Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sheikh Jarrah, el barrio en el centro de la disputa entre israelíes y palestinos

La expulsión de palestinos residentes de este vecindario de Jerusalén del Este a favor de colonos israelíes fue una de las chispas que encendieron la actual batalla entre Israel y Hamas.
lun 17 mayo 2021 10:47 AM

En medio de la guerra de información que acompaña este nuevo round de ataques y represalias entre Israel y el grupo islámico Hamas, la agencia de prensa de la Autoridad Nacional Palestina Wafa (controlada por Fatah, el partido de Mahmoud Abbas) publicó una entre tantas historias de violencia en Cisjordania.

Era la historia de —según las fuentes de Wafa— dos colonos judíos atacando a pastores palestinos en cercanías de Hebrón. El grupo de residentes de los asentamientos en los montes de Judea "utilizó piedras y porras para golpear a varios pastores palestinos y activistas de solidaridad internacional en la zona", añadió el cable.

Publicidad

Luego, un detalle pequeño pero que pone en evidencia la complejidad de este conflicto de siglos: los heridos, dijo Wafa, "fueron trasladados de urgencia al Hospital Soroka, en Israel".

Los enfrentamientos entre israelíes y palestinos dejan ya más de 50 muertos

El Soroka es un gigantesco hospital en Beer Sheva, en el sur de Israel, adonde conviven cientos de trabajadores de la salud árabes y judíos (nativos, rusos, etíopes o latinoamericanos).

Es el centro de salud preferido de la población beduina de la región del Negev y allí se atienden israelíes de cualquier religión y color. Y, al parecer, también pastores heridos que llegan desde los territorios palestinos.

Desde siempre, y más que cualquier otra zona del Medio Oriente, esta franja de tierra arenosa frente al Mediterráneo fue —y sigue siendo— un arco iris étnico, cuyos diversos colores a veces se toleran y otras veces se masacran.

Cuando los palestinos argumentan que viven en la región "desde siempre", los israelíes judíos responden con la Biblia y con la arqueología mostrando las reliquias hebreas milenarias que abundan en la región. O señalan al hebreo, la lengua que hablaban los judíos de la época del rey David y en la que se comunican los israelíes contemporáneos.

Frente a esto, no faltará el nacionalista palestino que asegurará que su pueblo desciende de los habitantes de la antigua Canaán. Y así hasta los orígenes del ser humano en la región, que se remonta a tiempos del Neolítico.

Publicidad

Muestra de los orígenes comunes de palestinos e israelíes es un estudio difundido en el año 2000 publicado por la Universidad de Arizona que estableció que más del 70% de los varones judíos y la mitad de los varones árabes cuyo ADN se estudió durante el experimento heredaron sus cromosomas Y de los mismos antepasados paternos que vivieron en la región en los últimos miles de años.

La "judaización" de Jerusalén

Todo esto viene a cuento por una de las chispas que encendieron la actual batalla entre Israel y Hamas, el desalojo de un grupo de familias palestinas de sus viviendas en Sheikh Jarrah, un barrio predominantemente árabe de Jerusalén oriental.

La disputa legal detrás de los intentos de desalojo son otra prueba de la incansable complejidad política, étnica y nacional del conflicto entre árabes y judíos en Tierra Santa. Por ejemplo, las familias palestinas que residen en ese barrio llegaron allí recién en 1956, lo que podría suponer un "punto a favor" de los israelíes judíos.

Pero se trataba de refugiados que escapaban de sus aldeas en lo que ahora es territorio de Israel en medio de la violencia de la guerra que se desencadenó en 1948 tras la declaración de independencia del estado judío. Esto parecería ser "un punto" a favor de los palestinos.

Sin embargo, siempre habrá otros "peros", ya que si bien miles de árabes huyeron de Israel ante el avance de las tropas judías en 1948 —y muchos de ellos perecieron bajo las balas.., también es cierto que fueron todos los países árabes de alrededor los que se lanzaron a la guerra con la intención de echar al mar Mediterráneo a los nuevos vecinos.

Publicidad

La cuestión es que gran parte de esos refugiados de 1948 se instalaron en Jordania, y algunos de ellos (según se estima fueron 28 familias) fueron relocalizados, con la asistencia de las Naciones Unidas, en Sheikh Jarrah.

Ese barrio de Jerusalén permaneció bajo control de Jordania (el mismo país que, en el "septiembre negro" de 1971, mató a unos 3,000 palestinos y empujó al exilio a otros 20,000) hasta 1967, cuando Israel conquistó Judea y Samaria y unificó la ciudad santa durante la Guerra de los Seis Días.

Presidente israelí denuncia un "pogromo" tras disturbios en ciudad árabe-israelí

Desde entonces, los distintos gobiernos israelíes se aseguraron de respetar la libertad religiosa en la ciudad, pero al mismo tiempo dejaron crecer el impulso de "judaizar" Jerusalén de una manera similar a la gentrificación que se observa en tantas grandes metrópolis del mundo.

De hecho, una ley israelí de 1970 estableció que los judíos y sus herederos —pero no los árabes— pueden reclamar tierras si tienen cómo demostrar que eran de su propiedad antes de 1948.

Sheikh Jarrah es un claro ejemplo de ese proceso en Jerusalén, adonde judíos y palestinos exhiben documentos centenarios para demostrar sus derechos de propiedad. En este caso, los reclamos de expropiación se presentaron en base a unos viejos papeles que, según afirman, muestran que los terrenos estaban en posesión de una organización sefaradí que las compró a sus dueños árabes en 1875.

Publicidad

En idas y vueltas legales de las que participó incluso la Corte Suprema de Israel, la propiedad pasó a manos judías y se permitió la permanencia de las familias palestinas siempre y cuando pagaran un alquiler, algo que muchas de ellas no hicieron en los últimos años, a modo de protesta.

La tensión terminó de explotar este mes cuando se registraron choques entre los residentes y la policía israelí. Esos episodios, junto con los disturbios en la mezquita al-Aqsa, también en Jerusalén, y a poca distancia de Sheikh Jarrah, fueron la excusa de Hamas para lanzar los ataques con cohetes contra Israel de los últimos días.

Más litigios territoriales

La disputa por Sheikh Jarrah es apenas uno de los tantos litigios por tierras en la zona, adonde se vienen registrando desde hace muchas décadas incontables operaciones de adquisición y venta, más que nada de propietarios árabes a compradores judíos. Sin embargo, el conflicto tuvo la particularidad de convertirse en la mecha de una explosión militar y social.

Además de su enfrentamiento con Israel, Hamas está buscando también "cobrarle un precio a Abbas, el jefe de la autoridad palestina rival, por cancelar las elecciones al Consejo Legislativo" que estaban previstas para el 22 de mayo, señaló el profesor Hillel Frisch, del Departamento de Estudios de Medio Oriente de la Universidad Bar-Ilan.

En una entrevista por email con Expansión, Frisch explicó que, bajo el mandato británico, "alrededor del 11% de las tierras palestinas eran propiedad privada de árabes, un 5% eran propiedad de judíos y el abrumador resto eran tierras públicas o estatales”.

Frisch indicó que, después de 1967, cuando Israel conquistó Cisjordania (además del Sinaí egipcio y las Alturas del Golán de Siria), las cosas se complicaron todavía más. El profesor dijo que, en medio de esa nueva situación, los reclamos de los palestinos árabes fueron una y otra vez rechazados por los tribunales israelíes "por falta de pruebas de propiedad en ausencia de regímenes completos de registros de tierras bajo el mandato británico".

Las otras posibles fuentes de papeles de propiedad pueden ser todavía más erráticas, como los registros jordanos. "O todavía más problemático, aquellos de los otomanos que precedieron a los británicos". Se trata de "un verdadero desastre", resume Frisch, quien es también miembro del Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat.

Obviamente ninguno de estos argumentos convence a los residentes palestinos. Peor todavía, en las disputas legales están involucrados colonos judíos de extrema derecha, un grupo que ni siquiera es bien visto dentro de la Israel secular.

Según la cadena qatarí Al Jazeera, un cartógrafo palestino que se presenta como "experto en Jerusalén" viajó a Ankara en el 2010 y encontró en los archivos de la era otomana "un documento que niega cualquier propiedad judía de Karm al-Jaouni", la "zona caliente" de Sheikh Jarrah.

"Encontré la escritura y la presenté al tribunal de distrito israelí, que la rechazó de inmediato", le dijo a la emisora el cartógrafo palestino, Khalil Toufakji.

Así son las cosas en esta parte del Medio Oriente: las tribus discuten presentando como evidencia documentos del extinguido imperio otomano, del extinguido imperio británico o de la monarquía jordana que apenas pudo controlar Jerusalén entre 1948 y 1967.

Como dice el profesor Frisch, "un verdadero desastre”.

Publicidad
Publicidad