Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Hay esperanza en el proceso de paz con Corea del Norte

Hace apenas un año y medio, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con desatar "el fuego y la furia" en este país, comenta S. Nathan Park.

Nota del editor: S. Nathan Park es abogado y trabaja en Washington, D. C. Sus comentarios sobre la península de Corea se han publicado en el Wall Street Journal, el Washington Post, el Financial Times, el Atlantic y en Foreign Policy. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) - Con Corea del Norte parece que casi todo son malas noticias: las negociaciones para la desnuclearización están "atascadas", las bases norcoreanas de misiles de alcance intermedio son un "gran engaño", además de que la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur está en problemas mientras que "Washington hace todo lo posible para frenar el impulso de Seúl".

La mejora en la relación con Corea del Norte y la generación de confianza en el proceso no es un obstáculo que salvar, sino una precondición para la desnuclearización
S. Nathan Park

Sin embargo, estos reportes subestiman enormemente los verdaderos avances que se han logrado en el terreno.

Hace apenas un año y medio, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con desatar "el fuego y la furia" sobre Corea del Norte. Desde entonces, podría decirse que las tensiones en la zona desmilitarizada han llegado a su nivel más bajo desde la división de la península de Corea.

OPINIÓN: Presidente Trump, Irán no es Corea del Norte

Publicidad

Dichos avances están sentando las bases de la próxima desnuclearización de Corea del Norte. Además, pese a todo lo que se dice sobre la brecha que han causado tales avances en la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur, al mirar más de cerca notamos que el desacuerdo es mucho menor de lo que parece.

Las cumbres que celebraron los líderes de Corea del Norte y del Sur, Kim Jong Un y Moon Jae-in, hace unos meses produjeron 25 compromisos específicos para reducir las tensiones militares entre ambas Coreas. Actualmente, según el diario Hankyoreh, se ha cumplido más de una tercera parte: Los dos países han sostenido pláticas de alto nivel, abrieron una oficina de enlace conjunto, celebraron reuniones para familias separadas a ambos lados de la zona desmilitarizada (ZDM) y accedieron a cesar todas las hostilidades en aire, mar y tierra, entre otras cosas. Corea del Norte también destruyó diez puestos de guardia a lo largo de la ZDM, con lo que sus fuerzas armadas se alejaron de Corea del Sur dos kilómetros.

Por primera vez, desde la división de la península de Corea, se abrió un camino a través de la ZDM para que el personal militar de ambas Coreas quitara las minas de la zona y buscara los restos de quienes murieron durante la Guerra de Corea. La foto de los soldados de Corea del Norte y del Sur estrechando las manos en donde los caminos se encuentran seguramente llegará a los libros de historia. Además, la Zona Conjunta de Seguridad (ZCS) está completamente desarmada. Ambas Coreas apostarán aproximadamente 35 "elementos desarmados" en el lugar, mismo que los turistas podrán visitar libremente.

OPINIÓN: La amenaza nuclear norcoreana no se termina con un apretón de manos

Todos estos acontecimientos son relevantes, pero el más reciente es el verdadero éxito de taquilla: un sondeo conjunto para el proyecto del Ferrocarril Intercoreano. A finales de noviembre, por primera vez en una década, un tren surcoreano entró a Corea del Norte para llevar a cabo un estudio sobre la posibilidad de conectar la decrépita red ferroviaria norcoreana con la de Corea del Sur. Si se lleva a cabo, el Proyecto del Ferrocarril Intercoreano -cuyo costo se estima en alrededor de 35,000 millones de dólares- será la inversión extranjera más grande en Corea del Norte. Cuando se anunció el estudio conjunto, las acciones de la bolsa de Seúl se dispararon y las de algunas empresas relacionadas con los ferrocarriles subieron más del 20% de la noche a la mañana.

El avance del Proyecto del Ferrocarril Intercoreano es un alejamiento importante del modus operandi de Corea del Norte. Con el estudio conjunto, el país revelará las condiciones de su infraestructura clave a Corea del Sur, una apertura sin precedentes.

Además, el estudio revelará directamente la capacidad de reacción militar de Corea del Norte. Thae Yong-ho, antiguo viceembajador de Corea del Norte en Reino Unido que desertó a Corea del Sur en 2016, manifestó anteriormente sus dudas sobre la disposición de Corea del Norte a iniciar el proyecto. Dijo que el proyecto era "palabrería vacía" y señaló que las negociaciones previas para el proyecto, a principios de la década de 2000, no llegaron a ninguna parte.

OPINIÓN: ¿Por qué EU necesita un tratado cibernético con Corea del Norte?

De acuerdo con Thae, Corea del Norte construyó una enorme defensa a lo largo de su costa este. La renovación de la línea de Donghae -que pasa por la costa este ese país- exigiría que se revele y tal vez se mueva su defensa costera.

Pese a todo, el estudio conjunto que se llevará a cabo incluye que un tren de prueba surcoreano recorra la línea de Donghae, lo que significa que el estudio podría revelar a Corea del Sur la ubicación de las fortalezas norcoreanas a lo largo de la vía. Uno solo podría soñar con conseguir esta clase de información de inteligencia militar en el terreno.

Donald Trump dice que él y Kim Jong Un se han “enamorado”

El arranque del estudio para el Proyecto del Ferrocarril Intercoreano también indica que se está exagerando la supuesta existencia de roces en la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur. Como para el estudio se necesita transportar combustible y equipo a Corea del Norte, se necesitó la aprobación especial del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para hacer una excepción a las sanciones estadounidenses contra Corea del Norte.

Lee: Corea del Norte opera 13 bases no declaradas, según un estudio de EU

Aunque el Consejo de Seguridad incluye a Estados Unidos se obtuvo la exención a las sanciones. Esta ventaja no es un accidente ni una distracción. En una junta de trabajo entre Estados Unidos y Corea del Sur, Stephen Biegun, representante especial del Departamento de Estado de Estados Unidos en Corea del Norte manifestó un "apoyo firme" al estudio.

Sin embargo, hay quienes toman las buenas noticias como malas. Se ha dicho mucho sobre los comentarios de Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, quien dijo el 20 de noviembre pasado que "queremos asegurarnos de que la paz en la península y la desnuclearización de Corea del Norte no se estén rezagando respecto al incremento de las relaciones entre ambas Coreas".

Hubo quienes interpretaron este comentario como la manifestación de la inconformidad de los funcionarios estadounidenses con el avance de las relaciones entre las Coreas, mismas que parecen avanzar más rápido que el proceso de desnuclearización de Corea del Norte; sin embargo, se omite el hecho de que justo mientras Pompeo hacía estos comentarios, Biegun estaba manifestando su apoyo al estudio conjunto para el proyecto ferroviario ante su homólogo surcoreano.

Lee: Corea del Norte y Corea del Sur acuerdan desmantelar instalaciones nucleares

Además, Donald Trump está tratando de organizar otra cumbre con Kim a principios del año próximo, poco después de la visita a Seúl que Kim tiene planeada. En vez de estar decepcionado de los esfuerzos de Corea del Sur por entablar mejores relaciones con Corea del Norte, parece que Estados Unidos está respaldando dichos esfuerzos, tanto en privado como en público.

Es más, la mejora en la relación con Corea del Norte y la generación de confianza en el proceso no es un obstáculo que salvar, sino una precondición para la desnuclearización. Aunque acceda a cumplir la desnuclearización en un plazo concreto, es imposible que Estados Unidos o Corea del Sur vigilen todos los rincones de Corea del Norte en todo momento para asegurarse de que está cumpliendo con lo estipulado.

El colapso del Plan de Acción Integral Conjunto con Irán sirve de advertencia: hasta un plan de desnuclearización perfectamente factible puede venirse abajo cuando las partes pierden la confianza las unas en las otras.

Obviamente no se puede ser ingenuo con Corea del Norte. Siempre es prudente mantener cierto escepticismo, considerando su conducta en las negociaciones previas sobre la desnuclearización; sin embargo, un cinismo tan profundo que niegue los avances reales en el terreno es tan peligroso como la ingenuidad.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad