Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Un día para celebrar?

La detención de García Luna es primordialmente un caso doméstico en EU – que se persigue ex oficio – donde difícilmente tiene peso una mano mexicana, apunta Marco Morales.
mar 10 diciembre 2019 03:00 PM
Genaro García Luna
Aún si a García Luna se le encuentra culpable por delitos presumiblemente cometidos en EU, sería difícil que no cumpliera su condena en ese país; más difícil todavía sería que se le trasladara a México para un nuevo juicio con base en la misma evidencia, considera Marco A. Morales.

(Expansión) – En política, a veces las coincidencias son posibles… por increíble que parezca. Hoy, podría ser uno de esos días donde coincide el anuncio de la detención en Estados Unidos de quien encabezara las entonces Secretaría de Seguridad Pública y Agencia Federal de Investigación en el mismo día en que aterrizan en México los negociadores estadunidenses y canadienses para concluir la reapertura del T-MEC. Temas, intuyo, desconectados.

Primero. El caso García Luna. Si bien la interpretación sencilla del anuncio del Departamento de Justicia estadunidense sobre la detención de Genaro García Luna es que se trata del inicio de la sexenal revancha contra un miembro de las administraciones previas, es difícil que suceda de esa manera.

Lee: La FGR confirma que investiga a García Luna y que solicitará su extradición

Publicidad

Los hechos: La detención de García Luna obedece a una investigación iniciada a raíz del juicio al Chapo en Estados Unidos. El hecho de que la orden de aprehensión se haya emitido y ejecutado sugiere que la DEA y el Departamento de Seguridad Interna encontraron evidencia suficiente para sustentar la orden de detención.

Lee: "Siempre estaré en favor de la ley", dice Calderón tras arresto de García Luna

Las implicaciones: Aún si se le encuentra culpable por delitos presumiblemente cometidos en Estados Unidos, sería difícil que no cumpliera su condena en ese país. Más difícil todavía sería que se le trasladara a México para un nuevo juicio con base en la misma evidencia. Dicho de otra manera, este es primordialmente un caso doméstico en Estados Unidos – que se persigue ex oficio – donde difícilmente tiene peso una mano mexicana.

Esto, sin embargo, no implica que el resultado del juicio a García Luna no tenga repercusiones políticas en México, principalmente apuntalando el discurso de honestidad del Presidente López Obrador.

Segundo. El caso del T-MEC. Tras un intempestivo anuncio el lunes, se realiza hoy una reunión entre negociadores del México, Canadá y Estados Unidos para concluir la renegociación del T-MEC que demandó Estados Unidos.

Lee: Los cambios al T-MEC son "razonables" para México, dice Jesús Seade

Publicidad

Los hechos: a diferencia de la negociación del TLCAN original cuando los negociadores mexicanos metieron un número importante de “goles” a sus contrapartes estadunidenses, la negociación del T-MEC en 2018 se caracterizó por los “goles” que permitió, de último momento, el hoy subsecretario de América del Norte en representación del entonces Presidente electo López Obrador. Una goliza envalentona, y el T-MEC se reabrió para extraer aún más concesiones en una negociación por demás opaca.

El contrapunto al discurso de la Cancillería – que como bien señala hoy Ricardo Ramírez en su columna no tiene atribuciones para realizar negociaciones comerciales – aparece en boca del poderoso comité de Ways and Means de la Cámara de Representante que detalla el apretón adicional de tuercas dirigido a México que aceptó nuestro país.

Lee: Nancy Pelosi asegura que tras cambios el T-MEC es "infinitamente mejor"

Las implicaciones: La realidad es que la premura por cerrar esta negociación exclusivamente beneficia al Congreso de Estados Unidos que necesita aprobar el T-MEC y los artículos de impeachment en la Cámara de Representantes antes de terminar el año.

Resta una pregunta más interesante: ¿cuál es el interés de la Casa Blanca en entregar una victoria a los Demócratas en la Cámara de Representantes? La respuesta es sencilla, acelerar la aprobación de los artículos de impeachment que morirían en el Senado mucho antes de que empiece el proceso electoral.

Desafortunadamente para nosotros, en este tema México se limitó a ser un eficaz daño colateral.

Nota del editor: Marco A. Morales es Investigador Afiliado al Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad