Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Barbie en silla de ruedas, la muñeca que esperé toda mi vida

Las cosas están cambiando para mejor, y ver a Mattel a la cabeza del movimiento de la inclusión es especialmente significativo, comenta Melissa Blake.
dom 24 febrero 2019 07:05 AM
Barbie
Tal vez con la nueva Barbie en silla de ruedas, las futuras generaciones de niños con discapacidades abracen lo que los hace diferentes en lugar de sentirse avergonzados.

Nota del editor: Melissa Blake es una escritora freelance y bloguera de Illinois. Cubre los derechos de las personas con discapacidad y temas de mujeres y ha publicado en The New York Times, The Washington Post, Harper's Bazaar, Good Housekeeping y Glamour, entre otros. Puedes seguirla en Twitter y en su blog So About What I Said. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente suyas.

(CNN) - Barbie tiene un nuevo juego de ruedas, uno que esperábamos desde hace mucho tiempo y que puede cambiar a la industria.

La semana pasada, Mattel desveló dos nuevas muñecas Barbie como parte de su línea Fashionista: Barbie en silla de ruedas y Barbie con una pierna protésica. Kim Culmone, vicepresidenta de Barbie Design, le dijo a Teen Vogue que una de las solicitudes más frecuentes que recibía Mattel era una muñeca en silla de ruedas. Además de escuchar a sus clientes, la compañía trabajó con personas con discapacidades para dar vida a las muñecas de la manera más precisa posible.

Jay Ruderman, presidente de la Fundación Ruderman Family, que trabaja para promover la inclusión de personas con discapacidades en toda la sociedad, celebró la decisión. "El anuncio de Mattel (...) es un gran paso. No solo es un empoderamiento para las niñas con discapacidades, sino que también romperá los estereotipos desarrollados a una edad temprana que ayudarán a eliminar los estigmas que afectan negativamente a las personas con discapacidades", dijo.

Lee: Inclusión web, una práctica que genera ganancias

Esto es particularmente importante porque las personas con discapacidades tradicionalmente están subrepresentadas o mal representadas, y a menudo cargan con estereotipos arcaicos e insultantes aun cuando representan el 19% de la población estadounidense, según las cifras de la Oficina del Censo de 2010.

Publicidad

Como mujer con una discapacidad, no puedo decirles lo que hubiera significado para mí de niña tener una muñeca en una silla de ruedas. De pequeñas, mi hermana y yo pasábamos horas jugando con nuestras muñecas. Sacábamos su caja debajo de la cama, buscando con entusiasmo a cada Barbie y creábamos nuestras propias aventuras. Cuando salíamos a la tienda, nos dirigiríamos directamente al pasillo de Barbie. Era un espectáculo tan mágico ver fila tras fila de cajas de color rosa brillante adornadas con el logotipo de la marca.

Sin embargo, a menudo me preguntaba, mientras recorría los pasillos en mi silla de ruedas: ¿dónde estaban las muñecas que se parecían a mí?

OPINIÓN: Acciones para la inclusión laboral de las mujeres que son madres

La verdad es que nunca me vi representada en mis juguetes favoritos. Durante el furor de las Cabbage Patch, mi madre incluso hizo que mi médico le pusiera yeso a las piernitas de mi querida muñeca, Emma, para que pudiéramos parecernos.

Barbie
Mattel presentó una foto de las muñecas que pertenecerán a la nueva línea de Fasionistas.

"Los niños necesitan ver ejemplos de seres humanos diferentes a ellos, pero también deben poder ver juguetes, personajes de películas y otras figuras que les recuerdan a sí mismos", me dijo Rachel Wright, una psicoterapeuta con sede en Nueva York. "Si todos pueden verse representados, se crea una cultura de aceptación, en lugar de una de ignorancia, miedo y odio".

Afortunadamente, las cosas están cambiando para mejor, y ver a Mattel a la cabeza del movimiento de la inclusión es especialmente significativo. Este no es el primer intento de inclusión de la compañía. En 1997, la compañía presentó a la amiga de Barbie, Becky, que estaba en una silla de ruedas. Pero a pesar de varios rediseños, su silla de ruedas nunca cupo en la casa Barbie Dreamhouse, y finalmente fue descontinuada.

Lee: Las empresas viven un boom de contratar jefes de diversidad e inclusión

El simbolismo aquí es revelador, y las personas con discapacidades están muy familiarizadas con este mensaje. La accesibilidad es a menudo una idea a posteriori, y se espera que las personas con discapacidad se ajusten al mundo sin discapacidad, o corran el riesgo de ser excluidas.

"La partida de Becky es importante, porque la verdad es que Becky no encajaba en el mundo de Barbie", escribió la defensora de las personas con discapacidad Karin Hitselberger en un blog. "Descontinuar a Becky refleja cómo a menudo se nos enseña a pensar sobre la discapacidad, en términos de componer a las personas en vez de componer a la sociedad. Importa porque se hace eco de una forma de pensar que sugiere que las personas son problemáticas cuando son diferentes".

Tal vez con la nueva Barbie en silla de ruedas, las futuras generaciones de niños con discapacidades abracen lo que los hace diferentes en lugar de sentirse avergonzados. Ser discapacitado moldea profundamente las experiencias de una persona. Es una parte importante de la identidad de uno y, como la Barbie doctora o la Barbie negra, debe estar representada y normalizada.

OPINIÓN: Diversidad, tema que podría incrementar las ganancias de las empresas

Y para algunas personas con discapacidad, una silla de ruedas incluso desempeña un papel clave en su éxito personal. Es un poderoso símbolo de libertad e independencia y una herramienta que ayuda a las personas a vivir una vida plena y significativa.

Mientras Barbie celebra su 60 cumpleaños el próximo mes, espero que estas lecciones acerca de la representación, inclusión y empatía inspiren a una nueva generación.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad