Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Vuélvete dueño hoy

La decisión de comprar acciones de una empresa la puedes tomar poniéndote en el papel de dueño, opina Iván Barona.

Nota del editor: Iván Barona estudió Administración y Finanzas en la Universidad Panamericana. Comenzó su carrera en GBM en 2004 como analista de vivienda e infraestructura para posteriormente fungir como Estratega México. En 2012 ocupó el cargo de Director de GBMhomebroker y actualmente encabeza el área de Business Intelligence de GBM. Es profesor por asignatura en la UP y Lead Mentor en Collective Academy. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(Expansión) - La Real Academia Española define el término dueño como: Persona que tiene dominio o señorío sobre alguien o algo.

¿Qué pasa cuando compras una acción?

Lee: ¿Cómo invertir en el extranjero desde México?

En pocas palabras, cuando alguien compra acciones de una empresa, ya sea en el mercado bursátil o de una compañía privada, uno se vuelve dueño de esta—en su debida proporción.

A continuación, explicaré en términos simples qué es una acción.

Publicidad

Toda empresa registra su desempeño en Estados Financieros, con información relevante en cuanto a lo que ganas y tienes. Un balance general muestra de un lado: “las cosas que la compañía tiene” o activos; y por el otro: “los orígenes del dinero para comprar esas cosas” conocidos como pasivo y capital.

En el caso del pasivo, la compañía reconoce que se debe dinero a entidades externas (proveedores, bancos, etc.), mientras que el capital representa dinero aportado (o generado) por los accionistas. Este capital, se divide en pequeñas partes iguales, a las que se les llama acciones.

Lee: Más ahorradores dejan el efectivo para invertir en fondos

Los dueños de estas acciones son quienes toman las decisiones en cuanto a los activos productivos, y de igual manera serán los responsables de cubrir las obligaciones de la firma.

De tal manera, si una persona comprara todas las acciones de Apple, esta tendría la capacidad de decidir qué hacer con todas sus fábricas, inventarios, y patentes, así como organizar el pago a los tenedores de bonos, proveedores e impuestos.

Hay quienes consideran este acercamiento un tanto romántico, ¿qué tan probable es que puedas comprar una empresa de casi un billón de dólares? La realidad es que no mucho, pero la decisión de comprar acciones de esa empresa, la puedes tomar poniéndote en el papel de dueño.

¿Cómo te sentirías que tu empresa tuviera esos resultados operativos, esa generación de efectivo, esas deudas? ¿Qué tanto estarías dispuesto a pagar por esa empresa, considerando sus capacidades? ¿Pagarías mucho, poco, lo justo?

Lee: El apetito por deuda mexicana de corto plazo aumenta

¿Cómo te beneficiarías en tu papel de dueño?

Llevando de nuevo el ejemplo a una empresa privada, veríamos que los accionistas recuperarían su inversión a través del cobro de dividendos. Esta máxima se respeta en el mercado bursátil, y los dueños de las acciones podrían recibir el beneficio de estos.

Otra forma en la que los accionistas pueden recuperar su inversión, o incluso obtener ganancias, es si alguien les comprara su empresa, a un precio superior a lo que esta les costó.

Es más, gracias al mercado accionario, la decisión no tendría que ser permanente, ni la espera prolongada. Puedes permanecer como dueño de esa empresa por años, meses o minutos. Esto gracias al constante choque de las fuerzas de oferta y demanda que genera puntos de entrada y salida para estos dueños.

¿Te interesa invertir en el extranjero desde México?

De igual manera, no tienes que restringir tu capital a una sola empresa, puedes ser dueño de varias empresas al mismo tiempo, incluso de competidores, logrando una diversificación eficiente. Hoy en día, a través del mercado mexicano, un inversionista puede decidir ser dueño de una de las 188 empresas mexicanas listadas, o elegir de entre las 865 empresas globales disponibles en el Sistema Internacional de Cotizaciones.

En México solo uno de cada 500 invierte. Con base en cifras de la CNBV, a septiembre de 2018 existían poco más de 260,000 cuentas de intermediación en el país. En la actualidad, las condiciones para que más gente se beneficie del mercado accionario se están dando. La digitalización ha permitido facilitar el acceso a más mexicanos, para que se sumen a tomar el control de su patrimonio a través de la inversión.

Es importante señalar que el concepto de dueño confiere tanto beneficios como obligaciones. En el sentido extenso de la palabra, en inglés ownership muestra el peso de esta responsabilidad.

Lee: Millennials están en la mejor edad para ahorrar, pero no les interesa

La responsabilidad de tomar decisiones correctas. Lo primero es adueñarte de tus finanzas, tomar el control y poner todo en orden. El siguiente paso es, una vez que se cuenta con la disciplina y la liquidez, tomar la decisión de hacer lo más inteligente con tú dinero.

Tú eres el dueño de tus decisiones. Tú decides favorecer el futuro sobre el presente. Tú decides cómo invertir tu dinero. Tú decides cuándo comprar y cuándo vender.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad