Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Biorefinerías y economía circular

Las tecnologías emergentes siempre son fuente de escepticismo por parte de gobiernos e inversionistas, considera Rodrigo Osorio.
lun 09 noviembre 2020 11:56 PM

(Expansión) – La dependencia que tenemos hacia una economía linear (extraer-producir-desechar) ha demostrado ser económicamente insostenible y éticamente cuestionable. En cambio, la propuesta de una economía circular ofrece una visión alternativa en la que los productos tengan mayor duración, sean reutilizados y reciclados. ¿Cómo lograrlo en el sector energético?

Una de las formas más innovadoras para avanzar hacia una modelo circular de la economía es la construcción de biorefinerías. Esta inversión permitirá producir combustibles, químicos, y generar electricidad a partir de fuentes renovables como residuos sólidos o materiales orgánicos (biomasa).

Publicidad

¿De qué tamaño es el problema de residuos?

En México, una persona promedio genera basura equivalente a su peso corporal en dos meses, según estadísticas de Semarnat. Por otra parte, el Inegi estima que la degradación ambiental por residuos sólidos nos costó alrededor de 70,000 millones de pesos en 2018, sólo 35% menos que el presupuesto total proyectado para el Nuevo Aeropuerto Felipe Ángeles.

Desde una perspectiva global, nuestras dinámicas de desperdicio son preocupantes. Durante el siglo XX se generaron residuos sólidos a una velocidad 10 veces mayor que el crecimiento demográfico, causando graves daños a la salud y al medio ambiente. Desafortunadamente, las estimaciones para el futuro no son menos alarmantes.

En el Foro Económico Mundial de 2014 se presentó un estudio de la Fundación Ellen MacArthur en el que se proyecta que habrá más plástico que peces en el mar para 2050.

En el ámbito urbano, las Naciones Unidas estiman que 70% de la población mundial vivirá en ciudades para 2050. Tal dinámica demográfica implica una alta concentración de consumo, lo cual plantea retos no sólo para el suministro de energía, sino para la gestión de residuos.

Afortunadamente, las biorefinerías convierten este reto en una gran oportunidad para hacer un uso más eficiente de los recursos, minimizando impactos ambientales y promoviendo una economía circular.

¿Cómo aprovechar los residuos sólidos para generar energía?

El aprovechamiento energético de residuos es el proceso en el cual se genera energía, en forma de electricidad, calor o combustible, a partir de tales desechos. Tal proceso es fundamental para ser menos dependientes de los combustibles fósiles y reducir emisiones de gases de efecto invernadero. Hoy por hoy, las biorefinerías hacen de este proceso una realidad factible y con expectativas de crecimiento.

Publicidad
¿Quieres dinero a cambio de tu basura? | #QueAlguienMeExplique

En México, el potencial de generación eléctrica con biomasa es de casi 4,000 MW, de los cuales 40% pueden generarse partir de residuos durante los próximos 10 años, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía. A pesar de que la Prospectiva de Energías Renovables prevé 402 MW en plantas de generación distribuida con biomasa para 2028, hay pocos proyectos en México de gasificación de biomasa o combustión de residuos sólidos urbanos.

Ante este vacío, las biorefinerías se pueden integrar a los procesos tradicionales de procesamiento de biomasa. El propósito: optimizar el uso de los recursos y minimizar el desperdicio, lo cual maximizaría los beneficios y la rentabilidad de la industria.

¿Son económicamente factibles las biorefinerías?

Para que las biorefinerías sean un negocio atractivo para municipios e inversionistas socialmente responsables debe realizarse un análisis costo-beneficio. ¿Qué nos revelan experiencias de los últimos años? Primero, hay evidencia que sugiere que los sitios de disposición final deben estar cerca de las biorefinerías para reducir los costos de transporte.

Además, el procesamiento debe adaptarse a las condiciones locales en términos de climáticos y de desarrollo urbano. También, los gobiernos deben establecer regulaciones claras para evitar que los contaminantes de los desechos se transfieran a los productos y que estos sean susceptibles de reutilizarse bajo un enfoque de “residuo cero.”

Las tecnologías emergentes siempre son fuente de escepticismo por parte de gobiernos e inversionistas. La idea de necesitar subsidios o incapacidad de alcanzar economías de escala es un miedo común. Sin embargo, después de años de mejoras tecnológicas, las biorefinerías ya no son consideradas una tecnología emergente.

La Agencia Internacional de Energía proyecta que la inversión de gas natural se transfiera a gases renovables, como el biogás y el biometano. De la misma forma se espera que para 2040, 40% de la inversión en gas esté concentrada en procesos renovables. Además, los pronósticos señalan que la instalación de biorefinerías incrementará 25% hacia 2025, particularmente en China, Estados Unidos y Brasil. En México, no podemos quedarnos atrás.

Promover una visión de economía circular desde los gobiernos locales

La promoción de biorefinerías es una forma innovadora de atender la creciente generación de residuos sólidos urbanos, los cuales son responsabilidad de los gobiernos locales. No sólo brinda la oportunidad de disminuir impactos ambientales y sociales negativos, sino que puede resultar benéfico para las finanzas públicas.

¿Cómo aprovechar esta oportunidad? Aquí unos cuantos consejos: Mejoremos los esquemas de separación de basura para un proceso más eficiente de refinación, cooperemos entre gobiernos locales para intercambiar experiencias exitosas, integremos a los trabajadores informales que viven del reciclaje de desechos, y establezcamos estándares medioambientales a partir de nuestras realidades locales.

El futuro inteligente para nuestra humanidad es circular y sustentable; y los gobiernos locales tenemos una gran tarea por delante.

Nota del editor: Rodrigo Osorio Díaz es titular de la Agencia Estatal de Energía de Puebla. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad