Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

3 ingredientes que demuestran el auge del ecosistema emprendedor en México

Nazar Yasin, fundador del fondo de inversión Rise Capital, considera que en el país se está preparando para ver su primera serie de unicornios en los próximos cinco años.
sáb 14 septiembre 2019 12:00 PM

"Es el ‘mexican moment’”. Era 2013 y la frase se escuchaba en las reuniones de trabajo, en la fila del supermercado, en los noticiarios y hasta en las comidas familiares de los domingos. La aprobación de las reformas estructurales, como la energética y la hacendaria, al inicio del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, generó una gran expectativa en la economía nacional. Luego, la propaganda se desinfló.

“Pero el ‘mexican moment’ es hoy”, afirma Nazar Yasin, fundador y Managing Partner del fondo de inversión enfocado en mercados emergentes Rise Capital. El nuevo momento único, dice, es generado por la combinación de factores asociados a negocios, no por una coyuntura de gobierno.

Publicidad

“Hay una conectividad vasta, en porcentaje y en términos absolutos es un país conectado. Además, hay financiamiento disponible para nuevos negocios. Y tenemos mejores emprendedores”, detalla Juan Saldívar, socio de Rise Capital.

Estos ingredientes sumados producen un futuro prometedor, coinciden. “En 10 años, las start-ups mexicanas crearán 100,000 millones de dólares en capitalización de mercado”, prevé Yasin.

Los ingredientes claves

1. Conexión. El despegue de los ecosistemas tecnológicos tiende a ocurrir cuando un país supera los 50 millones de internautas, aseguran los especialistas.

“Porque ya hay un número suficiente de personas conectadas y, por lo tanto, el PIB disponible en línea para las compañías es suficiente para comenzar a generar ingresos significativos y escalar hasta el punto en que puedan hacer múltiples rondas de financiamiento y, eventualmente, se hagan públicas”, explica Yasin.

Estados Unidos alcanzó los 50 millones de usuarios de internet en 1996, China, en 2002, y México, en 2014. “Lo que vemos hoy en México es como mirar Silicon Valley en 2001 o China en 2007. Es justo cuando las cosas comienzan a despegar”, agrega Saldívar.

Lee más: ¿Qué tan conectado está México con internet?

Según los inversionistas, internet y los teléfonos móviles han ayudado a romper industrias ineficientes, gobernadas por monopolios y atadas por sistemas ineficientes de distribución.

Publicidad

2. Habilidades. El segundo ingrediente que los inversionistas detectan es que cada vez hay más emprendedores con mejores perfiles de negocio .

La lista de habilidades es amplia, pero destacan que acumulan experiencia en negocios digitales, tienen un liderazgo positivo e inspiran a los demás, cuentan con amplia capacidad de operación, poseen conocimientos sobre experiencia de usuario y, además, desarrollan ambiciosas estrategias de administración.

Lee más: Cómo los emprendedores pueden enfrentar la incertidumbre

“Teníamos pocos, pero ahora hay más y mejores empresarios”, dice Saldívar. “Están mejorando la forma en que se hacen los negocios, sin duda”.

La mejora en los perfiles se da, principalmente, por la acumulación de experiencia previa como fundadores de sus propios emprendimientos o como colaboradores de start-ups en etapas tempranas.

La parte empresarial ha mejorado de una forma importante ”, enfatiza Yasin.

Un mejor perfil sirve, a su vez, como un antídoto contra el fracaso. Porque, de acuerdo con el Failure Institute, una planeación deficiente y problemas en la ejecución son dos de las cinco causas más comunes por las que fracasan los negocios en México.

Publicidad

3. Financiamiento. 175 millones de dólares, ésa es la cifra que levantaron las start-ups mexicanas durante 2018. Para Yasin y Saldívar, es justo esta cifra la que refuerza su planteamiento: el tercer factor clave en este ‘mexican moment’ es el financiamiento disponible para impulsar el crecimiento de nuevos negocios.

Bancos, fondos de inversión, family offices e inversionistas individuales a través de plataformas de financiamiento colectivo están dispuestos a financiar negocios mexicanos que solucionan problemas reales y estructurales.

Hay fondos muy grandes en el mundo muy interesados en la región . Los últimos seis meses han llegado muchos, porque están viendo justo esta oportunidad ahorita. Es un voto de confianza”, destaca Saldívar.

La llegada de SoftBank a América Latina es un ejemplo de ello. A inicios de 2019, el banco japonés anunció su interés por invertir 5,000 millones
de dólares en empresas tecnológicas de América Latina. Y México es uno de los países que tiene en la mira.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad