Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Capturando unicornios en el valle “Wall Street”

¿Habremos tomado la decisión correcta? ¿Invertir en estos “seres mitológicos” nos llevará a la independencia financiera?, cuestiona Gustavo Hernández.
lun 09 marzo 2020 06:50 PM
Cazando unicornios en Wall Street - inversiones
Podríamos asegurar que con una inversión extrovertida no alcanzaremos la independencia financiera, ya que toda inversión, debe tener un objetivo realista, asegura Gustavo Hernández.

(Expansión) – Startups son aquellas empresas que tal vez iniciaron en un garaje o un salón de clases donde sus fundadores desarrollaron una solución innovadora a un problema cotidiano y que una vez colocada su invención en el mercado, llevó a la compañía a crecer exponencialmente en poco tiempo.

Dentro de este universo de organizaciones existe un grupo élite que antes de ser una empresa pública, logró cruzar la barrera de los 1,000 millones de dólares, valor de mercado difícil de alcanzar, las cuales en 2013 fueron nombradas como empresas “unicornio”.

Publicidad

En 2019, según el portal Crunchbase, 16 “unicornios” hicieron su IPO, de las cuales 13 fueron en las bolsas de Estados Unidos, entre las que destacaba Uber.

Teniendo esto en mente, imaginemos que somos inversionistas. Supongamos que este tipo de empresas llaman nuestra atención, y que tenemos una muy baja aversión al riesgo ya que no contamos con información histórica de los precios de las acciones y que sólo contamos con las expectativas de los mercados y nuestro sentido común.

Derivado de esto, decidimos comprar acciones dos meses después que realizaron su colocación en bolsa. ¿Habremos tomado la decisión correcta? Invertir en estos “seres mitológicos”, ¿nos llevará a la independencia financiera?

Una forma de dar respuesta a esas preguntas sería calculando el rendimiento esperado de un portafolio formado por las 13 acciones que fueron colocadas en NYSE y NASDAQ, ya que éstas se encuentran en iguales condiciones de mercado y buscamos, como todo inversionista, las mayores ganancias con el menor riesgo.

Después de realizar una serie de cálculos con un modelo de optimización que minimiza el riesgo y maximiza el rendimiento, utilizando las variaciones diarias de los primeros 60 días de circulación de las acciones se obtuvo que no todas tendrían una posición larga, es decir, no compraríamos todas, ya que algunas estarían en corto, como se plantea a continuación: Las tres primeras acciones con mayor peso son Beyond Meat, empresa que fabrica sustitutos de carne, CrowdStrike la desarrolladora de tecnología de seguridad, y Zoom, compañía dedicada a las video comunicaciones. Estas emisoras acumulan el 63% de peso en nuestro portafolio.

También destacó que un 23% del peso está repartido entre el market place africano Jumia Group y la plataforma de soporte PagerDuty.

Publicidad

Finalmente, cuatro emisoras más conforman el 15% restante del portafolio, las cuales son Slack, la herramienta de comunicación laboral; Luckin Coffee, cadena de cafeterías; SoYoung Technology, el proveedor de servicios digitales, y la red social Pinterest.

En nuestro ejercicio se tendrían que realizar posiciones cortas para Uber, ya que en sus primeros 60 días en bolsa tuvo un rendimiento promedio de (-) 0.14%, y para su competencia LFYT, porque, al parecer, los mercados no son “usuarios” de las plataformas de transporte, y por último para Tiger Brokers. Estas empres acumulan ventas en corto del 6% del portafolio.

Un portafolio óptimo con estas 13 empresas tiene un rendimiento esperado bimestral del 3.03%. Con pesos iguales el rendimiento esperado es de 1.03%. En comparación con el índice, las compañías tecnológicas S&P este tiene una variación promedio bimestral en el 2019 de 4.39%, mientras que el promedio del NASDAQ es de 5.28%. Con lo anterior, el rendimiento óptimo quedaría por debajo de los índices.

Con este ejercicio podemos concluir que, aunque una empresa tenga un valor de un billón de dólares y un sofisticado y moderno modelo de negocio, en el momento de su entrada a bolsa, las acciones no tienen un rendimiento excepcional y en algunos hasta negativo, en comparación con las empresas que tienen un modelo de negocio tradicional, con años de cotización, las cuales siguen siendo las más atractivas.

Respondiendo a nuestras preguntas planteadas líneas arriba: seguramente hay una mejor combinación de acciones que circulan en el mercado con lo que se obtendrá un mayor rendimiento, pero, de igual forma hay una peor combinación con un rendimiento más bajo, e inclusive negativo, razón por lo cual se concluye que hay otros parámetros y criterios para saber si se tomó una buena decisión, por ejemplo, si se alcanzó el objetivo de la inversión en el plazo deseado.

Publicidad

Podríamos asegurar que con una inversión extrovertida no alcanzaremos la independencia financiera, ya que toda inversión, debe tener un objetivo realista.

Nota del editor: Gustavo Hernández es Ingeniero Matemático egresado de la ESFM del IPN con 5 años de carrera bancaria. Actualmente se desarrolla como data scientist en el área de análisis bursátil de Grupo financiero Ve por Más. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad