Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Las startups son mejores innovadoras que las grandes empresas?

La globalización y la rapidez de los mercados en un mundo tan acelerado ha hecho posible que el emprendimiento en temas de innovación sea cada vez mayor, opina Sebastian Medrano.
vie 01 noviembre 2019 12:21 PM
Startups
Es casi seguro que las startups estén más dispuestas a innovar y generar nuevos modelos de negocio para generar la tan perseguida búsqueda de ganancias, considera Sebastian medrano.

(Expansión) – La palabra “innovación” siempre ha seducido a las grandes empresas, startups y personas que desean mejorar sus operaciones, pues este concepto evoca crecimiento, nuevos modelos de negocio y desarrollo económico.

Sin embargo, existen diferentes tipos de compañías que, por su estructura y tamaño, pueden innovar más fácilmente y de manera más óptima que otras que su necesidad de estabilidad y burocracia les genera incentivos incorrectos para buscar cambios.

Publicidad

De acuerdo a un estudio de la empresa de soluciones CitiXsys, las empresas que han apostado por implementar tecnología en sus operaciones y la forma en la que ofertan sus servicios han tenido crecimiento en sus ventas hasta de 10%.

Tomemos el caso de las startups, quienes por su misma naturaleza son innovadoras: nacen, crecen y se desarrollan en nichos de mercado inexplorados, mientras que las grandes empresas se enfocan en un modelo de I+D. Las startups se juegan la vida para solucionar problemas que ninguna otra compañía ha resuelto.

OPINIÓN: Un buen gobierno corporativo en las 'startups'

Es decir, para una startup resulta más idóneo pensar en la innovación en otros términos, elegir un determinado mercado, responder las necesidades de una industria concreta y desplegar su plan solucionar éstas, lo que constituye una innovación incremental, o para crear un nuevo mercado, produciendo una innovación disruptiva.

Como prueba de esto tenemos a Uber, que si bien ya no es una startup, en su momento logró resolver una problemática del mercado con innovación y tecnología, y que terminó derrocando la hegemonía de la industria de movilidad de pasajeros tal como venía funcionando a través de los taxis. Mientras que la mayoría de las grandes empresas simplemente no están diseñadas para innovar.

Para explicar esto, voy a tomar la historia de Gerber. En 1974, el potencial de crecimiento de la empresa estaba disminuyendo y para aumentar la rentabilidad, los ejecutivos decidieron atacar un mercado al que no habían penetrado con éxito durante años: comida para adultos.

Publicidad

Su equipo de trabajo sabía que si podían desarrollar una comida rápida y saludable para adultos, podrían tener un crecimiento significativo. Pero fracasaron estrepitosamente, pues en lugar de crear una nueva línea de productos que se adaptara a las necesidades de ese mercado y tuviera una nueva imagen, decidieron hacer un producto llamado “Gerber Singles”, que consistía en el mismo puré que ya vendían, pero colocado en una una zona diferente de los supermercados.

Al no tener una imagen llamativa y un concepto diferente al de la comida para bebés, la permanencia del producto estuvo limitada a sólo tres meses y después fue retirado. Aquí el problema no era la idea ni el producto: fue que Gerber hizo exactamente lo que para fue diseñada: crear eficiencia operativa.

Este ejemplo nos hace pensar que, una vez que las empresas descubren cómo resolver los problemas de sus clientes, surgen estructuras y procesos organizativos para poder encaminarse hacia una operación eficiente.

OPINIÓN: ¿Grandes generadoras de empleos o generadoras de "grandes empleos"?

Como consecuencia de ello, las compañías están optimizadas para la ejecución por encima de la innovación. Y a pesar de que cualquier mejora provocada por la innovación se considera un aspecto positivo, existen factores de riesgo que pueden afectar a las funciones de un modelo de negocio que las grandes empresas no están dispuestas a tomar.

En cambio, una startup nace para arriesgarse en un mercado emergente que genere innovación, además de que sus modelos de negocio deben ser escalables. Asimismo, la globalización y la rapidez de los mercados en un mundo tan acelerado ha hecho posible que el emprendimiento en temas de innovación sea cada vez mayor.

Publicidad

De hecho, tan sólo en 2017 la inversión en startups a nivel global marcó un récord histórico de 250,000 millones de dólares (mdd), mientras que hasta la primera mitad de este año el monto de inversión ya suma más de 104,000 mdd, según datos de Techcrunch.

Podemos considerar que, a pesar de que algunas empresas grandes sí invierten en investigación y desarrollo, están más enfocadas a las operaciones del día a día en lugar de pensar en nuevos métodos para cambiar algo en la empresa. Es casi seguro que las startups estén más dispuestas a innovar y generar nuevos modelos de negocio para generar la tan perseguida búsqueda de ganancias.

Nota del editor: Sebastian Medrano es director de marketing de la fintech mexicana Coru.com. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad