Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Venezuela libera a dos estadounidenses tras conversaciones con EU

En un aparente gesto de buena voluntad de Nicolás Maduro a Joe Biden, el gobierno deja libres a un ex funcionario de Citgo y a un ciudadano cubanoestadounidense, de acuerdo con fuentes de Reuters.
mar 08 marzo 2022 11:19 PM
El presidente de venezuela da una conferencia de prensa.
Las reuniones del fin de semana se centraron también en la posibilidad de aliviar las sanciones petroleras de Estados Unidos al país sudamericano, un aliado cercano de Rusia.

Venezuela liberó el martes a por lo menos dos ciudadanos estadounidenses encarcelados, dijeron personas familiarizadas con el asunto, en un aparente gesto de buena voluntad hacia la administración del presidente Joe Biden luego de una visita a Caracas de una delegación de alto nivel de Washington.

Uno de los prisioneros liberados fue identificado como Gustavo Cárdenas, uno de los seis exejecutivos petroleros de Citgo arrestados en 2017 y condenados por cargos que el gobierno de Estados Unidos asegura que fueron fabricados, dijeron las fuentes. El otro excarcelado era un cubanoamericano, identificado como Jorge Alberto Fernández, detenido por cargos no relacionados, dijeron las fuentes.

Publicidad

Las reuniones del fin de semana se centraron no solo en el destino de los estadounidenses detenidos en Venezuela, sino también en la posibilidad de aliviar las sanciones petroleras de Estados Unidos al país sudamericano, un aliado cercano de Rusia, y así llenar el vacío de suministro una vez que Biden prohibió las importaciones de petróleo ruso en respuesta a la invasión de Moscú de Ucrania.

No hubo información inmediata sobre el paradero de los liberados, aunque se esperaba que fueran trasladados a Estados Unidos, sin demora. Washington ha buscado la liberación de al menos nueve hombres, incluidos los llamados "Citgo 6", dos exboinas verdes y un exinfante de marina.

La liberación de las dos personas podría establecer un tono más positivo para las conversaciones entre Estados Unidos y Venezuela, que han tenido relaciones hostiles a lo largo de las sucesivas administraciones estadounidenses.

La delegación estadounidense, la de más alto nivel en viajar a Venezuela en los últimos años, se reunió este domingo con los detenidos en una prisión venezolana. El enviado de rehenes de Estados Unidos, Roger Carstens, era parte del grupo y se cree que se quedó para finalizar la liberación.

La acción del martes siguió a las conversaciones en Caracas el sábado mientras la administración Biden buscaba formas de evitar el impacto del aumento de los precios de la gasolina en Estados Unidos provocado por la guerra del presidente ruso Vladimir Putin en Ucrania y los esfuerzos de Occidente para castigar a Moscú por ello.

 

Biden anunció el martes una prohibición de Estados Unidos sobre el petróleo ruso y otras fuentes de energía, intensificando una campaña de presión sobre Moscú. Tales medidas podrían aumentar aún más los precios de la gasolina para los consumidores estadounidenses, lo que agregaría nuevas presiones inflacionarias.

El compromiso con Maduro, un adversario de Estados Unidos desde hace mucho tiempo, también tenía como objetivo evaluar si Venezuela está preparada para distanciarse de Rusia.

Pero la administración de Biden enfrentó fuertes críticas en el Congreso en Washington por su acercamiento a Maduro, quien está bajo sanciones de Estados Unidos por abusos a los derechos humanos y represión política.

El senador Robert Menéndez, compañero demócrata de Biden y presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, instó a la Casa Blanca a no buscar un acuerdo con Venezuela.

Maduro "es un cáncer para nuestro hemisferio y no debemos insuflar nueva vida a su reinado de tortura y asesinato", dijo el senador en un comunicado.

Estados Unidos reconoció en 2019 al opositor Juan Guaidó como el líder legítimo del país tras la reelección de Maduro en 2018, que los gobiernos occidentales calificaron como una farsa.

Punto de fricción

Cárdenas fue uno de los seis ejecutivos de la estadounidense Citgo Petroleum, filial de la estatal venezolana PDVSA, detenidos durante un viaje de negocios a Caracas en 2017.

 

Un tribunal venezolano condenó en noviembre de 2020 a los hombres, acusados ​​de delitos que incluyen malversación de fondos, blanqueo de capitales y concierto para delinquir con penas de prisión que oscilan entre los ocho y los 13 años.

Los ejecutivos, cinco ciudadanos estadounidenses naturalizados y un residente permanente de los Estados Unidos, han recibido medidas de arresto domiciliario en los últimos años que han sido revocadas. Sus circunstancias a menudo parecen depender del estado de las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela.

Su detención ha sido un importante punto de conflicto entre Caracas y Washington, que ha exigido repetidamente su liberación y calificó su detención como ilegal.

Uno de los estadounidenses que también está detenido en Venezuela es Matthew Heath, un veterano de la Marina acusado de terrorismo y tráfico de armas. Heath negó los cargos. Funcionarios estadounidenses dijeron que Heath no fue enviado por Washington y acusaron a las autoridades venezolanas de retenerlo ilegalmente.

Los otros dos estadounidenses que aún están arrestados son exmiembros de las fuerzas especiales de Estados Unidos, Luke Denman y Airan Berry, quienes fueron aprehendidos en 2020 por una fallida incursión armada destinada a derrocar a Maduro.

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad