Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: El 'tierno' olor del talco no oculta un sistema de detención cruel

El objetivo de los 'trumpianos' es ocultar el horror de lo que hacen con una terminología que huele a talco de bebé, opina John McWhorter.

Nota del editor: John McWhorter da clases de Lingüística, Estudios Estadounidenses, Filosofía e Historia de la Música en la Universidad de Columbia. Escribió el libro Words on the Move. Síguelo en Twitter como @JohnHMcWhorter . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) —Sabes que Estados Unidos está en manos de una banda de idiotas cuando no solo intentan usar el idioma de forma 'orwellianamente' nefasta, sino que ni eso pueden hacer bien.

OPINIÓN: Proteger a niños refugiados, una prueba a nuestra humanidad

Me refiero a la idea de que albergan a los niños a los que separan abrupta e indefinidamente de sus padres, en la frontera entre Estados Unidos y México, en sitios llamados "centros para la tierna edad" . El propósito de ese lenguaje es ocultar la detención cruel de estos niños desconcertados en complejos de internamiento. La intención es penalizar a sus padres por intentar entrar a Estados Unidos, ilegalmente en algunos casos.

nullLos motivos del gobierno de Trump para recurrir a los eufemismos difícilmente son un misterio. El horror moral de arrancar a niños pequeños de sus padres impotentes es tan evidente y escalofriante que nos conmueve a todos, sin importar nuestra filiación política o nuestro temperamento.

OPINIÓN: La política fronteriza de Trump, su política de contragolpe

Publicidad

Salvo los subalternos o los defensores literarios de Trump, son muy pocos los que al parecer no pueden ponerse en los zapatos de los niños o los padres sujetos a estos abusos tan crueles. Ellos ahora destacan por fríos y cínicos a un grado casi desconcertante (que ya es mucho decir en vista de la amoralidad que los 'trumpianos' han mostrado hasta ahora). El miércoles 20 de junio, Trump firmó un decreto que según él, "es sobre mantener unidas a las familias", pero no está claro qué contendrá.

Históricamente, los eufemismos han sido una forma pragmática de darle la vuelta a las asociaciones negativas de una política con la intención de hacer el bien mientras cambian la forma de pensar. En la década de 1930, pese a la oposición casi despiadada a dar ayuda económica hasta a las viudas, la frase "Asistencia a Familias con Niños Dependientes" fue ingeniosa porque dejó a un lado el aspecto financiero del asunto con el término general "asistencia", por ejemplo.

OPINIÓN: Política inmigratoria de EU, cruel y mala para la economía

Esta frase requirió cambios constantes porque la oposición a lo que para muchos es simplemente "asistencia social" permeó la vieja frase y la transformó casi en una calumnia. "Ayuda para el hogar" y "asistencia social" fueron los primeros reemplazos y hoy los sustituye "apoyo en efectivo", término que seguramente habrá que renovar dentro de poco.

nullEn este ejemplo, el eufemismo sirvió para lo que muchas personas considerarían un propósito noble: que el pueblo en general aceptara mejor la asistencia social. La gente tiene reparos a la asistencia social principalmente por su alcance y su administración: para la mayoría, el Estados Unidos en el que no había ninguna asistencia gubernamental parece retrógrada y severo.

OPINIÓN: Alto a las campañas y al Mundial, hay que atender la crisis con EU

Esta clase de eufemismo se vuelve más siniestro cuando se aplica a cosas horribles. Pensemos por ejemplo en el uso descaradamente manipulador del lenguaje en la novela 1984, que George Orwell publicó en 1949, y en las observaciones de Orwell en el ensayo La política y el idioma inglés de 1946 : "En nuestro tiempo, el discurso y la redacción política son en gran medida la defensa de lo indefendible", en la cual "si hay una brecha entre los objetivos reales y los objetivos declarados de uno, se recurre casi instintivamente a palabras largas y frases trilladas".

Así, términos como "tierna edad" —"tierno" usualmente se relaciona con el romance o con el cuidado de los niños, además de que es una palabra sutilmente valiosa, antigua— nos distancian un poco de aquello de lo que se habla.

OPINIÓN: Niño aterrorizado de 9 años simboliza la política de Trump

El objetivo de los 'trumpianos' es ocultar el horror de lo que hacen con una terminología que huele a talco de bebé. Pero aquí es en donde enfrentamos la obstinación apabullante de este presidente y de cualquiera que esté a su servicio.

nullAquí, el pecado es triple. Para empezar, que la gente que supuestamente tiene una cualidad humana conocida como conciencia permita esta política. En segundo lugar, que intenten cubrir con un eufemismo lo que están haciendo. Esto hace pensar en cuando llamaron "renovación urbana" al arrasamiento de comunidades pobres y a la dispersión de sus habitantes para construir carreteras y centros comerciales. Y en tercer lugar tenemos que aunque usualmente pasa al menos una generación para que sea necesario cambiar los eufemismos, hemos visto que la frase "centro de atención para la tierna edad" se ha vuelto un chiste de mal gusto en unos cuantos días.

OPINIÓN: El atronador silencio de Ivanka Trump sobre la separación de familias

Este es un gobierno nefasto e inepto, que combina la falta de compasión con la torpeza. La realidad supera a la ficción: este gobierno, fuente de un término que parece sacado directamente de 1984 ("hechos alternativos" ), quedó enterrado en el ridículo a unas horas de que Kellyanne Conway lo pronunciara.

Es probable que haya algo bueno en todo esto. Muchos temen que el gobierno de Trump está haciendo mal uso del idioma con el fin de engañar sutilmente al pueblo estadounidense para que acepten su agenda punitiva y autoritaria.

OPINIÓN: Cuando Donald Trump fue separado de su familia

Sin embargo, parece que este gobierno es tan torpe con el idioma —desde los "hechos alternativos" hasta las circulares llenas de errores tipográficos, el brevísimo discurso de toma de posesión y los "centros para la tierna edad"— que carece de la capacidad retórica para engañar. Los niños de 12 años pueden ser una pesadilla, pero usualmente llega un punto en el que ya no pueden salirse con la suya.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad