los tiroteos masivos, que ya suman al menos 70 este año y que aumentaron el 50 % en 2020, según la organización Archivo Sobre la Violencia Armada.

"Michelle y yo (...) urgimos a tomar medidas significativas que puedan salvar vidas", como "leyes de control de armas de sentido común", escribió Obama en su cuenta de Twitter.

Problemas sexuales

Funcionarios dijeron que el sospechoso, Robert Aaron Long, de 21 años, parecía haber frecuentado los spas atacados el martes u otros similares, y que se dirigía a Florida cuando fue arrestado, quizás para protagonizar más tiroteos. Seis de las ocho víctimas eran mujeres de ascendencia asiática.

Publicidad

"El sospechoso se responsabilizó del tiroteo", dijo el capitán Jay Baker, del Departamento del Sheriff del condado de Cherokee, en una conferencia de prensa. "Es una tentación para él que quería eliminar", agregó en referencia a lo que calificó como problemas de adicción sexual del sospechoso.

Aunque las investigaciones preliminares parecían sugerir que el móvil del sospechoso no fue el ocio racial, funcionarios dijeron que aún es demasiado pronto para saberlo con certeza y que la pesquisa sigue abierta.

Las autoridades estadounidenses siguen analizando si los ataques estuvieron inspirados por motivos antiinmigrantes o antiasiáticos, o si se trata de algún agravio personal, indicó a Reuters un funcionario federal que habló a cambio de mantener su identidad en el anonimato.

La matanza comenzó alrededor de las 5:00 pm hora local del martes, cuando cuatro personas perecieron y otra resultó herida en Young's Asian Massage en el condado de Cherokee, unos 64 kilómetros al norte de Atlanta, afirmó Baker.

Dos mujeres de ascendencia asiática se encontraban entre los fallecidos allí, junto con una mujer y un hombre blancos, dijo Baker, agregando que el sobreviviente era un hispano.

En Atlanta, capital estatal de Georgia, los agentes de policía respondieron a una llamada por un "robo en curso" poco antes de las 18:00 hora local. Llegaron al salón de belleza Gold Spa y encontraron a tres mujeres muertas a tiros, dijo a periodistas el jefe de policía Rodney Bryant.

Mientras investigaban el informe inicial, los agentes fueron llamados a un spa de aromaterapia al otro lado de la calle, donde otra mujer fue encontrada muerta por una herida de bala, dijo Bryant. Las cuatro mujeres asesinadas en Atlanta eran de ascendencia asiática.

Robert, originario de Woodstock, en el condado de Cherokee, fue llevado en custodia al condado de Crisp, unos 240 kilómetros al sur de Atlanta. Está retenido en un centro de detención en el condado de Cherokee y su procesamiento está previsto para el jueves, dijeron funcionarios de las fuerzas del orden.

Long compró el arma de fuego que usó en los tiroteos unas horas antes del ataque, y ha confesado a las autoridades que estaba "de camino a Florida para perpetrar más tiroteos", reveló en la rueda de prensa la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms.

Fue arrestado sin incidentes tras una persecución por la autopista por parte de la policía estatal de Georgia y agentes del condado de Crisp, señalaron funcionarios. Baker afirmó que en el auto de Long se halló un arma de fuego de 9 milímetros.

Long fue avistado en el sur de Georgia, lejos del lugar de los crímenes, después de que la policía del condado de Cherokee emitió un boletín con la descripción y la matrícula del vehículo implicado en los ataques.

"Es probable que hubiera habido más víctimas" si las autoridades del estado de Georgia no le hubieran detenido, añadió.

La rápida captura de Long contó con la cooperación de su familia con las fuerzas del orden, así como de las imágenes del sospechoso tomadas por cámaras de seguridad en los escenarios de los crímenes, indicó la policía.

"Estamos muy agradecidos a la familia. Sin ellos esto no habría ocurrido tan rápido. Fueron una gran ayuda", comentó Baker.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad