Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Donald Trump y la justicia: estas son las investigaciones en su contra

El expresidente de Estados Unidos enfrenta varios procesos judiciales relacionados con las elecciones de 2020, la toma del Capitolio del 6 de enero y sus actividades empresariales.
mar 09 agosto 2022 03:53 PM
fbi-allana-casa-donald-trump-florida.jpg
La investigación es una de las varias que se han centrado en Trump desde que dejó el cargo, semanas después de que sus partidarios asaltaran el Capitolio el 6 de enero de 2021.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que el lunes que su residencia en Florida estaba siendo allanada por agentes del FBI en lo calificó como un acto de “mala conducta procesal”.

"Estos son tiempos oscuros para nuestra Nación, ya que mi hermosa casa, Mar-A-Lago en Palm Beach, Florida, está actualmente sitiada, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI", dijo en un comunicado publicado en su red social Truth.

Publicidad

Imágenes áreas mostraron autos policiales fuera de la propiedad. Simpatizantes del exgobernante también se congregaron en el sitio ondeando afiches y banderas de Estados Unidos con el rostro de Trump.

Eric Trump, uno de los hijos adultos de Trump, dijo el lunes a Fox News que el registro apuntaba a cajas de documentos que su padre trajo de la Casa Blanca.

Una fuente familiarizada con el asunto confirmó a la agencia Reuters que la redada parecía estar vinculada al retiro de registros clasificados de la Casa Blanca por parte de Trump.

¿De qué se investiga a Donald Trump?

La investigación es una de las varias que se han centrado en Trump desde que dejó el cargo, semanas después de que sus partidarios asaltaran el Capitolio el 6 de enero de 2021, en un intento infructuoso de anular su derrota electoral. Trump sigue afirmando falsamente que las elecciones fueron robadas mediante un fraude electoral generalizado.

Esto es lo que sabemos sobre las indagatorias que siguen al expresidente, quien ha manifestado en varias ocasiones su deseo de volver a la Casa Blanca en las Elecciones de 2024.

Documentos oficiales en Mar-a-Lago

Los Archivos Nacionales dijeron en febrero que habían recuperado 15 cajas de documentos de la propiedad de Trump en Florida. Según el diario The Washington Post, había textos altamente clasificados que Trump se llevó de Washington tras su derrota en las elecciones de 2020.

 

Los documentos y recuerdos —que también incluían correspondencia del expresidente Barack Obama— deberían haber sido entregados por ley al final de la presidencia de Trump, pero en cambio acabaron en su complejo de Mar-a-Lago.

Donald Trump alentó un intento de golpe de Estado.

La recuperación de las cajas suscitó dudas sobre el cumplimiento por parte de Trump de las leyes sobre registros presidenciales promulgadas tras el escándalo Watergate de los años 70, que exigen a presidentes preservar los registros relacionados con la actividad de su administración.

Los Archivos Nacionales solicitaron entonces que el Departamento de Justicia abriera una investigación sobre las prácticas de Trump.

El personal de la Casa Blanca también descubrió regularmente fajos de papel que atascaban los inodoros, lo que les llevó a creer que Trump trató de deshacerse de ciertos documentos, según un libro de próxima publicación de Maggie Haberman, periodista del New York Times.

Aunque esta investigación no pueda tener consecuencias legales, sí puede tener consecuencias políticas para el expresidente. Durante la campaña de 2016, usó como un arma política las acusaciones contra su rival demócrata, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, por usar su correo personal para asuntos oficiales mientras ocupo ese cargo, entre 2009 y 2013.

Este caso terminó con revelaciones bastante dañinas para la campaña de la candidata demócrata justo adías antes de la elección presidencial de 2016, que perdió a manos de Trump.

 

Las investigaciones sobre la toma del Capitolio del 6 de enero de 2021

Durante semanas, Washington ha estado pendiente de las audiencias en el Congreso sobre el ataque al Capitolio el 6 de enero por una turba de partidarios de Trump y sus intentos de anular las elecciones.

Los responsables del ataque del 6 de enero de 2021 deberán "responder ante la ley", añadió al comienzo de la última audiencia pública.

El expresidente Donald Trump "abrió imprudentemente un camino de anarquía y corrupción" durante el asalto al Capitolio de Estados Unidos el año pasado, acusó el 21 de julio el jefe de un comité del Congreso que investiga el ataque, Bennie Thompson.

Los miembros del comité reclaman al expresidente haber seguido durante tres horas la violencia de sus seguidores sin reaccionar, "violando su deber de comandante en jefe".

Los manifestantes pretendían impedir que se certificara la victoria del rival demócrata de Trump, Joe Biden, en las elecciones presidenciales de 2020.

El Departamento de Justicia estadounidense también está investigando el ataque. Pero el fiscal general Merrick Garland aún no ha señalado a ningún culpable.

"Tenemos que hacer rendir cuentas a todas las personas que sean penalmente responsables de intentar anular unas elecciones legítimas", dijo recientemente, subrayando que "ninguna persona está por encima de la ley”.

 

Se esperan más apariciones en el gran jurado y más citaciones, hay que seguir con atención cercano al expresidente cooperará con las autoridades federales.

Su intromisión en las elecciones en Georgia

Los esfuerzos por anular los resultados de las elecciones de 2020 también están siendo investigados en el estado de Georgia.

La fiscal de distrito del condado de Fulton, Fani Willis, formó un gran jurado especial e investigadores entrevistaron a decenas de testigos.

Trump presionó al secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, para que “encontrara” suficientes votos para revertir la victoria de Biden. También llamó a la principal investigadora electoral del estado de Georgia y la instó a identificar irregularidades en la votación del estado, y se comunicó con el gobernador Brian Kemp y el fiscal general del estado Chris Carr, ambos republicanos.

Los fiscales están examinando las llamadas de Trump, así como el testimonio que los aliados de Trump dieron a los legisladores del estado de Georgia en diciembre de 2020, y el plan para certificar una lista de falsos electores del estado para impugnar los resultados de las elecciones.

Trump se ha defendido, en enero alegando "mala conducta de la Fiscalía" en un mitin en Texas, en el que convocó a protestar contra "fiscales radicales, crueles y racistas", lo que llevó a Willis a solicitar escolta de seguridad reforzada del FBI.

Las investigaciones de la Organización Trump

Las autoridades del estado de Nueva York han estado investigando las prácticas comerciales de la Organización Trump, incluso si el grupo engañó a prestamistas y autoridades fiscales sobre los valores de sus propiedades inmobiliarias.

Sin embargo, en marzo, el fiscal que dirigía una investigación sobre las finanzas del expresidente renunció debido a la decisión del nuevo fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, de no seguir adelante con el proceso contra Trump.

La investigación ahondó en determinar si Trump sobrevaloró de manera fraudulenta múltiples activos para garantizar préstamos y luego los subvaloró para minimizar los impuestos.

Fue lanzada por el predecesor de Bragg, Cyrus Vance, y Bragg se hizo cargo del caso cuando asumió en enero.

El fiscal Mark Pomerantz sostuvo que Trump es "culpable de numerosos delitos graves", según su carta de renuncia publicada por el diario The New York Times.

La fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, también está impulsando una investigación civil sobre las prácticas del conglomerado de la familia Trump en materia de valoración de propiedades y declaraciones fiscales.

¿Qué buscaba el FBI?

El allanamiento y búsqueda de documentos por parte del FBI el lunes en la residencia de Trump en Florida estuvo relacionada con el posible mal manejo de documentos clasificados que se habían enviado a Mar-a-Lago después de que dejó la Casa Blanca en enero de 2021.

Las autoridades del Departamento de Justicia se negaron a proporcionar una razón para el movimiento sin precedentes contra un expresidente.

La recuperación de las cajas generó dudas sobre la adhesión de Trump a las leyes de registros presidenciales promulgadas después del escándalo Watergate de la década de 1970 que exigen que los ocupantes de la Oficina Oval conserven los registros.

Trump calificó la búsqueda como "una mala conducta procesal" y un ataque "un ataque de los demócratas de la izquierda radical que desesperadamente no quieren que me postule a la presidencia en 2024".

Donald Trump rumbo al 2024

Las acciones del FBI del lunes han dejado bien posicionado a Trump, permitiéndole afirmar que es una víctima de las fuerzas institucionales que intentan destruirlo. El relato volvió a hacer que los republicanos se unan en torno a él en un momento en el que su ascendencia en el partido parecía perder fuerza.

"No hay montaña que no podamos escalar, no hay cumbre que no podamos alcanzar, no hay desafío que no podamos afrontar", dijo Trump en el video, que incluyó una extensa crítica al gobierno demócrata del presidente Joe Biden. "No nos doblegaremos, no cederemos”.

Al anuncio le siguieron llamados para recaudar fondos para el partido en los que se destacaba la redada.

Trump, de 76 años, es un candidato viable para 2024 tras superar dos procesos de juicio político y a una investigación a gran escala sobre sus vínculos con Rusia mientras era presidente.

La redada fue denunciada por un grupo de congresistas, gobernadores y candidatos republicanos a las elecciones legislativas de noviembre, quienes también sostuvieron que el Departamento de Justicia de Estados Unidos actuó con motivaciones políticas.

Alyssa Farah Griffin, una exasesora de alto rango de Trump en la Casa Blanca, dijo el martes a CNN que si el resultado de la redada resulta ser decepcionante para el público, la indignación entre los votantes republicanos podría ayudar a Trump a asegurar la nominación de su partido.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, calificó la redada como "otra escalada de las agencias federales contra los oponentes políticos (al gobierno)”.

DeSantis es visto como un potencial rival de Trump para la primaria presidencial republicana de 2024, pero también afronta su reelección como gobernador este año y confía en el respaldo de los incondicionales de Trump para lograrlo.

Algunos demócratas se preocuparon abiertamente por las consecuencias políticas. Andrew Cuomo, exgobernador de Nueva York, pidió que el Departamento de Justicia explique inmediatamente los motivos de la redada.

"Debe ser algo más que una búsqueda de archivos intrascendentes o se verá como una táctica política", tuiteó Cuomo, que dimitió como gobernador hace un año después de que múltiples mujeres lo acusaron de avances sexuales no deseados, algo que él negó.

Con información de AFP y Reuters

Publicidad
Publicidad