Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: El hombre que intentó detener los ataques del 11-S

Durante dos décadas Michael Sheehan trabajó en altos cargos dentro del Departamento de Estado, el Pentágono, las Naciones Unidas y el Departamento de Policía de Nueva York, menciona Peter Bergen.
lun 06 agosto 2018 01:20 PM

Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional para CNN, vicepresidente de New America, profesor de práctica en la Arizona State University, presidente de Global Special Operations Foundation y autor de cinco libros sobre terrorismo.

(CNN) - En un momento en que nuestra vida pública está llena de acritud y poco se habla sobre el bien común y los méritos del servicio, la vida de Michael Sheehan nos recuerda estas virtudes.

Es difícil pensar en un servidor público que, como Sheehan, haya luchado contra Al Qaeda y otros grupos yihadistas por tanto tiempo y tan tenazmente.

En el curso de las últimas dos décadas, Sheehan trabajó en altos cargos de seguridad nacional en el Departamento de Estado, el Pentágono, las Naciones Unidas, el Departamento de Policía de Nueva York y en West Point.

OPINIÓN: El problema de Gran Bretaña con el terrorismo durará una generación

Sheehan murió el 30 de julio pasado a los 63 años, después de muchos años de padecer mieloma múltiple.

Publicidad

En diciembre de 1998, pocos meses después de que Al Qaeda perpetró atentados suicidas en dos embajadas de Estados Unidos en África, matando a más de 200 personas, Sheehan fue elegido para coordinar el contraterrorismo en el Departamento de Estado. (Fue durante este período que llegué a conocer y admirar a Sheehan).

Su trabajo como embajador de la lucha antiterrorista lo puso en el centro de la guerra contra Al Qaeda. En ese tiempo los talibanes protegían a Osama bin Laden en Afganistán. Sheehan recibió amplia libertad por parte de su jefa, la secretaria de Estado Madeleine Albright, para enfrentarlos.

Lee: Las muertes por terrorismo disminuyeron por segundo año consecutivo

Sheehan, un exoficial de las Fuerzas Especiales, intenso, directo y fibroso, conocido universalmente como “Mike”, envió un contundente cable a los líderes talibanes que decía que "se les imputaría plenamente la responsabilidad" por otro ataque de Al Qaeda.

A principios de 2000, Sheehan sostuvo una llamada telefónica de 45 minutos con el ministro talibán de asuntos exteriores, Wakil Muttawakil, durante la cual leyó una declaración inequívoca: "Haremos responsables al liderazgo talibán de cualquier ataque contra los intereses estadounidenses cometido por Al Qaeda o cualquiera de sus grupos afiliados".

Sheehan luego recordaría que Muttawakil "repasó su larga lista de puntos de discusión, que yo ya había escuchado antes. El primer punto era: ‘tenemos a Bin Laden bajo control. No hará nada’".

OPINIÓN: El terrorismo en la era de la polarización

Sheehan le respondió al ministro talibán de asuntos exteriores con una historia para ilustrar la posición estadounidense: "si somos vecinos en una calle y tienes a Bin Laden en tu sótano, y luego en la noche él sale y prende fuego a las otras casas en la cuadra y luego regresa a tu sótano, tú eres responsable ahora porque estás dándole refugio a ese tipo".

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 esta fue la doctrina que usaría la administración Bush cuando lanzó una guerra contra los talibanes por darle cobijo a bin Laden.

En los años previos al 11 de septiembre, Sheehan también se enfrentó a la Fuerza Aérea y a la CIA por el tema de los drones Predator que él quería desplegar para buscar a bin Laden. Sheehan recordaba que "Esa fue otra enorme frustración. En ese momento tenían más Predators volando en los Balcanes que en Afganistán, lo cual realmente me frustró porque yo estaba trabajando en ambos programas y, francamente, pensé que Bin Laden era una mayor prioridad”.

OPINIÓN: Trump tiene algo de razón sobre Europa y el terrorismo

El 12 de octubre del año 2000 Al Qaeda envió a dos terroristas suicidas para atacar el destructor USS Cole, anclado en el puerto de Aden en Yemen. Unos 17 marinos estadounidenses murieron en la explosión que casi hundió el buque de guerra.

La administración de Clinton, que estaba por completar su segundo mandato, no hizo nada para responder a este acto de guerra. Sheehan se sintió enormemente frustrado, preguntando con asombro "¿es que Al Qaeda tiene que atacar al Pentágono para llamar su atención?" a su amigo íntimo Richard Clarke, el coordinador de contraterrorismo de la Casa Blanca.

Un comentario que resultaría profético, ya que la administración Bush tampoco hizo nada para responder al ataque contra el Cole tras asumir la presidencia. Fue solo después de que Al Qaeda atacó al Pentágono y al World Trade Center el 11 de septiembre que la administración Bush actuó.

Lee: Detienen a seis personas tras aparente atentado en contra de Nicolás Maduro

Luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001, Sheehan trabajó durante dos años como secretario general adjunto en las Naciones Unidas, donde supervisó a más de 40 mil efectivos militares y policiales de pacificación.

En 2003 Sheehan se unió al Departamento de Policía de Nueva York como comisionado adjunto a cargo del contraterrorismo, que era en muchos sentidos uno de los puestos de seguridad nacional más importantes del país, porque Manhattan seguía siendo un objetivo clave para los terroristas.

Después de tres años al frente del contraterrorismo en Nueva York, en 2006 Sheehan se retiró del servicio gubernamental. Lleno aún de energía asumió varios trabajos: como analista para NBC News, investigador del Center for Law and Security de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York y del Counterterrorism Center de West Point y como socio en Torch Hill Equity.

Lee: México participará en grupo de trabajo para solución pacífica en Nicaragua

Sheehan también escribió un libro importante sobre el terrorismo, "Crush The Cell", que se publicó en 2008, siete años después de los ataques del 11 de septiembre.

En el libro Sheehan reaccionó contra los políticos y comentaristas que exageraban la amenaza que representaban los terroristas al escribir: "debemos recordar que no están en todas partes y que no son todo poderosos. Tienen limitaciones, personales, organizacionales e ideológicas, y han demostrado sus límites por su incapacidad para atacar a Estados Unidos nuevamente desde el 11 de septiembre".

El libro estaba dedicado a su esposa, Sita; su hija, Alexandra, y su hijo, Michael.

OPINIÓN: Cómo derrotar al terrorismo islamista

En 2011 Sheehan volvió al servicio público para asumir lo que fue en muchos sentidos el trabajo de sus sueños como subsecretario de defensa para operaciones especiales. Durante su carrera militar, había servido como oficial de las Fuerzas Especiales en Panamá. Ahora estaba a cargo de todas las Fuerzas de Operaciones Especiales desplegadas en el mundo y su lucha contra Al Qaeda y otros grupos yihadistas.

Incluso en este puesto, Sheehan se mantenía escéptico ante los que querían inflar la amenaza planteada por los terroristas, declarando a un grupo de expertos en contraterrorismo en Nueva York en 2013: "si permitimos que los terroristas midan 10 pies de altura y permitimos que sus pequeños ataques representen amenazas estratégicas para Estados Unidos, los estamos empoderando. Por lo tanto, es importante comprender la naturaleza de la amenaza y su peligrosidad, pero no exagerarla, porque eso juega a su favor. Eso es lo que quieren que hagamos. Es preciso pues matizar, algo que, por supuesto, no es distintivo del discurso en Washington".

Sheehan, graduado en 1977 de la Academia West Point, continuó como investigador en el Centro de Contraterrorismo de West Point hasta su muerte.

Su proyecto final fue un regalo para su querido West Point. Reclutó a algunos de los más notables practicantes y pensadores antiterroristas del país para que redactaran un libro que se entregará a todos los cadetes de West Point bajo el nombre de “Counterterrorism and Irregular Warfare: The Long War Against Al Qaeda, the Islamic State, and their Affiliate”. El libro ahora estará dedicado a Sheehan.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad