Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué sabemos sobre el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse?

El homicidio de Jovenel Moïse en su residencia ha sacudido al país caribeño, que ya vivía una gran inestabilidad política y sufría por la inseguridad.
sáb 10 julio 2021 01:20 PM
People walk past a wall with a mural depicting Haiti's President Jovenel Moise, after he was shot dead by unidentified attackers in his private residence, in Port-au-Prince
Jovenel Moïse, de 53 años, fue asesinado a tiros en la madrugada del miércoles en su casa por un comando de asesinos entrenados, lo que sumió al país más pobre de América en el caos.

Haití aún está asimilando el asesinato de su presidente, Jovenel Moïse, cuando las autoridades han emprendido la búsqueda de los responsables y el país vive un vacío de poder que solo agrava su crisis política.

La información sobre la muerte de Moïse, que enfrentaba protestas en contra de su gobierno desde 2019, todavía es muy escasa. Esto es lo que sabemos sobre el magnicidio que ha sacudido al Caribe.

Publicidad

¿Por qué mataron al presidente de Haití, Jovenel Moïse?

Moïse, de 53 años, fue asesinado a tiros en la madrugada del miércoles en su casa por un comando de asesinos entrenados, lo que sumió al país más pobre de América en un caos más profundo en medio de profundas divisiones políticas, hambre y violencia de pandillas generalizada.

El juez Carl Henry Destin dijo al diario Le Nouvelliste que el cadáver de Moise tenía doce orificios realizados con armas de gran calibre y también de 9 milímetros.

"Lo encontramos acostado boca arriba, pantalón azul, camisa blanca manchada de sangre, boca abierta, ojo izquierdo perforado. Vimos un agujero de bala en la frente, uno en cada pezón, tres en la cadera, uno en el abdomen", relató el juez de paz.

De momento no se filtró ninguna información sobre la identidad o los móviles de los asesinos de Moïse. Sin embargo, se sospecha que los autores materiales del magnicidio fueron mercenarios profesionales.

La policía de Haití mata a cuatro "mercenarios" tras el asesinato del presidente

Los asesinos se habrían hecho pasar por agentes de Estados Unidos y posiblemente ya hayan escapado del país, dijo el embajador haitiano en Washington.

"Fue un ataque bien planificado y eran profesionales", dijo el embajador Bocchit Edmond a periodistas. "Tenemos un video y creemos que eran mercenarios".

Los asesinos se presentaron en la residencia del mandatario haitiano como agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA), pero su comportamiento no era acorde con el de miembros de la agencia estadounidense, añadió Edmond.

"De ninguna manera eran agentes de la DEA", dijo el embajador en entrevista con la agencia Reuters.

El embajador explicó a la prensa que se estaba realizando una investigación sobre el paradero, las motivaciones y los orígenes de los asesinos, que, según indicó, se hablaban entre ellos en español.

 

Añadió que es posible que hayan abandonado el país, probablemente a la vecina República Dominicana. "No sabemos si se fueron", dijo. "Si no están en el país en este momento, solo hay una forma de salir y es a través de las fronteras porque no hay aviones".

Dijo que las autoridades de aviación civil habrían detectado un avión privado, pero que el movimiento a través de la frontera podría haber pasado desapercibido.

El viernes, en una rueda de prensa conjunta de los jefes de las Fuerzas Militares, el Ejército y la Policía se dieron a conocer algunos avances de la investigación en curso.

Se sabe que dos de los involucrados, Duberney Capador y Germán Alejandro Rivera, viajaron el 6 de mayo de Bogotá a Panamá y de allí a Santo Domingo, donde estuvieron cuatro días antes de tomar un vuelo a Puerto Príncipe. Los demás colombianos llegaron a República Dominicana el 4 de junio y el 6 cruzaron a Haití por el paso fronterizo El Carrizal.

La "planeación del homicidio" se hizo en 32 días, de acuerdo a una inforgrafía compartida a la prensa.

Las autoridades dijeron tener también información de cuatro empresas implicadas en el crimen, sin ahondar en más detalles.

¿Qué pasó con los hijos y la esposa de Jovenel Moïse?

El embajador haitiano dijo también que la primera dama, Martine Moïse, que resultó herida en el ataque, será trasladada a Miami para recibir tratamiento médico.

"Puedo decirles que se han hecho los arreglos necesarios desde esta mañana para trasladarla a un hospital de Miami", dijo.

Martine Moïse fue inicialmente tratada en un hospital local y luego evacuada por avión a Miami, donde según medios estadounidenses es atendida en el hospital Jackson Memorial.

El primer ministro interino de Haití, Claude Joseph, dijo en la noche del miércoles que la primera dama estaba fuera de peligro y que su situación era "estable".

 

La hija de la pareja estaba en la misma estancia que sus padres en el momento del ataque, pero consiguió esconderse en la habitación de su hermano, que también resultó ileso.

Autoridades haitianas informaron el miércoles de que los dos hijos de Moïse se encontraban en lugares seguros, pero no habían aclarado su estado de salud.

Haití detuvo a 17 exmilitares colombianos presuntamente implicados en magnicidio

¿Qué pasó con los sospechosos del asesinato de Moïse?

La ONU señala que en Haití la policía tiene cercados a sospechosos de magnicidio

Al menos 14 ex militares colombianos están presuntamente implicados en el asesinato del presidente de Haití Jovenel Moïse, informaron el viernes los altos mandos del ejército y la policía de Bogotá.

Dos de ellos "perecieron" a manos de fuerzas haitianas y hay 15 colombianos más que "habrían pertenecido al ejército nacional" y que se desvincularon entre 2018 y 2020, dijo en rueda de prensa el general Jorge Luis Vargas, director de la policía de Colombia.

Mercenarios dicen que fueron contratados para entregar a Moise a la DEA

El mandatario murió el miércoles a manos de un comando compuesto por 28 personas: 26 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano, según Puerto Príncipe.

Dos de ellos "perecieron" a manos de fuerzas haitianas y hay 15 colombianos más que "habrían pertenecido al ejército nacional" y que se desvincularon entre 2018 y 2020, dijo en rueda de prensa el general Jorge Luis Vargas, director de la policía de Colombia.

El mandatario murió el miércoles a manos de un comando compuesto por 28 personas: 26 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano, según Puerto Príncipe.

 

El presidente Iván Duque anunció el envío a Haití de una misión de inteligencia de la policía y agentes de Interpol para ayudar a esclarecer el asesinato de Moise que agravó la crisis política y de seguridad en la nación más pobre de América.

Manuel Antonio Grosso, detenido por el magnicido, es uno de los "militares mejor preparados del ejército colombiano" a sus 40 años, de acuerdo con el diario El Tiempo.

En su perfil en Facebook, el hombre publicó el 6 de junio 17 fotografías en las que se le ve posando en diferentes lugares turísticos de República Dominicana, como el palacio presidencial en Santo Domingo.

Otro de los capturados es Francisco Eladio Uribe, quien según su esposa salió del ejército en 2019 tras 20 años de servicio como soldado profesional.

El ex escolta y conductor fue reclutado por una supuesta empresa de seguridad que le ofreció viajar a otros países como guardaespaldas de familias poderosas, aseguró Yuli, la mujer que se identificó como la pareja del ex militar detenido en Haití.

En diálogo con W Radio, dijo que su esposo fue contactado por un hombre de apellido Capador, uno de los mercenarios muertos por las fuerzas haitianas tras el magnicidio. "Inicialmente la empresa les ofreció 2.700 dólares mensuales", señaló.

Según su versión, Uribe la llamó el jueves por WhatsApp para decirle que él y sus compañeros "estaban resguardados que porque los estaban buscando". "Él no entendía muy bien lo que estaba pasando (...), fue una conversación muy vaga", sostuvo.

"Lo que queremos es la verdad. Colombia es muy robusto en tema investigativo (...) debemos cooperar en unidad para que nuestros pueblos no estén padeciendo de esos actos bárbaros", dijo a la AFP el embajador de Haití en Bogotá, Jean Mary Exil.

Taiwán informó este viernes que 11 presuntos miembros del comando que asesinó a Moïse irrumpieron en su embajada en Puerto Príncipe en un ,intento de huir, pero fueron detenidos por la policía.

La inestable situación de Haití tras la muerte de Moïse

La ciudad de Puerto Príncipe parecía tranquila el jueves por la mañana mientras la policía rondaba las calles del vecindario de Pelerin, mientras los operativos para dar con los responsables del asesinato de Moïse continuaban.

Tiendas, bancos, puestos de gasolina y pequeños comercios cerraron sus puertas.

El aeropuerto de Puerto Príncipe fue cerrado al igual que la frontera con República Dominicana. Un duelo nacional de dos semanas fue decretado.

Todos están en alerta y tratan de entender cómo pudo ocurrir el magnicidio. "¿Dónde estaban los policías bien equipados que vigilan al presidente día y noche? ¿Por qué no reaccionaron?", se preguntó Julia, una abogada de 28 años.

La muerte de Moïse ha generado confusión ahora sobre quién es el líder legítimo del país de 11 millones de habitantes, que comparte la isla La Española con República Dominicana.

A las interrogantes sobre la búsqueda de los autores del ataque se suman las referentes al futuro del país; empezando por su gobernanza.

Eso no presagia nada bueno en una nación que ha luchado por lograr la estabilidad desde la caída de la dictadura dinástica de Duvalier en 1986, lidiando con una serie de golpes de Estado e intervenciones extranjeras.

"Puedo imaginar un escenario en el que hay problemas con respecto a quién son leales las Fuerzas Armadas y la policía nacional, en el caso de que existan reclamos rivales de ser el presidente del país", dijo Ryan Berg, analista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por su sigla en inglés).

La Constitución de 1987 estipula que el jefe de la Corte Suprema debe asumir el cargo. Pero enmiendas que no son reconocidas unánimemente estipulan que sea el primer ministro o, en el último año del mandato de un presidente, como en el caso de Moïse, que sea el Parlamento el que elija a un presidente.

Pero el presidente de la Corte Suprema de Justicia murió el mes pasado de COVID-19, en medio de un aumento de las infecciones en uno de los pocos países del mundo que aún no ha iniciado una campaña de vacunación.

No hay un Parlamento en funciones, ya que Haití no pudo celebrar elecciones legislativas a fines de 2019 en medio de disturbios políticos.

Dos hombres pretenden actualmente conducir a Haití en estos momentos: Claude Joseph y Ariel Henry.

Una de los últimas decisiones políticas de Moïse fue designar el lunes a Ariel Henry como nuevo primer ministro. Pero Henry aún no había asumido el cargo.

Y horas después del asesinato, fue el primer ministro interino Claude Joseph quien impuso el estado de sitio y reforzó las potestades del Poder Ejecutivo. Se supone que esto último debería durar 15 días.

Henry, sin embargo, declaró al diario haitiano Le Nouvelliste que ya no consideraba a Joseph como el primer ministro legítimo y que debería volver al papel de ministro de Relaciones Exteriores.

"¿Hay varios primeros ministros nombrados en el país?", se preguntó el político. "Creo que tenemos que hablar. Se suponía que Claude permanecería en el gobierno que yo iba a dirigir", sostuvo Henry.

La oposición también acusa a Joseph de acaparar el poder.

La representante especial de Naciones Unidas para Haití dijo el jueves que el primer ministro Claude Joseph seguirá siendo el líder de la nación caribeña hasta que se celebren elecciones e instó a todas las partes a dejar de lado sus diferencias tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse.

"Las partes interesadas deben dejar de lado sus diferencias y trazar un camino común a seguir adelante, a fin de superar este momento difícil de manera pacífica", indicó La Lime.

El defensor de los derechos humanos Gédeon Jean calificó ante la AFP de "sospechoso" el afán del primer ministro interino por declarar el estado de sitio y esa suspicacia lo lleva a "prever un intento de golpe de Estado".

Ni Joseph ni Henry tienen plena legitimidad porque, incluso mucho antes del asesinato de Moïse, Haití ya estaba inmerso en vaguedades jurídicas.

Moïse no convocó a alecciones desde que llegó al poder en 2017 y el país carece de Parlamento desde enero de 2020. Acusado de inacción ante la crisis y enfrentado a buena parte de la sociedad civil, Moïse gobernaba por decreto.

Desde comienzos de junio, los enfrentamientos entre bandas rivales en el oeste del país paralizaron el tránsito entre la mitad sur del país y la capital. Y, en abril, el secuestro de varios religiosos católicos, incluidos dos franceses, generó conmoción más allá de las fronteras haitianas.

Con información de AFP , EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad