Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Fondos de Capital Privado: Una alternativa para los dueños de un negocio

Los Fondos de Capital Privado son la alternativa ante la duda de vender una empresa o asumir los riesgos de seguir operándola, dice Carlos Hernández Goudet.
lun 12 agosto 2019 01:00 PM

(Expansión) - Frecuentemente, muchos clientes de nuestra firma nos comentan que tienen claro que quieren vender su negocio eventualmente, pero consideran que ahora no es el momento ideal para hacerlo. Las razones pueden ser que existen atractivos prospectos de crecimiento aún no materializados, que la empresa está saliendo de un periodo de desempeño bajo, o que hay que primero “poner en orden” ciertos temas administrativos, operacionales, y/o de consejo. Estos clientes consideran que, si llegasen a vender su negocio durante este tiempo, estarían “dejando dinero sobre la mesa”, puesto que un comprador no les reconocería el potencial de crecimiento de la empresa en el monto ofrecido.

Publicidad

Si bien esta lógica es sensata, también es cierto que existen riesgos inherentes al continuar operando un negocio. Primero, para lograr los prospectos de crecimiento se requiere de inversiones de capital, con el cual no siempre se cuenta, o bien, constituye un compromiso adicional de capital por parte del propietario del negocio. Luego, una vez realizadas las inversiones, se tiene que esperar a que se den los resultados esperados, que pueden tardar más y/o ser diferentes a lo anticipado.

Por otro lado, el interés de compradores potenciales por adquirir compañías en cierta industria y las condiciones macroeconómicas positivas pueden cambiar con el tiempo, cerrando así la ventana de oportunidad para vender a buen precio.

Una alternativa para disminuir la brecha entre vender ahora vs. vender después es la de asociarse con un fondo de capital privado (private equity fund). A diferencia de un comprador estratégico (empresas que participan en el mismo sector que la empresa en cuestión), un fondo de capital privado (“FCP”) suele ser más flexible en la estructuración de una transacción.

Publicidad

Mientras que un comprador estratégico generalmente desea tener el control de la empresa, un FCP está más abierto a explorar la compra de una participación minoritaria en la empresa, de manera que, salvo en ciertas ocasiones, los dueños originales continuarían teniendo una mayoría de control. Además, las inversiones de capital requeridas por el negocio son realizadas de manera proporcional al porcentaje de acciones en poder de cada accionista, reduciendo así el capital que los dueños originales tienen que inyectar al negocio.

Lee: El arte de conocer el valor de una empresa

Tal vez la ventaja más grande de asociarse con un FCP es que los dueños pueden monetizar parte de su inversión “atrapada” en la empresa al venderle una parte de sus acciones al fondo, y después de un plazo de tiempo (5-7 años), cuando el fondo desee vender su participación, los propietarios pueden recibir un segundo pago por la venta de las acciones que continúan bajo su poder si deciden venderlas junto con las del fondo. Si la empresa creció durante este periodo, el segundo pago será mayor al de la transacción inicial con el fondo, pues el valor de la empresa habrá aumentado durante este periodo de tiempo.

Publicidad

Otro de los beneficios de asociarse con un FCP es la institucionalización de la empresa. Típicamente, los fondos instalan en el consejo directivo a profesionistas con amplia experiencia en la industria en cuestión, lo que ayuda a fortalecer la toma de decisiones.

Además, los FCP son expertos en atraer talento de mayor nivel al que pudiera tener acceso una empresa privada. Este talento es indispensable para lograr mejores rendimientos en una empresa. Finalmente, los FCP instauran sistemas de información y reporteo más robustos, lo que mejora la visibilidad del desempeño de la empresa y agiliza y mejora la toma decisiones.

Lee: La industria de capital privado en México cuenta con 30,000 mdd para invertir

Finalmente, hoy en día los FCP cuentan con abundante efectivo para realizar adquisiciones , lo que les permite ofrecer niveles de valuación similares a los de los compradores estratégicos. Además, el gran número de FCPs compitiendo por las mismas empresas contribuye al incremento en las valuaciones de estas.

Por estas razones, el considerar a un FCP como una alternativa de salida diferida puede ser una decisión sensata para dueños de empresas que deseen monetizar parte de su inversión en una empresa el día de hoy, mientras que reducen su riesgo de capital y trabajan con un socio que los ayude a crecer y preparar el negocio para su eventual venta (total) en el futuro.

Nota del editor: Carlos Hernández Goudet es Director Ejecutivo en Seale & Associates, firma especializada en el mercado medio de fusiones y adquisiciones, con oficinas en Washington, D.C. y CDMX. Su experiencia incluye ventas, adquisiciones y asociaciones de empresas familiares y/o de capital privado alrededor del mundo. Contacto: chernandez@sealeassociates.com

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad