Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estos países ya ofrecen dosis de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19

Israel, Alemania, Chile, Uruguay y Reino Unido son algunos de los países donde ya se ofrecen dosis de refuerzo de las inmunizaciones contra el coronavirus, contra los deseos de la OMS.
jue 05 agosto 2021 06:08 PM
El 11 de julio, Israel anunció que empezaría a ofrecer una tercera dosis de la vacuna de Pfizer para el COVID-19 a los adultos con sistemas inmunes débiles, pero destacó que aún está sopesando si poner el refuerzo a disposición de la población general.
Israel superó este miércoles las 260,000 personas inoculadas con esa inyección adicional.

La Organización de la Salud (OMS) volvió a hacer un llamado en contra de la desigualdad de las vacunas. Al igual que en mayo, cuando pidió a los países ricos retrasar la aplicación de vacunas contra el COVID-19 para niños y adolescentes, ahora les solicita una moratoria en la aplicación de dosis de refuerzos de estos biológicos.

El 80% de las 4,000 millones de dosis de las vacunas contra el COVID-19 han sido aplicadas en los países de ingresos altos y medios, aunque en ello vive menos del 50% de la población mundial, destacó la agencia de Naciones Unidas.

Publicidad

Además de la desigualdad en la distribución de las vacunas, los especialistas del organismo no están seguros de la eficacia de una tercera dosis de las vacunas contra el COVID-19 ante las variantes nuevas del coronavirus.

Argentina combinará vacuna Sputnik V con AstraZeneca y Moderna contra el covid

"En su lugar, tenemos que centrarnos en las personas más vulnerables, con mayor riesgo de contraer enfermedad grave y de morir, para que reciban su primer y segunda dosis", dijo a la prensa Katherine O’Brien, directora de vacunas y productos biológicos de la OMS en una conferencia de prensa el miércoles.

A pesar de esto, ya varios países, algunos con los esquemas de vacunación contra el COVID-19 más avanzados del mundo, han decidido ofrecer una segunda o tercera dosis —dependiendo del tipo de esquema de vacunación— para algunos de sus ciudadanos. Estos son algunos ejemplos.

Israel

Israel es uno de los países con un mayor avance en la vacunación contra el coronavirus. Sin embargo, la variante Delta ha provocado que los contagios de COVID-19 hayan crecido de nuevo.

El 11 de julio, el país anunció que empezaría a ofrecer una tercera dosis de la vacuna de Pfizer para el COVID-19 a los adultos con sistemas inmunes débiles, pero destacó que aún está sopesando si poner el refuerzo a disposición de la población general.

El primer ministro Naftali Bennett, al lanzar la campaña el 29 de julio, dijo que el presidente Isaac Herzog sería el primero en recibir el refuerzo, el viernes pasado.

Publicidad

"Los descubrimientos demuestran que hay una disminución de la inmunidad del cuerpo con el paso del tiempo. El objetivo de la dosis suplementaria es reforzarla y así reducir significativamente las posibilidades de infección y enfermedad grave", dijo Bennett en una rueda de prensa.

Las autoridades sanitarias de Israel han informado ya en dos ocasiones de un descenso de la eficacia de la vacuna contra la infección y una ligera disminución de su protección contra la enfermedad grave.

"Hago un llamamiento a todos los ancianos que recibieron la segunda dosis, para que vayan a recibir la suplementaria", dijo el primer ministro.

Después del llamado de la OMS, Bennett volvió a reiterar el llamado a las personas mayores de 60 años. "Quisiera reiterar, quien sea mayor de 60 años y aún no haya recibido la tercera dosis de la vacuna, es seis veces más susceptible a enfermedades graves y, Dios no lo quiera, a la muerte".

Israel superó este miércoles las 260,000 personas inoculadas con esa inyección adicional.

El Ministerio de Sanidad registró más de 3,400 casos en las últimas 24 horas y un aumento en las hospitalizaciones hasta los 241 pacientes, medio centenar conectados a ventiladores.

Bennett alentó también a inmunizarse a los que hasta ahora no se han querido vacunar, alrededor de un millón de personas, entre una población de unos 9 millones en el país.

Publicidad

Europa

La Comisión Europea despejó este jueves el camino de la tercera dosis al atribuir la decisión a cada Estado, y limitarse a sugerir tener en cuenta las evidencias científicas, cuando algunos países miembros como Alemania y Francia, o desde fuera, el Reino Unido, anuncian el inicio en septiembre de una nueva ronda de vacunaciones.

Macron recurre a Tik Tok para contrarrestar la desinformación sobre las vacunas

En la disyuntiva presente, la portavoz de la CE Arianna Podestà precisó este jueves durante una rueda de prensa que "la elección sobre si se administra una dosis de refuerzo recae en los Estados miembros. Como siempre, alentamos las decisiones basadas en la ciencia, en línea con el consejo de la Agencia Europea del Medicamento (EMA)".

Este jueves, en un video colgado en las redes sociales, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que su país se prepara para administrar la tercera dosis de la vacuna contra la covid "para las personas más ancianas y las más frágiles".

La nueva dosis, aclaró, comenzará a inyectarse a partir de septiembre.

"Será necesaria, con toda seguridad, una tercera dosis, no para todo el mundo de forma inmediata, pero sí para los más ancianos y los más frágiles. Por eso nos preparamos para esta tercera dosis", explicó Macron.

Y según él, esa es la doctrina que les han indicado los científicos, que recomiendan que para "las personas inmunodeprimidas (...) ha quedado establecido que para luchar de forma eficiente contra el virus serán necesarios recuerdos" de la vacuna.

El lunes, el Ministerio de Salud de Alemania anunció que comenzará el 1 de septiembre a administrar una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 a las personas mayores y vulnerables, así como a quienes no hayan recibido la inyección con la tecnología del ARN mensajero.

"Las vacunaciones de refuerzo se harán con una de las dos vacunas de ARN mensajero (Pfizer o Moderna, ndlr)", informó el ministerio, según el cual esta decisión es "en interés de la atención sanitaria preventiva”.

El ministerio asegura apoyarse en estudios recientes que muestran una "respuesta inmune reducida o en rápida disminución tras una vacunación completa contra el COVID-19" en ciertos colectivos, como las personas inmunodeprimidas o ancianos.

También se invitará a ponerse esta inyección adicional a los profesionales sanitarios que traten con estos colectivos.

La vacuna de refuerzo se administrará "generalmente al menos seis meses" después de la primera vacunación completa.

Además, también se recomendará de modo general a quienes hayan recibido con los fármacos de AstraZeneca o Janssen, que deberían ponerse una dosis suplementaria de las vacunas de ARN mensajero (Pfizer o Moderna).

Reino Unido ofrecerá vacunas de refuerzo contra el COVID-19 a 32 millones de británicos a partir de inicios del próximo mes y hasta 2,000 farmacias estarán involucradas en la nueva fase de inmunización, reportó el domingo el periódico The Telegraph.

Estados Unidos

Estados Unidos está trabajando para ofrecer lo más rápido posible inyecciones de refuerzo contra el COVID-19 a los estadounidenses con sistemas inmunológicos comprometidos, a medida que los casos de coronavirus siguen aumentando, dijo el jueves el principal experto en enfermedades infecciosas del país, Anthony Fauci.

Los reguladores en el país deben aprobar completamente las vacunas contra el COVID-19 o modificar sus autorizaciones de uso de emergencia antes de que los funcionarios puedan recomendar inyecciones adicionales, pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) trabajan para que las terceras dosis estén disponibles antes en ciertas circunstancias, dijeron funcionarios en una reunión en julio.

"Es extremadamente importante para nosotros avanzar para darles a esos individuos sus refuerzos y ahora estamos trabajando en eso", dijo Fauci en una llamada con periodistas, y agregó que las personas inmunodeprimidas pueden no estar protegidas por sus vacunas existentes contra el COVID-19.

Fauci dijo que el aumento de casos en Estados Unidos como resultado de la propagación de la contagiosa variante Delta se puede revertir con vacunas adicionales.

El gobierno ha estado impaciente por frenar la oposición de algunos estadounidenses por vacunarse mientras la variante Delta arrasa el país. Siete estados con las tasas de vacunación más bajas representan la mitad de los nuevos casos y hospitalizaciones del país por COVID-19 en la última semana, dijo el jueves la Casa Blanca.

Los casos de COVID aumentaron alrededor de un 43% con frente a la semana previa y las muertes diarias aumentaron más de un 39%, según la directora de los CDC, Rochelle Walensky, quien también habló en la llamada.

América Latina

En Chile, en la avanzadilla de los países latinoamericanos que contemplan esa tercera dosis junto a Uruguay, su ministro de Salud, Enrique Paris, confirmó este jueves que se pondrá en marcha un programa de "dosis de refuerzo", aunque resta fijar su calendario y determinar qué parte de la población accederá.

La dosis de refuerzo se aplicará prioritariamente a las personas de mayor edad y en el orden en la cual se aplicaron las segundas dosis del esquema original, con lo que se priorizará con criterios que siguen a los de la vacunación original.

"Considerando la evolución en el tiempo de la efectividad en las vacunas y el riesgo que significa la variante delta (...) y después de haber consultado a expertos hemos decidido iniciar un reforzamiento de la vacunación", afirmó a la prensa de manera telemática el presidente chileno, Sebastián Piñera.

El anuncio llega dos días después de que el Ministerio de Salud (Minsal) publicara los resultados del estudio "Efectividad del Programa de Vacunación contra SARS-CoV-2" que arrojó una disminución en la efectividad para prevenir contagio sintomático de las vacunas Coronavac y Pfizer.

El gobierno chileno espera poder vacunar a cerca de 2 millones de personas de 55 o más años con dosis de refuerzo durante las primeras cuatro semanas de este plan.

Uruguay aprobó el 28 de julio la administración de una tercera dosis con la vacuna de Pfizer a quienes hayan sido inoculados con el biológico chino de Coronavac y el martes pasado abrió la agenda para quienes elijan recibirla.

En República Dominicana, donde más de la mitad de su población adulta se ha vacunado, el Gobierno aplica desde el 1 de julio una tercera dosis ante la propagación de la variante delta.

Según datos oficiales divulgados a finales del mes pasado, 5.4 millones de personas (65.5 %) han recibido la primera dosis en ese país caribeño y 4 millones completaron el esquema de dos dosis (50.2 %), mientras que más de 300,000 personas recibieron el refuerzo de una tercera inoculación.

¿Y qué dicen las compañías?

Pfizer dijo el 28 de julio que cree que las personas necesitan la dosis adicional para mantener la protección contra el coronavirus. La compañía ha dicho que podría solicitar la autorización de emergencia en Estados Unidos para las vacunas de refuerzo en agosto.

Sin embargo, compañías como Moderna apuestan por la tercera dosis antes de final de año debido al probable incremento de contagios provocado por la variante Delta.

“Creemos que un refuerzo (dosis 3) probablemente será necesario este otoño (hemisferio norte), particularmente debido a (la variante) Delta”, señaló la empresa, que afirma haber obteniendo datos prometedores de protección con una dosis de 50 microgramos y espera los de otras dosis de 100.

Para Moderna, "la fuerza de infección incrementada resultante de (la variante) Delta", la "fatiga" por las acciones de prevención" y los "efectos estacionales", como pasar más tiempo en interiores, "llevarán a un aumento de infecciones irruptivas en personas vacunadas".

Las empresas tienen un enorme filón de recursos en esa tercera dosis y, según datos recopilados por la agencia EFE, las grandes farmacéuticas internacionales involucradas en la producción de la vacuna contra el COVID-19 ganaron, en su conjunto, más de 24,500 millones de euros (28,995 millones de dólares) en el primer semestre de 2021, impulsadas por la creciente demanda del fármaco.

Según dichos datos, Pfizer, AstraZeneca, Moderna y Johnson & Johnson (J&J), matriz de Janssen, consiguieron un beneficio neto de 24,522 millones de euros en este periodo, un aumento del 66% respecto a 2020.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad