Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los talibanes se alistan para anunciar su nuevo gobierno en Afganistán

Los militantes islamistas deben ahora hacer frente a los problemas de un país que se acerca al colapso económico.
jue 02 septiembre 2021 05:40 PM
Cuatro hombres rodeados por banderas talibanes en una localización no identificada en Afganistán.
Se espera que los talibanes presenten su gabinete de gobierno el viernes.

Después de la celebración, llegó para los talibanes la hora de gobernar Afganistán. Los militantes islámicos se alistaban este jueves para anunciar la composición de su nuevo gobierno, casi tres semanas después de capturar Kabul y mientras lidian con una crisis económica.

Los militantes islamistas, que han prometido una gestión más abierta que durante su riguroso gobierno entre 1996-2001, pasaron deseo un grupo insurgente a ejercer directamente el poder.

Publicidad

El anuncio del gabinete —que según indicaron a la AFP dos fuentes talibanas podría producirse el viernes— tendrá lugar pocos días después de la caótica salida del país de las fuerzas de Estados Unidos, lo que puso fin a la guerra más larga librada por Washington en el exterior.

Con desfile de vehículos militares estadounidenses los talibanes celebran

Uno de los momentos más simbólicos desde la toma del poder en Kabul por los talibanes el pasado 15 de agosto fueron los desfiles de sus militantes con el material militar occidental capturado durante su fulminante campaña. Incluso hicieron volar un helicóptero Black Hawk sobre Kandahar, el feudo espiritual de los talibanes.

¿Quién será el gobernante de Afganistán?

Ahora, todas las miradas están centradas en el nuevo gabinete talibán, y si éste será capaz de enderezar una economía devastada y respetar su compromiso de un gobierno "inclusivo".

Según medios como el New York Times y la agencia Reuters, se espera que la máxima figura religiosa de los talibanes, Sheikh Haibatullah Akhundzada, como el líder supremo de Afganistán. La agencia indica que se espera que un presidente responderá al gobernante.

El líder supremo de los talibanes tiene tres mandatarios interinos que le suceden en el poder: Mawlavi Yaqoob, hijo del difunto fundador del movimiento, Mullah Omar; Sirajuddin Haqqani, líder de la poderosa red Haqqani; y Abdul Ghani Baradar, uno de los miembros fundadores del grupo.

Publicidad

¿Cómo es la economía de Afganistán que reciben los talibanes?

El nuevo gobierno afgano tendrá ante sí una inmensa tarea: reconstruir una economía devastada por dos décadas de guerra y dependiente de la ayuda internacional, en gran medida congelada tras la toma del poder por los talibanes.

En 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) afgano sumó 19,810 millones de dólares, mientras que el flujo de ayuda representó 42.9% del PIB, según el Banco Mundial.

La sequía ha afectado a la agricultura, la actividad económica donde más personas se emplean en Afganistán. La destrucción de infraestructuras, como puentes, represas y carreteras, también ha comprometido el acceso a los alimentos.

"Ha habido una reducción del 40% de la cosecha de trigo, resultado de uno de los inviernos más secos de los últimos 30 años. Hemos tenido muy poca nieve en Kabul este año", por lo que el suministro de agua en la época de deshielo es muy escaso dijo Anthea Webb, subdirectora regional del Según el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA), la semana pasada.

Según el PMA 14 millones de personas en Afganistán ya se encuentran en riego de hambruna severa o aguda.

En las calles de Kabul, ésta es la gran preocupación. "Con la llegada de los talibanes, se puede decir que hay seguridad, pero los negocios están bajo cero", explicó a la AFP Karim Jan, un comerciante de electrónica.
Mee

Publicidad

Los talibanes deben encontrar urgentemente fondos para pagar sueldos de funcionarios y mantener en estado de funcionamiento las infraestructuras vitales, como el agua, la electricidad y las comunicaciones.

El aeropuerto de Kabul, una prioridad

Una de sus prioridades será el funcionamiento del aeropuerto de Kabul, esencial para que llegue el apoyo médico y humanitario que necesita el país.

Naciones Unidas alertó a principios de semana de una inminente "catástrofe humanitaria" y pidió que se garantice la salida del país a aquellos que lo deseen.

Este jueves, el ministro catarí de Relaciones Exteriores, Mohamed bin Abdelrahman al-Thani, afirmó que su gobierno está negociando con los talibanes para reabrir el aeropuerto de Kabul "cuanto antes", aunque todavía no se ha logrado "ningún acuerdo" al respecto.

Los talibanes han prometiendo una salida segura del país a los extranjeros o afganos que no pudieron ser parte de las evacuaciones aéreas que finalizaron con el retiro de tropas estadounidenses el lunes. Pero en vista de que el aeropuerto de Kabul está cerrado, muchos intentaban escapar por tierra.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, dijo en la misma conferencia de prensa en Doha que "deberíamos ajustarnos a la nueva realidad" en Afganistán y afirmó que hablará con los líderes regionales para asegurar un paso seguro a través de terceros países.

"Nuestra prioridad inmediata son (...) los ciudadanos británicos restantes, y también los afganos que trabajaron para el Reino Unido y otros que pueden estar en mayor riesgo", dijo Raab.

La importancia del reconocimiento internacional

La legitimidad del gobierno ante los donantes e inversores internacionales será crucial para la economía mientras el país sufre por una sequía y con los estragos del conflicto que causó la muerte de un estimado de 240,000 afganos.

Los talibanes gobernaron Afganistán de 1996 al 2001 mediante un consejo de gobierno sin elecciones previas. La religión fue importante para los talibanes, que hicieron cumplir una forma radical de la ley islámica sharía hasta que fue derrocado por las fuerzas lideradas por Estados Unidos.

Los talibanes han tratado de presentar una postura más moderada al mundo desde que derrocaron al gobierno de Afganistán respaldado por Estados Unidos el mes pasado, prometiendo proteger los derechos humanos y abstenerse de represalias contra viejos enemigos.

Pero Estados Unidos, la Unión Europea y otros países han puesto en duda esas garantías, diciendo que el reconocimiento formal del nuevo gobierno —y la ayuda económica que se derivaría de esa decisión— depende de las acciones de los talibanes.

El ministro de Relaciones Exteriores de Eslovenia, país que actualmente ocupa la presidencia rotativa del Consejo de la UE, dijo a Reuters que el bloque estaba "lejos de siquiera abordar esta cuestión", que se podría discutir en las cumbres del próximo mes. Algunos estados de la UE consideran a los talibanes como una organización terrorista.

Si la UE, el mayor donante de asistencia humanitaria del mundo, decide reconocer formalmente al gobierno talibán, "la ayuda es la influencia que tiene la Unión Europea" para establecer las condiciones, dijo Anze Logar.

Evacuar a la mayor cantidad de personas de Afganistán es prioridad para la OTAN

Un portavoz de los talibanes indicó el viernes (hora local) que China prometió mantener abierta su embajada en Afganistán y aumentar su ayuda al país, devastado por décadas de conflicto.

Abdul Salam Hanafi, miembro del buró político del grupo islamista en Doha, en Catar, "sostuvo conversaciones con Wu Jianghao, ministro adjunto de Relaciones Exteriores de la República Popular de China", anunció en Twitter el portavoz, Suhail Shaheen.

"El ministro adjunto chino aseguró que mantendrán su embajada en Kabul, y que nuestras relaciones mejorarán. (...) China continuará y aumentará su ayuda humanitaria, en particular para el tratamiento del COVID-19", agregó.

Con información de AFP y Reuters

Publicidad
Publicidad