Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

T-MEC / header especial

El T-MEC es una oportunidad que México no debe desaprovechar

La futura eliminación de los aranceles y la penetración en mercados más amplios se percibió como objetivo inicial de este bloque regional, recuerda Jorge Sánchez Tello.
mié 17 junio 2020 06:32 AM

(Expansión) – Con tantas malas noticias que se han ido acumulando en las últimas semanas siempre habrá alguna ventana de oportunidad para México y es el T-MEC como una ventaja que tiene el país para atraer inversión y generar más empleos. Sin embargo, es necesario que las agendas políticas no tengan un impacto negativo y espanten a los inversionistas.

El T-MEC es un proceso inevitable de integración económica, esta idea se hizo más importante después de que concluyó la Segunda Guerra mundial, algunos países buscaban ésta con fines políticos y otros obviamente los financieros, ya que el conflicto dejó grandes pérdidas económicas.

Publicidad

Actualmente podemos decir que son dos los factores que han sido determinantes en la relación trilateral de América del Norte: el primero es el proceso de globalización económica y el segundo el incremento de la inseguridad a nivel internacional. La importancia de estas dos circunstancias se ha visto reflejada en la creación de estrategias y organismos que ayudan a mejorar tanto las condiciones y la calidad de vida de la población de estos tres Estados, como las relaciones entre ellos.

El bloque norteamericano puede tener grandes ventajas para las empresas y trabajadores de México porque puede ser un factor para detonar la inversión. Su población alcanzaría más de 350 millones de habitantes; el comercio y la inversión extranjera contribuirían al crecimiento económico de los tres países. Además de la extensión del mercado y la complementariedad económica, esta región es rica en recursos naturales y mano de obra.

No obstante, se configuran características étnicas, culturales y salariales muy diferentes. Mientras con la del norte tiene mayor similitud y ha tenido relaciones de cooperación, históricamente la del sur ha generado conflictos debido a dos factores estrechamente ligados: el desequilibrio producido por la condición de subdesarrollo, y el continuo flujo de trabajadores indocumentados a través de la misma, un punto especialmente álgido de la agenda bilateral México-Estados Unidos.

La futura eliminación de los aranceles y la penetración en mercados más amplios se percibió como objetivo inicial de este bloque regional. Sin embargo, Estados Unidos continúa con prácticas proteccionistas, especialmente notorias en los subsidios a los productores de arroz, caña, algodón, ciertas carnes y lácteos. Por su parte, para México y Canadá el acuerdo no ha significado el acceso a un mercado más amplio, ni ha fomentado fuentes de empleo.

LEE: México sale de top 25 de destinos para Inversión Extranjera Directa

Esta situación nos llevará necesariamente a reflexionar acerca de la viabilidad de una zona de libre comercio entre países como los latinoamericanos, principalmente agro exportadores, y Norteamérica, empeñada en fomentar barreras arancelarias.

El reto de México es el de tener un mayor crecimiento económico y resolver el grave problema de violencia que ha ocasionado el crimen organizado, así como el discurso de polarización que está espantando a los inversionistas.

Publicidad
Las claves del regreso a la industria manufacturera | #CómoReactivarMéxico

Debemos lograr un mercado norteamericano perfectamente integrado para ser competitivos. El reto de México es migrar hacia una economía del conocimiento, más que como países competidores. México, Estados Unidos y Canadá se deben visualizar como un bloque con intereses compartidos y cadenas de producción que compitan con la Unión Europea, China y América del Sur.

LEE: Lo "Hecho en México" es una oportunidad con la entrada en vigor del T-MEC

La única forma de ayudar a las personas es dejarlos en libertad para que puedan emprender algún negocio y si así lo deciden puedan trabajar y crearse un futuro en alguna empresa, pero para lograr este objetivo, se necesita atraer mucha inversión y el T-MEC es una oportunidad que no se debe desaprovechar.

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF). Síguelo en LinkedIn y en Twitter. Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad