Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Dimisiones de altos funcionarios no debe ser una situación preocupante

El Banco de México es quizá el organismo público autónomo más importante del país. Por ello, la selección de los miembros de su junta de gobierno cobra una especial relevancia, opina Iván Franco.
Cueto
Roberto del Cueto (izq.), el único abogado en la Junta de Gobierno, se va el 30 de noviembre por motivos de salud, pero detrás de él hay 32 años de trayectoria en el Banco de México.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en su cuenta de Twitter @IvanFranco555 .Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) - Antes de comenzar el nuevo sexenio se han efectuado algunos cambios en instituciones clave para la economía mexicana. Desde la largamente anunciada salida de Agustín Carstens hasta los recientes comunicados de dos subgobernadores del banco central que por distintas razones ya no continuarán más en la institución.

OPINIÓN: La renuncia de altos funcionarios pone en aprietos al nuevo gobierno

A esto se suma la salida de otro funcionario de la comisión de hidrocarburos , y otros más, que se dice, anticiparon su retiro voluntario en el banco central.

Es importante hacer la distinción entre los organismos descentralizados y las secretarías que dependen directamente del poder ejecutivo. El nivel de profesionalización y de especialización de los primeros es en general, mayor que el de los segundos.

Los organismos públicos autónomos cumplen una función muy importante, a veces, como contrapeso de las decisiones ejecutivas. Su autonomía de gestión y de decisión es precisamente, uno de sus mayores valores dentro de la administración pública.

Publicidad

El Banco de México es quizá el organismo público autónomo más importante del país. Por ello, la selección de los miembros de su junta de gobierno cobra una especial relevancia. En una columna anterior comenté sobre el conjunto de habilidades que debe reunir un miembro de la junta de gobierno del banco central, no solo para cumplir con el mandato original del instituto, sino, incluso, para escalar sus decisiones incluyendo a otros entornos adicionales al monetario.

Lee: Juan Carlos Zepeda deja la CNH en diciembre

No será problema encontrar a un economista con el perfil técnico adecuado (e incluso mejor) para reemplazar al saliente. A menos que venga del sector financiero, los mercados tendrán que esperar para conocerlo y aceptarlo, como ha sucedido con la mayoría.

Más aún, el banco central es una organización bien engranada, donde la curva de aprendizaje de los nuevos miembros no debe ser relevante.

Sin embargo, así como se busca que los miembros de la junta no sean políticos, es importante señalar que las opciones para encontrar un reemplazo pueden limitarse un poco si consideramos las ideologías de los candidatos.

Lee: ¿Quién es Roberto del Cueto, el cerebro legal del Banco de México?

Publicidad

Un segmento de personas está ensimismado en la retórica de calificar al nuevo gobierno sin siquiera haber comenzado. En emitir juicios catastróficos por la cancelación de un aeropuerto que iba a provocar un aumento del precio de los viajes en avión. En desacreditar las propuestas del nuevo gobierno sin haber analizado la estructura de gasto del próximo presupuesto 2019.

Banxico está buscando talento en estos ámbitos profesionales

Para un funcionario de alto nivel, el hecho de contar con una amplia experiencia curricular no lo exime de tener prejuicios y dogmas. Ahí tenemos al ejemplo del exfuncionario que en un video comentó sin fundamentos que el valor del dólar se iría a 25 pesos próximamente.

El problema es que estos prejuicios pueden limitar la cartera de candidatos para cubrir las vacantes.

Lee: Los relevos en Banxico, en manos de López Obrador

Publicidad

Por otro lado, es posible que algunos funcionarios estén retirándose por una cuestión salarial o anticipando una pensión, atribuible a la reducción prevista en la nueva ley de remuneraciones en el servicio público.

De cualquier modo, México está viviendo un cambio y no solamente de gobierno, sino en la misión y en el mandato que tiene la administración pública con los ciudadanos. Y este cambio viene acompañado de un reemplazo de los cuadros más importantes.

Las dimisiones de altos funcionarios no deber ser una situación preocupante ni catastrófica, porque en el mundo profesional absolutamente nadie es indispensable ni irremplazable. Funcionarios buenos y malos van y vienen, lo que es importante es hallar a los reemplazos ideales.

Lee: Banxico debe estar en línea con la austeridad: Jonathan Heath

En esta coyuntura se presenta una oportunidad de oro para que los organismos autónomos, donde se debe incluir al banco central, continúen el buen trabajo de reclutamiento que han venido realizando en años anteriores. Tales son los casos de Ifetel, Cofece, la CRE y otros.

Estos organismos están poniendo el ejemplo de atraer a los mejores talentos con base en el concurso, en el mérito y en la capacidad, no con base en las relaciones, los amiguismos o el sesgo político que tengan.

Publicidad

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad