Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: La negligencia presidencial de Trump llegará a la televisión

El mandatario estadounidense recurrirá a la televisión para polarizar aún más al electorado y amplificar las grietas que existen en la sociedad de aquel país.

Nota del editor: Julian Zelizer es profesor de Historia y Asuntos Públicos en la Universidad de Princeton. Escribió, junto con Kevin Kruse, el libro Fault Lines: A History of the United States Since 1974. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) - Este martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dará un discurso en horario estelar, al que ha titulado Sobre la crisis humanitaria y de seguridad nacional en nuestra frontera sur. El mandatario hará una de las apuestas clásicas de la historia presidencial del siglo XX y tratará de usar el poder del micrófono para incrementar la presión de la opinión pública sobre el Congreso con el fin de que ceda a sus exigencias de financiar un "muro fronterizo".

A menos que (Trump) cambie su postura, usará su acceso al aire para polarizar, dividir y elevar tensiones, no para lograr un consenso real
Julian Zelizer

Este discurso es el acto más reciente del enorme desastre que Trump hizo con el presupuesto federal en semanas recientes. Si fuera posible demandarlo por negligencia presidencial sería pan comido para la comunidad jurídica.

Los presidentes han usado los discursos televisados en toda clase de formas. John F. Kennedy le contó al país -en octubre de 1962- sobre la crisis que se desarrollaba por el destacamento de misiles soviéticos en Cuba; Lyndon Johnson sorprendió a todos en marzo de 1968 cuando anunció que no buscaría la reelección. De igual manera, Richard Nixon anunció su renuncia ante las cámaras, y Gerald Ford dijo que perdonaría a su predecesor.

OPINIÓN: Lo que asusta realmente de la presidencia de Trump

Publicidad

Los discursos televisados también se han usado para crear apoyo para las propuestas legislativas, como lo hizo Jimmy Carter con su defensa de la conservación de la energía o Ronald Reagan con los recortes fiscales. Cuando el transbordador espacial Challenger explotó, Reagan usó un discurso televisado para consolar al país. Después del 11-S, George W. Bush trató de despertar la determinación del pueblo estadounidense.

¿Qué hará Trump con este discurso?

Podemos predecir que Trump recurrirá a la televisión para polarizar aún más al electorado y para amplificar las grietas que existen en la sociedad estadounidense. Está tratando de generar miedo ante una crisis de seguridad nacional en la frontera y de presionar al Congreso para que pague el muro o una cerca.

El discurso es la parte más reciente del cierre parcial del gobierno del que Trump es responsable. En diciembre pasado, la mayoría de los legisladores estaban de acuerdo en las cifras básicas que se necesitaban para mantener el gobierno en marcha durante unos meses más. Los demócratas no exigieron iniciativas importantes y la mayoría de los republicanos estaban conformes con firmar para poder irse. A pocos miembros de ambos partidos les interesaban las consecuencias políticas que tendría el cierre del gobierno.

OPINIÓN: Los muros se le vienen encima a Trump

Pero entonces, el presidente llegó para deshacer el acuerdo. Al enfrentar las críticas de la coalición de derecha del Freedom Caucus y de los comentaristas de Fox News, Trump decidió legislar tomando como rehén al gobierno federal y a los ciudadanos que dependen y trabajan en él.

Pese a que Bill Clinton y Barack Obama enfrentaron cierres del gobierno en 1995 y en 2013, cuando se mantuvieron firmes contra los esfuerzos de los republicanos por recortar programas gubernamentales que el Congreso ya había implementado, Trump está tratando de hacer algo muy diferente: Impide que el gobierno reciba recursos hasta que los demócratas accedan a implementar una política nueva en la frontera.

Dado que los demócratas se niegan a dar una cantidad exorbitante de dinero para un muro que no tendrá un impacto demostrable (la mayoría de la inmigración ilegal, que se ha estado reduciendo a ritmo constante, consiste en personas que llegan en avión y rebasan el tiempo de estancia contemplado en su visa), Trump literalmente está fabricando una emergencia ante nuestros ojos.

Lee: ¿Trump puede usar sus poderes de emergencia para construir el muro?

El mandatario está creando una crisis (la ausencia de un gobierno totalmente funcional), acicateando el miedo ante una crisis peligrosa en la frontera y afirmando -contra toda prueba- que los terroristas entran al país a raudales. Este es un gran caso de desinformación y ahora, Trump redobla esfuerzos al decir que usará sus poderes de emergencia para lograr sus objetivos y tratar de movilizar a la opinión pública para que respalde su proyecto.

Es probable que este discurso pase a la historia como uno de los peores que hayamos visto en la historia reciente. A menos que cambie su postura, usará su acceso al aire para polarizar, dividir y elevar las tensiones, no para lograr un consenso real con soluciones reales.

Podemos esperar que el discurso, en pocas palabras, sea el ejemplo perfecto de los defectos y los peligros de la presidencia de Trump. No debería verse como un mensaje para guiar a la nación, sino como uno que nos hunde más en el atolladero político que el mismo presidente creó.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad