Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La crisis que está poniendo a prueba nuestro nivel de conciencia

Es una época para empezar a ocuparnos en lugar de preocuparnos, dejar de ser alarmistas y cambiar comportamientos que contribuyan a mi persona, opina Daniella Cano.
dom 22 marzo 2020 12:07 PM

(Expansión) – Hoy en día estamos viviendo una de las mayores crisis en la historia de la humanidad, una enfermedad que ha hecho al mundo entero operar de una forma diferente, ha creado conciencia en las personas a base de duros golpes hacia lo más preciado que tiene el ser humano: su salud.

Soy de la fiel creencia que gracias a las mayores crisis vienen las mayores oportunidades y aprendizajes, la primera oportunidad que podemos sacar de esto y la más importante es preguntarnos ¿sobre qué nivel de conciencia estamos operando hoy en día?

Puede ser desde el nivel de conciencia de “no pasa nada, a mí no me va a pasar y no dejaré de hacer mi vida”, también el nivel de “para algunas cosas sí me conviene quedarme en casa y para otras no” o desde el “voy a ser muy consciente y me voy a quedar en mi casa”.

Publicidad

Cualquiera de los tres niveles que estés operando es importante destacar que no vivimos solos en este planeta, vivimos en un ambiente en el que “si yo hago algo, voy a afectar mi entorno de manera positiva o negativa”, pero debemos tener muy claro que siempre habrá un impacto.

Este es un problema que nos afecta a todos, no importa la religión, el nivel socioeconómico, la edad o la nacionalidad, esto es un problema de la humanidad y se debe tratar como tal, por esto quiero compartir tres puntos clave para cambiar el foco que debemos tener como personas, recuerden que nuestro foco determina nuestra realidad y el tener un mayor nivel de consciencia:

1) Congruencia – Esta palabra es clave, si queremos ser felices en la vida debemos ser congruentes con nuestras ideas, pensamientos, sentimientos, palabras y sobre todo acciones.

Una parte muy importante del amor propio viene de ser congruente, que realmente respetes tu palabra y puedas llevar a cabo lo que dices que vas a hacer.

2) Responsabilidad – Cuando estamos en una relación, ¡ojo! una relación no significa que necesariamente sea de pareja, una relación es cuando dos personas interactúan y comparten sus ideas, pensamientos y ciertas actividades.

Cada relación se compone siempre de un 100%, del cual el 50% es responsabilidad tuya y el otro 50% es responsabilidad de la otra persona, la importancia de entender esto es porque tú como individuo tienes una relación con tu entorno, por lo que tú debes de asegurarte que estás haciendo tu 100% de ese 50% que te corresponde.

Si todos llegamos a responsabilizarnos de este 50% que nos corresponde automáticamente el entorno mejoraría y te daría el otro 50%, por eso las sociedades de primer mundo funcionan tan bien, porque entienden que todo empieza por uno mismo.

En México tenemos el grave problema de caer en la casilla de víctima, “el gobierno va a hacer esto por nosotros”, siempre es culpa de alguien más, menos la nuestra, y parte de la situación que estamos viviendo ahorita con el Covid-19 es una gran oportunidad de poder empezar a responsabilizarnos de nosotros mismos, por lo tanto hay que apoyar a nuestra sociedad y a nuestro entorno.

Publicidad

3) Actitud – La parte clave, ahora que estamos siendo responsables y nos estamos quedando en casa, es que tengamos horarios y actividades definidas, la disciplina es clave para que sigamos siendo productivos y nos sintamos motivados.

Podemos aprender nuevas cosas estando en casa, recuerden que una vez que tu mente se expande jamás se vuelve a contraer, esta es una oportunidad excelente para hacer cosas que no hemos hecho, aprender algo que siempre hemos querido y ser disciplinados en las tareas que debemos de cumplir.

Creo que esta enfermedad que está atacando al mundo entero nos está enseñando que debemos de empezar a pensar más como equipo, como sociedad y dejar de pensar como individuo y de forma egoísta.

Es una época para empezar a ocuparnos en lugar de preocuparnos, dejar de ser alarmistas y cambiar comportamientos que contribuyan a mi persona, pero también al entorno en el que estoy, acordarnos siempre en que si queremos un mundo mejor debemos de crear ese mundo mejor a través de responsabilizarnos y de tomar mejores decisiones y acciones.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad