Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La labor diplomática se intensifica en busca de una tregua en Gaza

Los bombardeos israelíes en la franja, así como las salvas de cohetes palestinos sobre Israel dejan más víctimas, por lo que la comunidad internacional busca frenar la escalada bélica.
mié 19 mayo 2021 05:04 AM
Los bombardeos israelíes en Gaza y las salvas de cohetes palestinos sobre Israel siguieron este martes, y en Cisjordania se recrudeció la violencia, lo que aumentó el número de víctimas, mientras la comunidad internacional intensificó sus esfuerzos para frenar la escalada bélica.
Este martes, los bombardeos prosiguieron en la Franja Gaza, destruyendo cada vez más edificios.

Los bombardeos israelíes en Gaza y las salvas de cohetes palestinos sobre Israel siguieron este martes, y en Cisjordania se recrudeció la violencia, lo que aumentó el número de víctimas, mientras la comunidad internacional intensificó sus esfuerzos para frenar la escalada bélica.

Los palestinos de Cisjordania ocupada mantuvieron el martes una jornada de huelga y de "ira" en solidaridad con Gaza. Al margen de estas protestas, que degeneraron en enfrentamientos con el ejército, murieron dos palestinos y dos soldados israelíes resultaron heridos por bala.

Publicidad

Este martes, los bombardeos prosiguieron en Gaza, destruyendo cada vez más edificios, constataron periodistas de la AFP.

"No hay electricidad ni agua, no hay tejado, los cristales y las puertas están rotos", explicó Kamal Harzallah, cuya casa quedó destruida en un bombardeo.

El enfrentamiento también se cristalizó en torno a la apertura de un punto de paso hacia el enclave palestino, destinado a hacer entrar una primera entrega de ayuda humanitaria, "indispensable tras nueve días de crisis" según la ONU.

Pero el cruce de Kerem Shalom solo se abrió durante unas horas y luego fue cerrado por Israel tras el lanzamiento de proyectiles palestinos.

Bombardeos israelíes matan a más de 40 palestinos en Gaza

En Jerusalén Este, la parte anexionada de la ciudad, se produjeron varios enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes, que utilizaron cañones de agua y detuvieron a varios manifestantes, según un periodista de la AFP.

Al borde de una crisis humanitaria

Desde que empezó este nuevo ciclo de violencia entre Israel y los grupos armadas de la Franja de Gaza, el 10 de mayo, 213 palestinos —al menos 61 niños— han muerto en el enclave y más de 1.440 han resultado heridos, según un balance palestino.

En Israel, 12 personas murieron (entre ellas, un niño) y 294 resultaron heridas por el lanzamiento de cohetes.

En nueve días, 3,440 cohetes fueron disparados desde la Franja de Gaza, indicó el ejército israelí, el 90% interceptados por su sistema de defensa antiaéreo.

 

A la crisis de seguridad se suma el riesgo de una crisis humanitaria, con cerca de 40,000 palestinos desplazados y 2,500 personas que han perdido su casa en los bombardeos, además de la escasez de comida y de equipos médicos, según las agencias de cooperación internacionales.

"Continuaremos el tiempo que sea necesario para traer la tranquilidad a los ciudadanos de Israel", zanjó el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

El movimiento islamista Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, amenazó con disparar más cohetes contra Tel Aviv si la aviación israelí "no deja de apuntar a civiles". Decenas de sus misiles cayeron sobre el sur de Israel.

El ejército israelí afirma haber apuntado a lo que denomina "el metro" —túneles subterráneos que permiten al movimiento islamista trasladar sus municiones— y a las casas de comandantes de Hamás, porque asegura que "almacenaban armas".

Labor diplomática

La comunidad internacional, en especial Egipto y Jordania, continúa los contactos diplomáticos para detener la violencia entre Israel y las facciones palestinas, aunque hasta el momento no se han logrado resultados.

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, de visita oficial en París, se reunió con su homólogo francés, Emmanuel Macron, para abordar precisamente una posible salida negociada a la que es la peor crisis de los últimos siete años y que cumple hoy su novena jornada con un saldo de 213 muertos en la franja y 12 en Israel.

 

A ellos se sumó el rey Abdalá II de Jordania, por videoconferencia, que subrayó junto a Al Sisi la importancia de este encuentro y la necesidad de restablecer la calma en los territorios palestinos ocupados y en Gaza como primer paso antes de promover el proceso político para una solución duradera al conflicto.

Tanto Egipto como Jordania han ejercido tradicionalmente como mediadores entre israelíes y palestinos y, en esta ocasión, El Cairo envió la semana pasada una delegación a Israel para intentar pactar una tregua y detener la escalada de violencia, aunque hasta el momento las negociaciones no han dado frutos.

Por este motivo, Al Sisi dijo desde la capital francesa que la reunión de hoy con Francia y Jordania "busca cristalizar las acciones conjuntas de los tres países para detener la violencia y contener la escalada peligrosa", según un comunicado de la Presidencia egipcia.

El mandatario egipcio dijo que su país "continuará haciendo todo lo posible para parar la actual escalada mutua, intensificando los contactos con todos los actores internacionales interesados y con la parte palestina e israelí" y pidió al resto de países que hagan esfuerzos de mediación para detener la violencia.

Para Al Sisi es de vital importancia que "se restablezca la calma" y que se dé apoyo y asistencia a los palestinos, algo que El Cairo ha empezado a hacer poniendo a disposición de los heridos de la Franja de Gaza hasta once hospitales y 165 ambulancias, además de mandar un cargamento de 65 toneladas de suministros médicos al enclave costero.

 

En esa línea, Egipto anunció también que ofrecerá 500 millones de dólares para la reconstrucción de la Franja de Gaza donde han sido dañados 76 edificios, 725 viviendas, escuelas, carreteras y otras infraestructuras.

El Consejo de Seguridad, trabado

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió por cuarta vez para una sesión de emergencia el martes, pero Estados Unidos sigue oponiéndose a una declaración que llame al "cese de la violencia”.

Francia pidió el martes una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la violencia entre Israel y militantes palestinos, y diplomáticos informaron que Estados Unidos dijo al organismo que un "pronunciamiento público ahora mismo" no ayudaría a calmar la crisis.

El Consejo de Seguridad de 15 miembros celebró su tercera reunión privada en una semana para tratar el conflicto más violento en años entre Israel y los palestinos. El consejo también se había juntado en público el domingo, pero sin acordar una declaración —que necesita de un consenso— debido a la objeción de Estados Unidos.

"No nos hemos quedado callados y ustedes tampoco", dijo Linda Thomas-Greenfield al Consejo de Seguridad el martes, según un diplomático de la ONU familiarizado con los comentarios de la representante de Estados Unidos.

"En lo que respecta a nuevas acciones del Consejo de Seguridad, debemos evaluar si una determinada acción o declaración hará que avancen las perspectivas de poner fin a la violencia", dijo. "No creemos que un pronunciamiento público en este momento ayude a desescalar (el conflicto)”.

Durante la misma reunión, diplomáticos dijeron que Francia planteó la posibilidad de una resolución del Consejo de Seguridad sobre el conflicto. La presidencia francesa confirmó entonces que estaba pidiendo la medida, pero no se ha presentado ningún proyecto de texto.

"El Consejo de Seguridad de la ONU debe ocuparse del tema y también hemos pedido que se vote una resolución al respecto", dijo la presidencia tras conversaciones entre el mandatario francés, Emmanuel Macron, el presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, y el rey Abdullah de Jordania.

Thomas-Greenfield dijo al consejo que el enfoque de Washington seguiría siendo la diplomacia intensiva para tratar de poner fin a la violencia, y señaló que hasta ahora había habido 60 llamadas de alto nivel por parte de altos funcionarios de Estados Unidos y el presidente Joe Biden.

"El presidente Biden expresó su apoyo a un alto el fuego", añadió.

Diplomáticos franceses dijeron que creen que una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU podría aumentar la presión sobre las partes para que pongan fin a las hostilidades, y que cualquier acción en Nueva York complementaría otras iniciativas diplomáticas y que hay una forma de hacer que Estados Unidos "evolucione".

El presidente estadounidense, Joe Biden, acusado por su propio partido de falta de firmeza frente a Israel, expresó el lunes su apoyo a un "alto el fuego", en una nueva llamada telefónica con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

El embajador de Palestina ante la ONU, Riyad Mansur, calificó este martes de "vergonzoso" el silencio sobre la situación en Oriente Medio que guarda el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

"Todo el mundo está diciendo algo y la institución que es responsable del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales se reunió tres veces en sesiones de emergencia y no se le permitió emitir una posición pidiendo un alto el fuego y detener esta agresión contra el pueblo palestino", lamentó Mansur en una conferencia de prensa.

Diplomacia "discreta" de Estados Unidos

En Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, el presidente Mahmud Abas pidió al enviado estadounidense Hady Amr una "intervención" de Washington.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió el enfoque diplomático "discreto" pero "intensivo" de Washington sobre este asunto.

A bordo del avión presidencial, donde acompaña al presidente Joe Biden en un viaje a Detroit (Michigan), Psaki, señaló a los periodistas que el objetivo del mandatario estadounidense "es ver el fin de la violencia sobre el terreno, el fin del sufrimiento de israelíes y palestinos".

"Nuestro foco y nuestra estrategia es trabajar a través una diplomacia silenciosa e intensiva. Y (el presidente Biden) tiene la experiencia suficiente para saber que la mejor manera de zanjar un conflicto internacional habitualmente es no debatirlo en público", agregó Psaki.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, consideró que la prioridad es lograr un "cese inmediato" de la violencia y la "implementación de un cese del fuego" entre israelíes y palestinos.

El 10 de mayo estalló el conflicto con una andanada de misiles de Hamás contra Israel en "solidaridad" con los cientos de manifestantes palestinos heridos en enfrentamientos con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén Este.

La violencia se originó por la amenaza de expulsión de familias palestinas a favor de colonos israelíes en este sector palestino ocupado por Israel durante más de 50 años.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad