Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las crisis de Haití que hacen que miles de personas huyan de su país

La nación caribeña vive un momento de fuerte inestabilidad política y social después del asesinato de su presidente, Jovenel Moïse, al que se suman los daños de un terremoto.
jue 23 septiembre 2021 05:04 AM
Familias de migrantes haitianos se preparan para abordar autobuses para ser deportados de Estados Unidos.
Después del sismo de agosto, el gobierno de Biden nunció que ampliaría la vigencia del Estatuto de Protección Temporal (TPS) para todos los haitianos que estaban en EU el pasado 29 de julio o antes.

Marie Chickel ha pasado la noche con miedo. Echada en el suelo sobre cartones mientras vigilaba el sueño de sus gemelos de 10 años, esta migrante haitiana no pudo dormir temerosa de que una redada ponga fin a su viaje y la separe de sus hijos.

"Estuve escuchando que la migración va a llegar aquí y por eso no pude dormir. Si la inmigración me encontrase aquí no sé adónde puedo ir", dijo a la agencia AFP esta mujer de 45 años.

Publicidad
Dejan calles vacías por huelga contra secuestros e inseguridad en Haití

El rumor se esparció rápidamente durante la madrugada del miércoles dentro del parque Braulio Fernández de Ciudad Acuña, el vasto terreno que unos cientos de haitianos como Chickel han convertido en un improvisado refugio, separado de territorio estadounidense solamente por el cauce del río Bravo.

Marie es solo una de las miles de migrantes haitianas que se encuentran varadas en Coahuila, en busca llegar a Estados Unidos. Regresar a Haití, para muchos de estos migrantes, no es un plan.

Se busca un acuerdo para controlar la migración irregular entre México y EEUU

El país caribeño, que comparte la isla La Española con República Dominicana, ha vivido un rápido deterioro en su por sí precaria situación durante 2021. Una crisis política que tocó su punto más alto con el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio y un terremoto que destrozó el suroeste del país han obligado a miles de personas a buscar un nuevo lugar para vivir.

Estas son algunas de las crisis que hacen que volver a Haití sea una idea descartada para la mayoría de los refugiados que hoy se agolpan en las fronteras de México.

Un magnicidio aún sin resolver

La mañana del 7 de julio, un comando armado entró a la residencia del presidente Jovenel Moïse y lo asesinó. Este hecho hundió a la primera república negra de la historia aun más en la crisis política, de seguridad y humanitaria en la que se encuentra desde la década pasada.

Publicidad

La última decisión política de Jovenel Moïse fue nombrar a Ariel Henry como primer ministro en sustitución de Claude Joseph. Tras el magnicidio, y antes del funeral de Moïse, hubo un contrapunto entre ambos, pero a la postre asumió Henry.

Luego que varios países intervinieran para calmar los ánimos, las tensiones parecieron disminuir y el conjunto de la dirigencia política haitiana exigió que los responsables del asesinato de Moïse fueran llevados ante la justicia, algo que Henry prometió en forma solemne.

Sin embargo, a lo largo de las semanas, el nuevo primer ministro demostró su incapacidad para cumplir esa promesa, así como crear un clima propicio para la organización de las postergadas elecciones nacionales.

Peor aún: Henry está ahora en el banquillo, sospechado de haber mantenido intercambios telefónicos, en las horas posteriores al magnicidio, con uno de los principales sospechosos del asesinato de Jovenel Moïse.

La respuesta del primer ministro fue destituir al fiscal Bed-Ford Claude, que formuló "serias sospechas" en su contra y pidió su inculpación.

Un país sin autoridades

La repentina muerte de Moïse el 7 de julio generó un vacío de poder y un golpe de gracia para la democracia haitiana.

Moïse no había organizado ninguna elección desde que llegó al poder en 2017, y el país cuenta hoy con apenas diez legisladores en funciones.

Publicidad

Los diputados dejaron sus cargos en enero de 2020. Solo un tercio de los senadores quedaron como garantes simbólicos del poder legislativo, sin tener la más mínima capacidad para legislar o controlar la acción del gobierno.

Moïse, acusado de autoritario por la oposición, también estaba omiso en nombrar nuevos magistrados para el consejo superior del Poder Judicial.

Desmovilizado en 1995, el ejército haitiano está todavía en estado embrionario, con apenas 500 soldados.

Si las filas de la Policía Nacional (PNH) han crecido desde su creación en 1995, el país de más de 10 millones de habitantes apenas cuenta con 20.000 agentes y la institución sufre divisiones internas.

El hecho de que ningún policía responsable de la protección de Moise resultara siquiera herido durante el magnicidio supuso un grave descrédito para la PNH.

En febrero, tras denunciar un intento de golpe de Estado, Moïse obligó ilegalmente a jubilarse a tres jueces del Tribunal de Casación. Sin contar con suficientes miembros, el máximo tribunal de justicia del país se encuentra hoy paralizado.

Pobreza e inseguridad

En un momento en que la mayoría de la población haitiana lucha por alimentarse, la inseguridad obstaculiza cualquier perspectiva de recuperación económica.

Bandas criminales fuertemente armadas controlan varios suburbios de Puerto Príncipe, donde llevan a cabo secuestros y desde donde bloquean regularmente el acceso a las únicas terminales petroleras del país.

Las protestas para exigir el fin de estos delitos llenaban las calles de Puerto Príncipe incluso antes del asesinato de Moïse.

Los secuestros en Haití aumentaron más de un 300% en abril pasado, mes en el que se registraron al menos 91 casos, frente a los 27 en marzo, de acuerdo con un informe de la organización de la sociedad civil Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos (CARDH), publicado el 4 de mayo.

La violencia de las bandas se recrudeció desde comienzos de junio, en especial por la acción de G9 an Fanmi e Alye, una organización de pandillas.

Según el mismo CARDH más de 150 personas fueron asesinadas y otras 200 secuestradas entre el 1 y el 30 de junio en la zona metropolitana de Puerto Príncipe.

Un nuevo terremoto

Un sismo de magnitud 7.2 sacudió el suroeste de Haití la tarde del 14 de agosto, trayendo a la mente de muchos el trauma del terremoto de 2010 del cual la nación caribeña aún no se recupera.

Entre el terremoto y ahora inundaciones es como están viviendo los haitianos

Un mes después del terremoto que mató a más de 2,200 habitantes, 690,000 personas, incluidos 260,000 niños y adolescentes, siguen necesitando "ayuda humanitaria de emergencia", indicó el 14 de septiembre la UNICEF.

Miles de personas continúan viviendo en la calle en condiciones inhumanas y decenas de miles de edificios siguen en escombros en el sur de Haití. Más de 26,000 personas siguen resignadas a vivir en la calle, o en campamentos improvisados.

Otros muchos haitianos han decidido volver a sus hogares agrietados y a tratar de repararlos por su cuenta, sin que las autoridades hayan hecho una evaluación de si son habitables.

Los habitantes de las zonas más remotas de las montañas del suroeste de Haití se quejan de no haber recibido ninguna ayuda por parte del Estado.

“Un mes después, la población está sola. Intentan afrontar los problemas a su manera. Se trata de una población que ya vivía en condiciones difíciles. El terremoto no hace más que complicar su situación”, dijo a la agencia EFE Andrinette Cadet, representante de ENPAK, una organización de la sociedad civil que trabaja en el ámbito de la protección de la infancia en el sur de Haití.

¿Cómo han llegado hasta México?

El aumento de la migración desde Haití no es nuevo. El terremoto de magnitud 7.0 del 12 de enero de 2010 destrozó la capital Puerto Príncipe y lastró el desarrollo del país, el más pobre de América Latina. Desde entonces, 1.6 millones de haitianos han abandonado su país.

Los migrantes haitianos han elegido Chile y Brasil como sus principales destinos desde entonces. Sin embargo muchos migrantes han salido de estos países por el desempleo o las dificultades para renovar sus permisos de trabajo en medio de la pandemia de COVID-19. Otros solo buscan reunirse con sus familias en Estados Unidos.

#EnFotos: EU implementa operativo contra migrantes haitianos

Asylum-seeking migrants wait to be processed under the International Bridge in Del Rio, Texas

Haitianos buscan el asilo en EU

Migrantes haitianos que solicitan asilo en Estados Unidos, esperan ser procesados ​​bajo el Puente Internacional en Del Rio, Texas.
Go Nakamura / Reuters
US-POLITICS-IMMIGRATION-TEXAS

Policías de Texas dispersan a migrantes haitianos

Agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos a caballo intentaron evitar que los migrantes haitianos ingresaran a un campamento a orillas del Río Grande cerca del Puente Internacional Acuña del Río en Del Rio, Texas.
Paul Ratje /AFP
Large Migration Surge Crosses Rio Grande Into Del Rio, Texas

Una oleada de migrantes buscan asilo en EU

Cientos de migrantes originarios de Haití, cruzan el río Bravo, en México, hacia Del Rio, Texas, en la nación estadounidense.
John Moore / Getty Images via AFP
MEXICO-US-POLITICS-IMMIGRATION-TEXAS

Migrantes haitianos en la frontera entre México-EU

El campamento debajo de un puente que cruza el río que divide la frontera es el último foco rojo para las autoridades estadounidenses que buscan detener el flujo de miles de migrantes que huyen de la violencia de las pandillas, la pobreza extrema y los desastres naturales en sus países de origen.
Paul Ratje/ AFP
Migrants cross Rio Grande river in Del Rio, Texas

Migrantes cruzan el río Grande en Del Rio, Texas

Los migrantes que buscan refugio en Estados Unidos cruzan el río Bravo de regreso a Acuña, México, mientras otros regresan a los Estados Unidos con suministros de alimentos como se ve desde Del Rio, Texas, Estados Unidos.
Adrees Latif /Reuters
haitianos-frontera-2.jpeg

Haitianos buscan asilo en EU

Estados Unidos empezó a deportar a decenas de los haitianos retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas, tras un cruce masivo en la frontera.
Foto: Especial
US-POLITICS-IMMIGRATION-TEXAS

Elementos de la policía de Texas impiden el avance de migrantes

El Gobierno de Estados Unidos insistió este lunes en que los migrantes que lleguen a la frontera sur del país de manera ilegal serán “devueltos” a sus naciones de origen.
Paul Ratje / AFP
Large Migration Surge Crosses Rio Grande Into Del Rio, Texas

Los migrantes viajan con sus pequeños hijos

El campamento en Del Río, Texas, ha sido el hogar temporal de 12,000 migrantes en algún momento. Muchos habían recorrido América del Sur y Centroamérica para llegar allí y esperaban solicitar asilo.
John Moore/ Getty Images via AFP
Asylum-seeking migrants wait to be processed under the International Bridge in Texas

Migrantes en busca de asilo esperan ser procesados ​​bajo el Puente Internacional en Texas

Un migrante solicitante de asilo carga a una niña mientras cruza el río Grande hacia México cerca del Puente Internacional entre México y Estados Unidos en Ciudad Acuña, México.
Go Nakamura/Reuters

Después del sismo de agosto, el gobierno estadounidense anunció que ampliaría la vigencia del Estatuto de Protección Temporal (TPS) para todos los haitianos que estaban en Estados Unidos el pasado 29 de julio o antes.

Como ocurrió a finales de 2020 tras la elección de Biden, esta decisión provocó lo que algunos analistas denominan un "efecto llamada" que impulsó a miles de migrantes a emprender una carrera hacia la frontera con Estados Unidos.

Para llegar al país norteamericano, los haitianos tienen que atravesar una decena de naciones como Panamá y Colombia, en cuya frontera están varados unos 19,000 migrantes, mayoritariamente haitianos.

En el pequeño puerto colombiano de Necoclí, los migrantes esperan abordar una embarcación que los lleve a la frontera con Panamá para continuar su viaje por la inhóspita selva del Darién.

Los viajeros deben atravesar el golfo de Urabá, un tramo marítimo de unos 60 kilómetros. También sortear la amenaza del Clan del Golfo, la mayor organización armada del narcotráfico en Colombia que ejerce autoridad en la región.

Aquellos migrantes que logran recorrer toda Centroamérica encuentran otro tapón en Tapachula, una ciudad en la frontera sur de México. Según una estimación de Médicos Sin Fronteras, 40,000 migrantes —entre hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y, claro, haitianos—, se encuentran actualmente en esta localidad.

A pesar de la dificultad, aproximadamente unos 15,000 migrantes haitianos llegaron hasta el puente que una a Ciudad Acuña, Coahuila en México con Del Río, Texas en Estados Unidos.

Para el miércoles, la mayoría de los refugiados abandonaron la idea de permanecer bajo el puente internacional que une a Acuña con la estadounidense Del Rio, agotados y temerosos de que la patrulla fronteriza los detenga y los deporte inmediatamente a Haití.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad