Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN. Hagamos de 2018 un buen año para decir: “¡Yo soy México!”

El próximo presidente deberá contar con profundo amor por México, ganas de servir, honestidad y congruencia, opina Juan Francisco Torres Landa.
jue 21 diciembre 2017 09:00 AM

Nota del editor: Juan Francisco Torres Landa es socio director de Hogan Lovells México. Síguelo en Twitter en @JuanFTorresLand y @HoganLovellsMX . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – Dicen que no hay plazo que no se venza, ni fecha que no se cumpla. 2018 está llamando a la puerta y lo más común es que cada uno de nosotros comience a reflexionar sobre lo que hizo y aquello que faltó concluir.

En ese sentido podemos decir que 2017 fue, sin duda, un año controversial. Iniciamos con las inquietudes por la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, nuestro socio comercial más importante. Pasamos por la incertidumbre dado el arranque de la renegociación del TLCAN y todas sus implicaciones en la economía de nuestro país. Dos movimientos telúricos sacudieron el suelo mexicano, pero también nuestras conciencias, animándonos a actuar para lograr importantes cambios como sociedad.

OPINIÓN: Planear para construir mejor y dejar de vivir en la inmediatez

En fin, ante un año de cambios y obstáculos es inevitable reflexionar sobre lo acontecido, pero también considero importante ver hacia el futuro y prepararnos mejor para afrontar los retos que vienen. Por ello, a continuación, enlisto los temas más relevantes que debemos tener en la mira ahora que se aproxima el inicio de 2018:

El futuro del TLCAN…

Publicidad

Después de cinco rondas de negociaciones seguimos con incertidumbre respecto del destino final de este Tratado. Aunque todavía hay lagunas, no podemos dejar de lado la posibilidad de que los negociadores de Estados Unidos presenten el aviso de terminación que marca el artículo 2205 del Tratado, es decir, la salida de este país efectiva seis meses después.

OPINIÓN: TLCAN, la tormenta perfecta que se avecina

No obstante, no hay que olvidar que tenemos acuerdos comerciales con otros países y en ese sentido, debemos prepararnos con un plan B que nos permita sabernos con escenarios comerciales distintos. En todo caso nuestra visión debe ser la de buscar mantener la apertura de relaciones comerciales con socios en muchas latitudes. Optar por un proteccionismo estéril no debe siquiera ser considerado.

Repercusión de la Política Fiscal estadounidense

Tras la nueva propuesta que el Congreso de los Estados Unidos aprobó para implementar la reforma fiscal que les permita reducir el ISR corporativo (de un 35% a un 21%); que no se pague impuestos por los dividendos o utilidades que provengan del extranjero, de manera que sólo se graven las ganancias obtenidas en Estados Unidos, con una tasa reducida y las obtenidas en el extranjero sólo se graven en el territorio en donde se generen; lo anterior ha puesto a temblar la situación estratégica de nuestro país, puesto que, de aprobarse esta reforma, México perderá parte del atractivo de inversión que lo caracteriza ante la competencia que generarán las nuevas condiciones prevalecientes en el vecino del norte.

Lee: Estados Unidos aprueba su mayor recorte de impuestos en décadas

Las autoridades mexicanas deberán redoblar esfuerzos para resolver dicha desventaja, por lo que no sería mala idea que estas mismas personalidades comenzarán a prever y con ello indagar y diseñar medidas que permitan contrarrestar las repercusiones adversas. Entrar a un diseño de una verdadera reforma fiscal de nueva generación en que se prioricen tasas impositivas menores, homologar IVA (sin exenciones o tasas cero), y facilitar la administración y pago de impuestos, parecen ser ingredientes insalvables.

null

Un México sin corrupción

El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) surgió en medio del reclamo ciudadano, debido a la necesidad de establecer un nuevo régimen y cuerpo normativo que previniera, evitara y sancionara el insaciable apetito que demostraron servidores públicos de todos los niveles para hacerse de beneficios patrimoniales a cargo del erario y en detrimento de los mejores intereses de la nación.

OPINIÓN: Un compromiso nuevo contra la corrupción

Hoy, después de cinco meses, sigue habiendo temas pendientes como: la vacante para Fiscal Anticorrupción, ya que el Senado no ha resuelto cómo se elegirá a importante figura. También está pendiente la designación de los Magistrados especializados en delitos de corrupción; así como la dictaminación de la Ley General de Archivos. Por otra parte, de acuerdo con Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, muy pocas entidades federativas han armonizado completamente sus leyes en materia de anticorrupción.

ESPECIAL: 500 empresas contra la corrupción

Entre los próximos pasos a seguir, reconocemos la necesidad de encontrar aquellas personalidades que actualmente hacen falta para que el Sistema entre verdaderamente en acción y así, México pueda transitar en un ambiente de real transparencia.

Presidenciables 2018: ¿Qué sigue?

Tomando como referencia la idea de cerrar ciclos y reflexionar sobre aquellas áreas de oportunidad que nos ayudarán a evitar repetir los mismos errores del pasado, durante este apartado, más allá de hacer especulaciones y predicciones sobre el ¿quién? o el ¿qué?, me gustaría aprovechar para centrarme en el ¿cómo?, es decir, ¿cómo deberá actuar quien ostente el poder en 2018?

OPINIÓN: Las candidaturas que nos eligen

Sin dudarlo, tengo que decir que el nuevo presidente deberá contar con profundo amor por México, ganas de servir, honestidad y congruencia; valores que, espero, lo hayan acompañado no sólo durante su campaña electoral, sino durante toda su vida, así será más auténtico y podrá mantenerlos con él para sacar al país del bache de corrupción e impunidad en el que se encuentra inmerso. ¿Será mucho pedir?

Así es como vemos el 2018, un año de retos, pero sobre todo de oportunidades para retomar el rumbo del país, demostremos que tenemos el coraje necesario para ser una gran nación y poder decir con orgullo: “Yo soy México”.

Publicidad
Publicidad