Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estados Unidos anuncia que apoyará a Palestina, pero sin beneficiar a Hamas

El secretario de Estado, Antony Blinken, asegura que su país reabrirá un consulado para los palestinos en Jerusalén, que está cerrado desde el polémico traslado de la embajada de EU en 2018.
mar 25 mayo 2021 04:47 PM
Ayuda económica a Palestina
Tras reunirse con el presidente palestino Mahmud Abas, Blinken dijo que EU desembolsará 5.5 millones de dólares en ayuda de emergencia para la Franja de Gaza.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, anunció este martes en Ramala una serie de medidas para respaldar a los palestinos tras el sangriento conflicto en la Franja de Gaza, pero advirtió que ese apoyo no debe beneficiar al movimiento islamista Hamas.

En su primera estancia oficial desde que asumió el cargo, el jefe de la diplomacia estadounidense tuvo un intenso día de reuniones con las máximas autoridades israelíes y palestinas en las que apoyó un cese de hostilidades a largo plazo que evite otro estallido de violencia tras la escalada bélica de 11 días que dejó 253 muertos en la Franja y 13 en Israel.

Publicidad

En su primer día de gira en Oriente Medio, Blinken anunció que el gobierno de Estados Unidos informará al Congreso su intención de otorgar 75 millones de dólares a los palestinos en ayuda al desarrollo económico.

En rueda de prensa, tras reunirse con el presidente palestino Mahmud Abas en Ramala, Blinken precisó que Washington también desembolsará 5.5 millones de dólares en ayuda de emergencia para la Franja de Gaza —para la reconstrucción— y 32 millones de dólares a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos.

"Creemos que palestinos e israelíes merecen vivir de forma segura para disfrutar de las mismas medidas de libertad, oportunidades y democracia", agregó Blinken, que destacó la necesidad de generar perspectivas de futuro para los palestinos de Gaza y Cisjordania y "fomentar un ambiente de mayor estabilidad".

Blinken también prometió a Abas que el gobierno de Estados Unidos reabrirá un consulado para los palestinos en Jerusalén, después de su clausura a raíz del polémico traslado de la Embajada estadounidense en Israel desde Tel Aviv a la Ciudad Santa en 2018, aunque no precisó la fecha de la reapertura.

Tras los ataques, Gaza organiza ayuda de emergencia y la reconstrucción

"Estados Unidos seguirá adelante con el proceso de reapertura de su consulado en Jerusalén. Este es un paso importante", declaró el jefe de la diplomacia estadounidense en un encuentro en Cisjordania con el presidente palestino, tras reunirse antes con las principales autoridades israelíes para abordar la reciente tregua que puso fin a la escalada bélica entre Israel y las milicias palestinas de Gaza.

Publicidad

En un marcado cambio de tono en relación a la anterior Administración de Donald Trump —que se alineó con posturas ideológicas de la derecha israelí y se enemistó con los palestinos—, Blinken mostró una posición más equilibrada hacia el conflicto palestino-israelí y reafirmó la posición de Estados Unidos a favor a la solución clásica de dos Estados.

Más temprano, en una conferencia de prensa conjunta en Jerusalén con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, Blinken había ya anunciado que Washington apoyaría los esfuerzos internacionales para reconstruir la empobrecida Gaza.

"Trabajaremos estrechamente con nuestros socios, con todos, para garantizar que Hamas no se beneficie de la ayuda a la reconstrucción", dijo Blinken.

Ante el responsable estadounidense, que reiteró "el derecho de Israel a defenderse", Netanyahu advirtió, por su parte, que la respuesta israelí será "muy potente" si Hamás viola el alto el fuego, acordado el viernes.

El jefe de gobierno israelí aprovechó la ocasión para expresar la oposición israelí a que su Ejecutivo vuelva al pacto nuclear de 2015 con Irán, a lo que Blinken respondió más tarde que ambos países "están absolutamente unidos" en el objetivo de que Teherán no adquiera "nunca" armas nucleares.

Apoyar a la Asamblea Nacional Palestina

El jefe de la diplomacia estadounidense afirmó que, después del conflicto en Gaza y los disturbios en Cisjordania ocupada, queda "mucho trabajo" para "restaurar" la confianza entre israelíes y palestinos.

Publicidad

"Hay mucho trabajo por delante para restaurar la esperanza, el respeto y algo de confianza en las comunidades", dijo Blinken.

Poco después del alto el fuego, Estados Unidos expresó su apoyo a la "solución de dos Estados", uno israelí y otro palestino, apoyada por la comunidad internacional, pero que la administración de Trump apartó de su agenda.

Pero los últimos comunicados de la diplomacia y de la Casa Blanca ya no hacen referencia a esta solución.

Según analistas, la visita a Abas ilustra también la voluntad de Estados Unidos y otros actores internacionales para reflotar a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) —su único interlocutor palestino válido al considerar a Hamas grupo terrorista—, en horas bajas después de que el presidente cancelara comicios y ante una profunda falta de legitimidad que el movimiento islamista intenta capitalizar a su favor.

La ANP solo gobierna sobre zonas reducidas de Cisjordania y no tiene control de Gaza, donde Hamas tiene el poder de facto. A su vez, en la escalada con Israel, tuvo una capacidad de interlocución residual y no pudo calmar tensiones con el grupo islamista, un papel que protagonizaron actores regionales como Egipto o Jordania.

Blinken, de hecho, seguirá mañana su visita a Oriente Medio con un viaje a El Cairo, donde se reunirá con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, para después viajar a Amán, donde tiene previsto mantener encuentros con el rey Abdala II de Jordania.

Mediador tradicional entre palestinos e israelíes, El Cairo trata de consolidar el alto el fuego, que no detalla condiciones para el cese de la violencia ni un plan para la reconstrucción de Gaza.

Una delegación egipcia está en el enclave palestino para negociar con Hamas, organización que Estados Unidos y la Unión Europea catalogan de "terrorista".

Israel, que impuso un estricto bloqueo terrestre y marítimo en el enclave palestino desde hace cerca de 15 años, suele acusar a Hamas de haber desviado la ayuda internacional para fines militares y pidió un "mecanismo" internacional para evitarlo en el envío de ayuda.

El gobierno de Joe Biden prometió no dar a Hamas, con la ayuda a los palestinos, la "oportunidad de reconstruir su sistema de armamento".

"Nuestra prioridad es realmente, antes que nada, conseguir que el alto el fuego aguante", dijo un alto funcionario estadounidense antes de que Blinken emprendiera su viaje.

Pese a los intensos esfuerzos diplomáticos, las tensiones continúan.

Las fuerzas israelíes mataron este martes a un palestino en Cisjordania. Y, la víspera, a un palestino de 17 años, autor de un ataque con cuchillo que dejó dos personas heridas en Jerusalén-Este, no lejos del vecindario palestino de Sheik Jarrah.

Las tensiones en esta zona de Jerusalén-Este, la parte palestina de la Ciudad Santa ocupada y anexada por Israel, fueron la chispa que derivó el nuevo conflicto entre Israel y Hamas.

Miles de personas se manifestaron en Jerusalén Este para apoyar a las familias palestinas de este barrio amenazadas de expulsión de sus casas, en beneficio de colonos israelíes.

Las tensiones entre palestinos y las fuerzas israelíes se extendieron a la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo del islam. Y el 10 de mayo empezaron los enfrentamientos entre Hamas e Israel que en 11 días dejaron 253 palestinos de Gaza muertos, entre ellos 66 menores y también milicianos, según las autoridades locales.

En Israel, los disparos de cohetes desde Gaza causaron 12 muertos, entre ellos un niño, una adolescente y un soldado, según la policía.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad