Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Berlín ya dijo que sí a la socialización de miles de viviendas, ¿qué sigue?

La iniciativa "Expropiar 'Deutsche Wohnen' & Co”, que implicaría la expropiación de 200,000 inmuebles, obtuvo un apoyo mayoritario, pero es difícil que se convierta en una realidad.
vie 01 octubre 2021 05:04 PM
Manifestantes cargan una pancarta donde se lee "Vivienda para todos" en una proptesta contra el aumento de los costos de la renta en Berlín, Alemania.
Aproximadamente el 70% de los habitantes de Berlín viven en una vivienda en alquiler.

Además de las elecciones generales, los habitantes de Berlín, la capital de Alemania, votaron en una consulta a favor de "expropiar" a los grupos inmobiliarios con más de 3,000 viviendas. Según los resultados publicados el lunes, un 56.4% de los votantes dijo “sí” a la iniciativa "Expropiar 'Deutsche Wohnen' & Co”.

La iniciativa reclama al Senado de Berlín que redacte un proyecto de ley para “socializar más de 240,000 inmuebles” pertenecientes a “grandes empresas inmobiliarias con ánimo de lucro” que posean más de 3,000 viviendas, que pasaría a ser de propiedad pública.

Publicidad

Es el resultado de un fuerte descontento por el precio de la vivienda, con un aumento promedio de los alquileres del 85% entre 2007 y 2019, aunque siguen siendo muy inferiores a los de Londres o París.

Se alcanzó el mínimo necesario de votos a favor, establecido en una cuarta parte de los berlineses con derecho a voto, aunque el resultado de este referéndum no tiene carácter vinculante al no haberse consultado sobre un proyecto de ley concreto.

Sin embargo, los resultados de la consulta han de ser tomados en cuenta por el ayuntamiento, que quedó de nuevo en manos de los socialdemocrátas, liderados por la ex ministra de Familia, Franziska Giffey.

Giffey aseguró el lunes que respetará el resultado de la consulta, aunque reiteró que es contraria a una medida de este tipo al considerar que “no es el camino correcto para solucionar la cuestión de la vivienda asequible”.

Esto es lo que sabemos sobre esta propuesta y sus posibilidades de volverse una realidad.

Berlín y la vivienda de alquiler, una larga historia

La especialista en desarrollo urbano y profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Rosalba González Loyde explica que a diferencia de lo que pasa en las ciudades latinoamericanas, donde se ha priorizado la propiedad, en la mayoría de las capitales europeas la vivienda en renta es prioritaria.

Aproximadamente el 70% de los habitantes de Berlín viven en una vivienda en alquiler, en contraste con el 25% de la población en Ciudad de México, indicó.

Publicidad

Al igual que algunas otras capitales europeas, la vivienda de alquiler en Berlín tiene una historia de varios siglos y que ha estado muy relacionada con las revoluciones industriales.

“En el caso de Londres y de Berlín la vivienda la participación del Estado en la renta ha sido muy importante porque en estas zonas —los centros urbanos— eran donde se ubicaban los barrios obreros y un poco en este sistema vinculado al trabajo industrial, el Estado que guiaba la economía trataba de otorgarle facilidades a los grandes empresarios para que generarán más en estas ciudades”, indica González Loyde.

En el caso de Berlín, además, hubo una mayor participación estatal en la creación de vivienda. Sin embargo, con el crecimiento de la población en las capitales del mundo en los últimos 50 años se ha producido una demanda extra de vivienda que no se ha satisfecho con la construcción de vivienda que se tenía.

“Comienza a aparecer otro actor, que es el actor privado de la producción de vivienda y entonces comienza, en el caso europeo, donde hubo más factibilidad de rentabilizar la vivienda a través del alquiler, crecer las inmobiliarias para las rentas”, señala la maestra en desarrollo urbano por la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Ante el aumento exponencial de los precios de la vivienda en Berlín, una de las capitales culturales de Europa, los movimientos de inquilinos han tomado cada vez más fuerza y más espacios en la discusión pública alemana. Muchos de los integrantes de esos movimientos han logrado integrarse a las cúpulas de los partidos de izquierda para tratar de incidir en las políticas públicas de la vivienda.

Publicidad

“Parece ser que hay un conflicto entre las grandes inmobiliarias, incluso los propietarios minoritarios y los inquilinos. Ese debate es muy polar. La pregunta es qué participación va a tener el Estado, qué posición va a tomar los que ocupen el lugar después de Angela Merkel”, dijo la académica mexicana.

¿Cuál es la diferencia entre socialización y expropiación ?

"El concepto de expropiación es un poco engañoso, porque en realidad lo que pretendemos hacer se llama socialización, artículo 15 de la Ley Fundamental", explica en entrevista con Efe Ingrid Hoffmann, una de las portavoces de la iniciativa, que no quiere que se publique su nombre real por miedo a represalias.

"Con fines de socialización, el suelo, los recursos naturales y los medios de producción pueden ser situados bajo un régimen de propiedad colectiva o de otras formas de gestión colectiva por una ley que fije el modo y el monto de la indemnización", dice el artículo 15.

En cambio, la expropiación se rige por el artículo 14 "y se aplica a cada rato" para lograr otro objetivo, como construir una autopista o abrir una mina, y "la gente que es expropiada más o menos espera ser indemnizada por el valor de mercado", aunque en la práctica no siempre es así, agrega Hoffmann.

Con el artículo 15, la expropiación sigue "su propio fin", el de la socialización, de "establecer un sistema de economía en común", precisa.

La propuesta de esta iniciativa indica que las empresas afectadas sean indemnizadas "muy por debajo del valor de mercado" en base a lo que dicta la Ley Fundamental en cuanto a que "la indemnización se fijará considerando en forma equitativa los intereses de la comunidad y de los afectados".

Asimismo, propone la creación de una institución de derecho público para gestionar los bienes expropiados, que cuente con la participación democrática de la sociedad, los inquilinos, los empleados y el Senado y que estipule en sus estatutos que estas propiedades no podrán ser privatizados.

La iniciativa sostiene que estas grandes inmobiliarias son "las principales responsables de los precios de locura" de los alquileres en Berlín, al basarse su modelo de negocio, agrega, en el beneficio proveniente del incremento de los mismos.

¿Cuáles son los inconvenientes?

Sin embargo, algunos de los detractores de esta iniciativa indican que esto puede desincentivar la construcción de más vivienda en Berlín, ya que se corre el riesgo de que estas propiedades sean expropiadas con muy poca compensación. Esto puede elevar aún más los costos de la vivienda en Berlín.

"Hay que construir, nosotros no estamos en contra", dice Hoffmann, pero recuerda que "el objetivo de la campaña no es crear más vivienda" sino "garantizar los alquileres moderados que todavía existen en esta ciudad".

Según los cálculos de la iniciativa, la indemnización a las grandes inmobiliarias "se puede refinanciar completamente a partir de los alquileres que entran con estas 240,000 viviendas a la entidad de derecho publico" que propone crear.

De esta manera, "el presupuesto de la ciudad no queda afectado en nada" y es decisión del gobierno berlinés si quiere destinar más dinero a la construcción de vivienda social, indica.

El jurista Ulrich Battis dijo días antes de la votación que la iniciativa no es implementable. La socialización “sería una injerencia desproporcionada en la propiedad privada y viola el principio de igualdad” al afectar sólo al parque inmobiliario de más de 3,000 viviendas”, señaló al diario Berliner Zeitung.

Además, el préstamo contratado por una institución de derecho público para financiar las indemnizaciones sería una forma "inadmisible" de eludir el "freno de la deuda", agrega.

Además, queda en el aire qué autoridades serían las encargadas de llevar a cabo la discusión de una ley como esta. A ello se suma que la ciudad-estado de Berlín carece de competencias legislativas para una ley de socializacion, precisó Ulrich Battis.

Para ello se remite al mismo argumento presentado por el Tribunal Constitucional en abril pasado para tumbar la ley del gobierno regional que congelaba los precios de los alquileres al haber legislado ya las autoridades federales en esta materia.

“No es la solución. Me parece poco factible que se lleve a cabo lo de la socialización o la expropiación de estas viviendas, sobre todo pensando el escenario que teníamos antes con la revocación del tope de rentas”, señala González Loyde sobre este asunto.

No obstante, Hoffmann, una de las promotoras del referendo, rechaza el argumento por el que se revocó el tope de los alquileres y recuerda que en el caso del artículo 15, al no haber sido aplicado nunca en la historia de la República Federal desde 1949 —tampoco a nivel federal— no existe una preferencia del Estado sobre los "Länder".

Se trata de "un terreno jurídico completamente virgen y no se sabe lo que va a decir el Tribunal Constitucional, que a fin de cuentas va a tener que decidir sobre esto", agrega.

Con información de EFE

Publicidad
Publicidad