Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué pasará con Al Qaeda tras el asesinato de Zawahiri?

Estados Unidos dio muerte a Ayman al Zawahiri, el líder de al Qaeda, el pasado domingo en un ataque con dron en Kabul.
mié 03 agosto 2022 08:59 AM
Al Zawahiri líder de Al Qaeda asesinato
Al Zawahiri ha sido el portavoz e ideólogo más destacado de Al Qaeda. (Photo by IntelCenter / AFP)

Ayman Zawahiri fue ampliamente aceptado y respetado por las diferentes ramas regionales de Al Qaeda debido a su papel en la formación del grupo en la década de 1980. Pero el próximo líder podría tener problemas para ejercer tal autoridad, aseguran los expertos.

El supremo de Al Qaeda, Ayman Zawahiri, quien tomó las riendas del temido grupo armado después de que Estados Unidos liquidara a su jefe fundador Osama Bin Laden en 2011, corrió una suerte similar el domingo cuando un ataque con drones ordenado por el presidente Joe Biden. La operación consistió en un asalto con un dron en una casa ubicada en Kabul, la capital afgana, matando al líder de 71 años.

Publicidad

¿Quién era Ayman al Zawahiri?

Ayman al Zawahiri nació en El Cairo, la capital de Egipto, el 19 de junio de 1951. Su familia era de una clase media respetable, muchos de sus miembros médicos y académicos.

Su padre fue profesor de farmacología en la Universidad del Cairo, su abuelo fue gran imán de al-Azhar, el centro de enseñanza islámica sunita en Medio Oriente, y uno de sus tíos fue primer secretario general de la Liga Árabe.

Al Zawahiri se involucró en el islamismo político mientras todavía asistía a la escuela y fue arrestado a la edad de 15 años por ser miembro de la proscrita Hermandad Musulmana, la mayor y más antigua organización islámica en Egipto.

Sin embargo, sus actividades políticas no evitaron que se graduara de médico en 1974 y luego obtuviera una especialización en cirugía ocular cuatro años después.

Al principio continuó con la tradición familiar, desarrollando una clínica médica en un suburbio del Cairo, pero pronto se vio atraído a grupos islamistas radicales y en 1973 se unió a la recién fundada Yihad Islámica Egipcia, opuesta al gobierno secular de su país.

En 1981 fue arrestado con otros miembros de la organización acusados del asesinato del presidente Anwar Sadat durante un desfile militar.

Durante el juicio en masa, al Zawahiri emergió como el líder del grupo y fue filmado declarando ante el tribunal: "Somos musulmanes que creemos en nuestra religión. Nuestra intención es fundar un estado islámico y una sociedad islámica".

Aunque no se le vinculó con el asesinato de Sadat, cumplió una sentencia de tres años de cárcel por posesión ilegal de armas. Según sus colegas reclusos, Al Zawahiri fue regularmente torturado y golpeado durante ese período, una experiencia que supuestamente lo transformó en un extremista fanático y violento.

 

Tras ser puesto en libertad en 1985, se trasladó a Arabia Saudita. Poco después se dirigió a Pakistán y luego a la vecina Afganistán, donde estableció una facción de la Yihad Islámica Egipcia, mientras trabajó como médico en ese país durante la ocupación soviética.

Fue una figura central en una serie de ataques contra objetivos gubernamentales en Egipto y una campaña violenta para establecer un estado islámico en los 90 que cobró la vida de más de 1,200 egipcios.

Un tribunal militar en Egipto lo condenó a muerte como reo ausente.

Los expertos creen que después del asesinato de Zawahiri, que los medios estadounidenses afirmaron que tuvo lugar en el balcón de la casa de seguridad que Zawahiri solía frecuentar para tomar un poco de aire fresco, es probable que Al Qaeda enfrente una tarea difícil para seguir siendo relevante tanto en el frente local como en el global, especialmente porque el Daesh está robando su protagonismo en Afganistán y más allá.

“Al Qaeda perderá más poder y su relevancia global tras la muerte de Zawahiri, siendo más activa en otras áreas como Yemen, Siria y África. Daesh en Afganistán ahora es más poderoso que Al Qaeda”, dice Kamal Alam, analista militar y miembro principal no residente del Atlantic Council.

“Al Qaeda en sí misma es una sombra de lo que solía ser en la región. Zawahiri ha sido irrelevante tácticamente hablando y no una amenaza más allá del simbolismo de sus cintas de audio y video”, le dice Alam a TRT World , refiriéndose a la disminución de la influencia del líder de Al Qaeda sobre las redes radicales.

 

Si bien la influencia de Zawahiri disminuyó en los últimos años, se ganó el respeto de casi todas las ramas de Al Qaeda. Por lo tanto, dicen los analistas, será difícil para el futuro líder de Al Qaeda ocupar el lugar de Zawahiri y es probable que el nuevo comandante en jefe enfrente un problema de “credibilidad” a la luz de la creciente descentralización del grupo, dice Jerome Drevon, analista principal de grupos militantes como Al Qaeda en International Crisis Group, un grupo de expertos estadounidense.

Obaidullah Baheer, analista político afgano y profesor de la Universidad Americana de Kabul, también cree que perder a Zawahiri podría aumentar las tensiones dentro de Al Qaeda.

“En ausencia de un claro sucesor de Zawahiri, habrá tensiones internas dentro del grupo con respecto a la ascensión. Es difícil evaluar si una escisión de Al Qaeda representará una amenaza mayor o menor para la seguridad internacional”, dijo Baheer a TRT World .

¿Quién será el sucesor de Zawahiri?

“Al igual que sucedió cuando mataron a Bin Laden, Al Qaeda tendrá que realizar consultas internas antes de nombrar un nuevo líder. Hay reglas internas sobre sucesiones, pero no deberíamos dar por sentado ningún nombre”, dijo Jerome Drevon.

Para los posibles candidatos al próximo líder de Al Qaeda, Drevon se refiere a un informe reciente de la ONU, que sugirió a varios miembros destacados como Sayf al Adl, un egipcio como Zawahiri y Abd al Rahman al Maghrebi, el yerno de Zawahiri, ambos ubicados en Irán, además de los líderes de JNIM en el Sahel y Al Shabab en Somalia.

1-FBI-Abd al Rahman al Maghrebi.jpg
Una foto de Abd al Rahman al Maghrebi, un marroquí y yerno de Ayman Zawahiri, quien es un fuerte candidato para suceder a su suegro en el liderazgo de Al Qaeda, según los expertos. FBI

“Todos los nombres son problemáticos para Al Qaeda. Estar en Irán plantea dudas sobre su capacidad para tomar decisiones de forma independiente”, observa Drevon, refiriéndose al hecho de que Al Qaeda es una organización dominada por los suníes, mientras que Irán es un país de mayoría chiíta.

 

Al Qaeda ya ha tenido un plan de sucesión para el período posterior a Zawahiri, dice Iftikhar Firdous, un destacado periodista de investigación pakistaní que se enfoca en Afganistán y los grupos militantes.

“Hay una lista de posibles sucesores con diferentes ramas que proponen nombres. La sucesión está bien preparada, por lo que en una o dos semanas podríamos tener los anuncios oficiales”, dijo Firdous a TRT World. Al igual que Drevon, Firdous también nombra a Al Adl y Al Maghrebi como posibles sucesores de Zawahiri.

Si bien Al Adl es “un gran estratega” y “experimentado”, muchos podrían “cuestionar la integridad de su liderazgo” porque sigue viviendo bajo la vigilancia del gobierno iraní, según Firdous. Al Maghrebi, el otro fuerte candidato para el liderazgo, es “un hábil táctico”, dice Firdous, siendo el editor de As Sahab, el ala oficial de medios del liderazgo central de Al Qaeda con base en Pakistán y Afganistán.

Por qué importa el nuevo liderazgo

Las conexiones de ambos candidatos con Irán podrían jugar un papel crucial para determinar la estrategia futura del grupo porque los líderes tienen una opinión clara sobre las decisiones políticas de Al Qaeda. Muchos expertos creen que las ramas regionales de Al Qaeda plantearán serias objeciones a una estrategia alineada con los intereses iraníes.

“Si el líder prefiere operaciones externas, podríamos ver un regreso a la estrategia Far Enemy de los viejos tiempos; por el contrario, si el líder mantiene la estrategia de Zawahiri, Al Qaeda mantendrá un perfil bajo y se concentrará en reconstruir su red en áreas críticas como Siria”, dice Firdous.

“Pero en general, el centro de Al Qaeda está en Afganistán, y con los talibanes, su libertad de movimiento es limitada cuando se trata de planificar ataques”, agregó. Como resultado, matar a Zawahiri podría impulsar al grupo militante a elegir un sucesor de línea dura con ambiciones globales.

Ibrahim Moiz, un analista político sobre los talibanes y Afganistán , cree que la importancia de Zawahiri disminuyó en gran medida porque la importancia de su organización disminuyó. "Era más una marca para varios grupos 'de ideas afines' pero en gran parte autónomos y muy variables en, por ejemplo, Somalia, Malí, Pakistán, Yemen, Siria, etc., la mayoría de los cuales no eran muy significativos en esos países", Moiz. le dice a TRT World.

Después del asesinato de Zawahiri, tanto EU como los talibanes se acusaron mutuamente de violar el acuerdo de Doha . Los talibanes dijeron que los estadounidenses violaron el acuerdo al realizar una operación armada en suelo afgano. Washington dijo que los talibanes no cumplieron con el acuerdo y continuaron albergando a los líderes de Al Qaeda en Afganistán.

Publicidad
Publicidad