Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Estructuras horizontales, la tendencia dentro de las empresas

Para muchas organizaciones el sistema “Holocracia” es la combinación ideal al eliminar el sistema jerárquico para sustituirlo por un sistema de distribución de la autoridad, señala Ricardo Rodarte.
lun 03 diciembre 2018 10:00 AM
Estructuras horizontales - opinión
Solución de proyectos. Un sistema organizacional horizontal cuenta con el objetivo de eliminar las barreras internas para conectar de manera efectiva y flexible a todas las áreas de la organización, promoviendo la creación de equipos multidisciplinario.

Nota del editor: Ricardo Rodarte es director general de OCCMundial. Es egresado de Administración de Empresas y Finanzas de Texas A&M University y tiene una certificación en Contabilidad Administrativa. Antes de pertenecer a OCC colaboró con Procter & Gamble, en Finanzas, y en Cargill, en Contraloría y Desarrollo de Nuevos Negocios. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) – Las organizaciones no son estáticas, deben de estar en constante transformación, innovando y ofreciendo los mejores productos o servicios que respondan a las exigencias del mercado local y global. A nivel organizacional no es diferente, pues éstas tienen la responsabilidad de evolucionar en sus procesos y en la manera en que están organizadas internamente, no solo para responder a los desafíos externos sino, sobre todo, para motivar y retener a su talento, el capital y la condición indispensable para impulsar la competitividad y el crecimiento.

En este sentido, la transformación digital ha fomentado la innovación en las estructuras organizacionales tradicionales, pasando a ser más planas, una decisión que impacta la cultura empresarial, los valores, el posicionamiento del empleador y el perfil de las personas a contratar.

OPINIÓN: La cultura empresarial como eje de la evolución digital

Un sistema organizacional horizontal cuenta con el objetivo de eliminar las barreras internas para conectar de manera efectiva y flexible a todas las áreas de la organización, promoviendo la creación de equipos multidisciplinarios que trabajan estrechamente en la solución e implementación de diferentes proyectos. La jerarquía es plana y todos los miembros de la compañía, incluida la alta dirección, los gerentes y los empleados, participan en el proceso de toma de decisiones del proyecto a su cargo.

Otras ventajas de las organizaciones con estructuras horizontales incluyen la capacidad para aprovechar el talento de todos los empleados, responder más rápido a los cambios del mercado, así como mayor cooperación e intercambio de información entre funciones, divisiones y personal.

Publicidad

OPINIÓN: El CDO, el responsable de la transformación digital de una organización

Es así que si en tu empresa están teniendo obstáculos de comunicación o están lidiando continuamente con dinámicas de poder, esto podría provenir de un sistema con el poder centralizado en los mandos altos, por lo que vale la pena analizar si es hora de distribuir la autoridad impulsando un organigrama que fomente la horizontalidad.

Aún cuando la tendencia es abandonar las jerarquías de liderazgo tradicionales, esto no significa que éstas ya no funcionen. De hecho, han probado ser un recurso efectivo para organizar el poder, centralizar la toma de decisiones y proporcionar claridad en cuanto a los roles y responsabilidades. No obstante, puede provocar filtros burocráticos, falta de autonomía, fallas en la comunicación y entorpecer el crecimiento profesional de las personas.

OPINIÓN: La transformación digital, fundamental en modelo de negocios

Ahora bien, dicho lo anterior, vale la pena recordar que hoy cada vez son más las compañías con visión de futuro que están probando trabajar con estructuras planas con resultados variables, puesto que se espera que los empleados se empoderen para asumir la responsabilidad de una gama de decisiones en su día a día, un aspecto que resulta novedoso para éstos y cuenta con una curva de adaptación que suele verse reflejada en la productividad de corto plazo, pero reditúa en el largo plazo.

Por esto, para muchas organizaciones el sistema llamado “Holocracia”, creado por el americano Brian Robertson, es la combinación ideal al eliminar el sistema jerárquico para sustituirlo por un sistema de distribución de la autoridad, sin llegar a implementar una estructura completamente plana. Es decir, es un híbrido en donde los puestos de trabajo son reemplazados por roles y en donde el liderazgo impulsa la cultura empresarial. Así pues, en lugar de esperar la aprobación de un gerente para tomar decisiones, los empleados de un lugar de trabajo holocrático pueden decidir por sí mismos.

OPINIÓN: El CDO y su jerarquía ascendente en la empresa

Asimismo, cuando un problema debe solucionarse o una nueva idea comienza a tomar forma, se pueden formar pequeños equipos para atender esas necesidades específicas. Esto mantiene a la organización dinámica y al equipo capacitado para la toma de decisiones ágiles. ¿Cuál es la mejor estructura para tu empresa? El primer paso es establecer quién es tu compañía y cómo quieres se vea en los próximos 5, 10 y 15 años, o más, mucho dependerá del tamaño de ésta y del tipo de industria a la que pertenezca, así como su misión y valores.

Si eres una organización grande y tradicional con varios departamentos, una jerarquía tradicional con algunos aspectos horizontales podría ser una buena estrategia a seguir; pero si tu equipo de trabajo es diverso, hay emprendedores y pioneros con espíritu empresarial, una organización plana es la opción. Recuerda, no existe una solución única. Sin embargo, sea cual sea la estructura elegida, siempre es importante la retroalimentación de tu equipo de trabajo para asegurarte de que ésta funciona de manera efectiva.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad