Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El quinto poder

El quinto poder informa, exhibe, condena, critica, juzga y convoca a acciones ciudadanas; halaga lo mismo que ofende; exalta o denuesta; comunica noticias verdaderas o falsas, apunta Mario Maraboto.
jue 08 octubre 2020 07:00 PM

(Expansión) – En mi pasada colaboración me referí al cuarto poder como una fuerza real y vigente, referida específicamente a los medios de comunicación que hoy se denominan “tradicionales”. Esta vez me referiré a otro poder que tiene igual o más influencia tanto en la vida pública como privada de individuos y organizaciones.

Este quinto poder deriva de la manera en que se ha trasformado la tecnología. Las nuevas y dinámicas tecnologías de la información han dado pie al surgimiento de plataformas virtuales y con ello a lo que se ha dado en llamar ciberperiodismo y al periodismo ciudadano.

Publicidad

Es un poder que se inscribe dentro la denominada sociedad de la información caracterizada por la capacidad de obtener y compartir cualquier información, instantáneamente y desde cualquier lugar, a la que el sociólogo japonés Yoneji Masuda (1984) definió como “una sociedad post-industrial que crece y se desarrolla alrededor de la información, y que aporta un florecimiento general de la creatividad intelectual humana”.

A este poder se han sumado los medios tradicionales instaurando la era del ciberperiodismo, periodismo digital o periodismo web, al crear la versión digital de su ejemplar impreso (print) aunque también desarrollan sus propios contenidos para capitalizar la ventaja de conjuntar audio, video y enlaces a otras fuentes a través de hipervínculos.

La fortaleza de este poder reside en cuatro factores: la posibilidad multimedia que le da plasticidad comunicativa a través de diferentes canales en un mismo sitio; la hipermedialidad que permite dar profundidad a la información a través de hipervínculos; la interactividad que facilita a las audiencias la posibilidad de opinar sobre cada texto, imagen o video y participar en el debate e inclusive en la creación de nuevos contenidos; y la instantaneidad, que permite transmitir y recibir información de forma eficaz e inmediata, independientemente de que sea verdadera o falsa.

Por otro lado, el periodismo ciudadano, cuestionado en cuanto a que no todos los ciudadanos que participan en las redes sociales son periodistas de profesión, surgió como una forma de periodismo personal y participativo, inicialmente en forma de blogs en los que el autor da su visión de determinados asuntos sociales, culturales, políticos, económicos, deportivos, locales, etcétera, y posteriormente a través de plataformas como Twitter, Facebook, Pinterest y otras similares.

Los individuos han utilizado las redes sociales para obtener y distribuir su propia información. Es a través de estas plataformas que los ciudadanos –muchos de ellos periodistas profesionales u opinadores- se expresan, comentan o reportan situaciones o sucesos de los que generalmente son testigos. Twitter, por ejemplo, no fue creada para hacer periodismo; sus creadores (Jack Dorsey, Noah Glass, Biz Stone y Evan Williams) la llamaron así para significar “una corta ráfaga de información intrascendente” por lo que se infiere que no nació de o para el periodismo aunque con el tiempo ha adaptado sus característica al mismo. Facebook surgió como una web para entretener a los compañeros de Harvard de su creador Mark Zuckerberg, no para transmitir o generar noticias y hoy también es plataforma para medios tradicionales.

Publicidad
TikTok obtiene prórroga y podrá seguir operando en EU temporalmente

De alguna manera Twitter, específicamente, le ha dado al ciudadano ese quinto poder al posibilitar la transmisión instantánea de información sobre sucesos por parte de quienes están en el lugar de los hechos, complementar los esfuerzos informativos de los periodistas profesionales, o confrontar las versiones oficiales de los mismos acontecimientos. El periodista Jeff Jarvis expresa en su libro “El fin de los medios de comunicación de masas” (2015) que “Internet ha demostrado su eficacia ayudando a las comunidades a informarse, compartiendo lo que sucede a través de Twitter.”

Pero además de transmitir información la ciudadanía ejerce el quinto poder al crear víctimas, generar linchamientos, exhibir injusticias sociales o convocar a protestas ciudadanas como han sido las convocatorias: “#undiasinnostras”, “#fueralopez” en México, o “#BlackLivesMatter” en los Estados Unidos.

OPINIÓN: Realidad mediática y realidad percibida ante el COVID-19

El quinto poder informa, exhibe, condena, critica, juzga y convoca a acciones ciudadanas; halaga lo mismo que ofende, concilia igual que confronta; exalta o denuesta; comunica noticias verdaderas o falsas. En algunos casos abusa y en otros se limita y deja dudas. Genera sinergia con el cuarto poder a medida que cada uno se basa y responde al otro en una nueva ecología de noticias.

Podría decirse que periodistas, universitarios, militantes de asociaciones, lectores de diarios, radioescuchas, telespectadores, usuarios de Internet, todos se unen para forjar un arma colectiva de debate y de acción democrática ya que se trata de un poder que no solo facilita el debate y el encuentro de ideas y causas sociales o políticas, sino que además lucha por generar cambios. Por tanto es un poder que demanda mucha mayor responsabilidad que a quienes sólo ejercen el cuarto poder a través de los medios de comunicación.

Los globalizadores habían declarado que el siglo XXI sería el de las empresas globales; la asociación Media Watch Global afirma que será el siglo en el que la comunicación y la información pertenecerán finalmente a todos los ciudadanos.

Nota del editor: Mario Maraboto es Licenciado en Periodismo por la UNAM. Investigador Asociado en la Universidad de Carolina del Norte. Autor del libro "Periodismo y Negocios. Cómo vincular empresas con periodistas". Consultor en Comunicación, Relaciones Públicas y situaciones especiales/crisis desde 1991. Escríbele a su correo mmarabotom@gmail.com y síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad