Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Austria impone un confinamiento y vacunación obligatoria para toda su población

El país cuenta con una de las tasas de vacunación más bajas de Europa occidental, mientras que sus cifras de nuevas infecciones de COVID-19 son de las más altas.
vie 19 noviembre 2021 05:43 PM
Peatones caminan a lo largo de una una calle comercial en Austria.
Los cubrebocas serán de uso obligatorio en todos los espacios cerrados de Austria y se recomienda una tercera dosis de la vacuna a los cuatro meses de la primera.

Toda la población de Austria, incluidas las personas vacunadas contra el COVID-19, tendrán que respetar un confinamiento a partir del lunes y la vacunación será obligatoria desde el 1 de febrero en el país. Así, Austria se convierte en el primer Estado de la Unión Europea en adoptar medidas tan drásticas frente al resurgimiento de la pandemia.

Cerca del 66% de la población austriaca está totalmente vacunada, una de las tasas más bajas de Europa Occidental. Sus cifras de infecciones se encuentran entre las más altas del continente, con una incidencia de siete días de 971.5 por cada 100,000 personas.

Publicidad

En las últimas 24 horas se contabilizó un nuevo récord con 15,809 positivos y ya hay más de quinientos pacientes en la uci, con los hospitales de las regiones de Salzburgo y Alta Austria al límite de sus capacidades.

Austria confina a toda su población y tornará obligatoria la vacunación anticovid en febrero

Según se acerca el invierno boreal, los casos están subiendo en toda Europa, lo que ha llevado a los gobiernos a estudiar la posibilidad de reimponer confinamientos impopulares. Países Bajos aprobó un cierre parcial, pero Austria había intentado no imponer restricciones adicionales a los completamente vacunados, pero tuvo que ceder a la presión.

Tanto la vacunación para todos como el nuevo confinamiento fueron consensuados entre el gobierno central de conservadores y ecologistas y las autoridades regionales, en una reunión que duró hasta altas horas de la madrugada.

"A pesar de meses de persuasión, a pesar de todas las campañas en los medios de comunicación, a pesar de todo, no hemos podido convencer a todos de que se vacunen", se lamentó el canciller, Alexander Schallenberg.

"Aumentar la cifra de vacunados es la única manera de salir de este círculo vicioso", agregó, y dijo que esta medida será una especie de "billete de salida" de la pandemia.

Un nuevo confinamiento

Austria, que ya instauró desde el pasado lunes el confinamiento para los no vacunados, ampliará la medida a partir del lunes y durante 20 días para todos los vacunados.

Publicidad

El nuevo confinamiento supone que los ciudadanos solo podrán salir de sus viviendas para determinados fines, como compras de primera necesidad, ir al médico, ayudar a terceras personas o pasear y hacer ejercicio al aire libre.

Las tiendas no esenciales, salvo supermercados y farmacias, así como restaurantes, gimnasios y todos los espacios de ocio quedarán cerrados durante el confinamiento.

Por ahora las escuelas están abiertas, pero se recomienda a los padres que dejen a sus hijos en casa si pueden y se insta a teletrabajar.

Las mascarillas serán de uso obligatorio en todos los espacios cerrados y se recomienda una tercera dosis de la vacuna a los cuatro meses de la primera.

Las medidas tomadas por el gobierno austriaco en estos días tuvieron un efecto positivo, ya que aumentó el número de personas que han pedido cita para vacunarse.

Críticas a los antivacunas

El político conservador criticó a las formaciones que se oponen a la vacunación, como el partido ultraderechista Partido de la Libertad (FPÖ), que cuenta con el 20 % de intención de voto, y definió su postura como "irresponsable" y "un atentado contra el sistema sanitario".

"Así que nos vemos abocados a una decisión muy difícil, la decisión de que debe comenzar rápidamente una vacunación obligatoria a nivel nacional", dijo Schallenberg.

Publicidad

Aquellos que no cumplan la normativa pueden enfrentarse a duras sanciones administrativas, aunque no se han precisado cuáles.

Alta Austria, bastión del FPÖ, que crítica las vacunas, tiene la tasa de infección más elevada del país y la de vacunación más baja. Junto a la vecina Salzburgo son las más afectadas de las nueve provincias de Austria. Ambas limitan con Alemania.

El jefe del gobierno austríaco se mostró seguro de la legalidad de la medida y recordó que en el pasado ya se aplicó una vacunación forzosa contra la viruela tras la Segunda Guerra Mundial.

Según el canciller, la decisión "no fue fácil de tomar" y será reevaluada dentro de diez días.

Schallenberg admitió que se está pidiendo "mucho" a las personas vacunadas debido a que "demasiada gente no está mostrando solidaridad”.

En Alemania se autorizó endurecer las medidas para combatir rebrote de covid

Aunque un número creciente de países impone un certificado de vacunación para algunos sectores, como el personal sanitario, muy pocos en el mundo exigen a toda su población adulta que se vacune.

Es el caso de dos Estados autoritarios de Asia central, Tayikistán y Turkmenistán, y del Vaticano. El territorio francés de Nueva Caledonia, en el Pacífico, que tiene una importante autonomía, también decidió que la vacunación sea obligatoria a partir de finales de diciembre.

"Dictadura"

El líder del ultraderechista FPÖ, Herbert Kickl, quien se encuentra en cuarentena tras una infección de covid, sostuvo en las redes sociales que con la vacunación obligatoria Austria se convertía en una "dictadura".

Publicidad

El líder ultra —que ha recomendado desparasitadores, ibuprofeno y vitamina C para protegerse de la covid— ha convocado una gran manifestación para mañana, sábado, para protestar contra las decisiones del gobierno.

Kilck ha dado positivo por coronavirus y no podrá participar en la manifestación.

La patronal ha calificado el nuevo confinamiento como "una catástrofe histórica" ya que los cierres supondrán enormes perdidas al darse a pocas semanas de la Navidad.

Los expertos calculan que las pérdidas para los comercios pueden ascender a mil millones de euros semanales. Otro sector muy afectado es el turismo, especialmente el de invierno, del que depende grandes regiones del país

En Viena, los artesanos que venden sus productos en los mercadillos navideños se preparaban para meter todo en cajas, apenas una semana después de la apertura.

"Es injusto que el 70% que sí se ha vacunado tenga que confinarse por culpa del 30% que no se ha vacunado", declaró Markus Horvarth. Molesto, este comerciante de joyas de madera, afirmó que no tiene muchas esperanzas de que el mercadillo reabra a mediados de diciembre y cree que el confinamiento será “prolongado".

"La mitad de mis ingresos los gano aquí", declaró, en otro puesto, Christian Edlmayr. "Esto será muy muy duro”.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad