Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La elección del presidente de la COP28 genera polémica entre activistas

El jefe de la empresa nacional petrolera de Emiratos Árabes Unidos fue nombrado para dirigir la cumbre climática, que se celebrará en Abu Dabi entre noviembre y diciembre.
mié 25 enero 2023 02:34 PM
Pozo de petróleo al atardecer en el desierto en la ilustración vectorial de fondo de Abu-Dhabi. Silueta de bomba de petróleo.
Será la primera vez que el presidente de una empresa dirija los trabajos de la COP, que este año se celebrará en Dubái, entre noviembre y diciembre.

El nombramiento del jefe de la compañía petrolera de Emiratos Árabes Unidos como presidente de la conferencia anual de la ONU sobre el clima lo que ha suscitado críticas de los defensores del medio ambiente.

El ministro de Industria de Emiratos, presidente del gigante petrolero ADNOC (Abu Dhabi National Oil Company) y enviado especial para el cambio climático, Sultan Ahmed al Jaber, es el "presidente designado para la 28ª Conferencia de las Partes (COP28)” que se celebrará entre noviembre y diciembre de 2023.

Publicidad

Será la primera vez que el presidente de una empresa dirija los trabajos de la COP, que este año se celebrará en Dubái, entre noviembre y diciembre.

"Aportaremos un enfoque pragmático, realista y orientado a la búsqueda de soluciones", declaró Sultan Ahmed al Jaber tras su designación. "La acción climática representa una enorme oportunidad económica de inversión en un crecimiento sostenible. La financiación es la clave", añadió el directivo.

El sábado, Al Jaber llamó a "centrarse" en la reducción de las emisiones de CO2 sin atacar el "progreso", es decir, la industria energética.

"Nos encontramos en un punto de inflexión histórico. El crecimiento con menos emisiones de CO2 es el futuro", declaró Sultan Al Jaber, también ministro de Industria de su país. "Estamos trabajando con la industria energética para acelerar la descarbonización mediante la reducción del metano y el desarrollo del hidrógeno", añadió en un foro sobre energía celebrado en Abu Dabi, la capital de Emiratos.

"Sigamos centrándonos en frenar las emisiones, no el progreso", añadió.

Piden el cese del presidente de la COP28

El sultan Ahmed al Jaber dirige la compañía petrolera nacional de Emiratos desde 2016, y también Masdar, la empresa de energías renovables del país.

Su doble función le ha valido críticas de los ambientalistas.

"El nombramiento de Sultan Ahmed al Jaber en la presidencia de la COP28, siendo presidente de la empresa petrolera nacional de Abu Dabi, supone un conflicto de intereses escandaloso", comentó Harjeet Singh, de la organización Climate Action Network International.

 

"La amenaza constante de los lobistas de los combustibles fósiles en las negociaciones climáticas de la ONU ha debilitado siempre los resultados de las conferencias sobre el clima. Esta situación alcanza ahora un nivel peligroso y sin precedentes", añadió.

Este miércoles, 450 organizaciones de la sociedad civil han pedido al secretario general de la ONU, António Guterres, el cese del sultán Al Jaber como presidente de la COP28 por su vinculación a la industria petrolera, considerada máxima responsable de la aceleración del cambio climático.

En una carta remitida a Guterres, las 450 organizaciones denuncian que el hecho de que Al Jaber desempeñe este cargo representa "una amenaza a la legitimidad y la eficacia de la COP28".

"Si tenemos alguna esperanza de abordar la crisis climática, las COP no deben tener ninguna influencia de la industria de los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón)", añade la misiva, en la que advierten de que ADNOC cuenta con uno de los planes más ambiciosos del mundo para la expansión de su negocio petrolero y gasista.

"Sus planes son incompatibles con las declaraciones de la Agencia Internacional de la Energía, que deja claro que no puede haber nuevas explotaciones de petróleo y gas si realmente se quiere limitar el aumento de la temperatura global a 1.5°C”, añade al carta.

En ella, critican también que Emiratos Árabes Unidos no destacan por "tomarse en serio" la necesidad de dejar de utilizar y producir combustibles fósiles para limitar el calentamiento del planeta, si no que, más bien, antes de ser parte de la solución son uno de los mayores causantes de la crisis climática.

 

El poder del cabildeo

Los firmantes critican que el nombramiento de Al Jaber fuera celebrado desde Estados Unidos, la Unión Europea e, incluso, la ONU, y subrayan que su elección refleja la gran influencia que siguen teniendo los grandes contaminadores sobre la política climática.

"Además, apunta a un problema más profundo: los intereses de los combustibles fósiles han invadido la CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático) y amenazan su legitimidad”.

En su opinión, ninguna COP supervisada por un ejecutivo de una compañía de combustibles fósiles puede considerarse legítima y no puede seguir habiendo "grandes contaminadores escribiendo las reglas", según recoge la carga, abierta a nuevas suscripciones.

Por ello, urgen a la CMNUCC a que establezca un Marco de Rendición de Cuentas que incluya una política que termine con el conflicto de intereses de una vez por todas, así como que ninguno de los grandes contaminadores financie la acción climática.

Los cabilderos del petróleo y el gas fueron numerosos en la COP27 organizada el pasado noviembre en Egipto, y de hecho fueron un 25% más que en la cita anterior en Glasgow, según asociaciones ambientalistas.

El mayor contingente de lobistas eran precisamente los emiratíes, seguidos de los rusos.

La COP27 de Egipto permitió adoptar una resolución que dispone la creación de un fondo para cubrir los daños y pérdidas sufridos por los países más vulnerables al cambio climático, e históricamente menos responsables del mismo.

Sin embargo la COP27 no fijó objetivos más ambiciosos en cuanto a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Igualmente no se fijó un objetivo de salida de los combustibles fósiles.

Emiratos Árabes Unidos, uno de los mayores exportadores de petróleo del mundo, aboga por una salida progresiva de los hidrocarburos y se ha comprometido a alcanzar la neutralidad carbono en 2050.

El país ha tenido un crecimiento económico fulgurante desde los años 1970, gracias al petróleo, pero su economía se ha ido diversificando poco a poco.

El cambio climático es una cuestión sensible en los países del Golfo, donde las temperaturas suelen rozar los 50 grados en verano.

Con información de AFP y EFE

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad