Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

#ElDatoDeLaSemana: El mercado laboral mexicano

No sólo hay menos trabajos, sino que aún aquellos con empleo se encuentran en necesidad de trabajar más para recibir sus ingresos necesarios, señala Paulina Agudelo .
vie 20 noviembre 2020 05:00 AM

(Expansión) – En la semana, el INEGI retomó la publicación de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de forma trimestral y publicó la información sobre el mercado laboral mexicano correspondiente al tercer trimestre del año. Notablemente, la Población Económicamente Activa - aquellas personas que trabajan o están buscando trabajo activamente – perdió (-)3.5 millones del primer trimestre al tercer trimestre de 2020. En particular, la población ocupada en el país (aquella que tiene un trabajo o un vínculo laboral) disminuyó en (-)4.3 millones de personas en el periodo.

Además, la población desocupada incrementó en 793,000 personas entre el 1T2020 y el 3T2020; esto es, cerca de un millón de mexicanos y mexicanas adicionales se encontraron en la situación de no tener un trabajo, pero buscaban uno de manera activa.

Publicidad

La comparación entre estos dos periodos refleja el impacto de la pandemia de COVID-19 sobre el mercado laboral del país a seis meses de la llegada de la crisis sanitaria y económica a México: fue a finales de marzo de 2020 (último mes del primer trimestre) cuando empezaron las medidas de confinamiento y para julio (primer mes del tercer trimestre) la reactivación de la actividad económica nacional ya había iniciado en gran medida.

Vale la pena resaltar que la mayoría de las personas que salieron de la población ocupada y perdieron su trabajo -y, con eso, su fuente de ingresos- dejaron de buscar uno de manera activa, al menos al cierre del tercer trimestre del año: la Población Económicamente Activa (PNEA), que incluye a las personas que no tienen trabajo y no buscan uno, ganó 4.6 millones de personas del primer al tercer trimestre del año.

Notablemente, la PNEA Disponible aumentó en 5.1 millones, lo que significa que más de cinco millones de mexicanos con disponibilidad para trabajar dejaron de buscar empleo de manera activa – una especie de desmotivación laboral por considerar que no existen suficientes posibilidades.

En ese mismo sentido, la tasa de participación laboral, que considera al porcentaje de personas de 15 años y más que participan en el mercado laboral (son económicamente activos), pasó de 60.4% en el 3T de 2019 a 55.5% en el mismo periodo de 2020 y cayó (-)4.4 puntos respecto al 1T de 2020.

Aunado a esto, la tasa de desocupación (población que se encuentra sin trabajar, pero está buscando trabajo y está disponible para trabajar) se ubicó en 5.1% en el 3T2020, tasa mayor a la observada en el primer trimestre del año (de 3.4%).

Publicidad
La pandemia obliga a cientos de personas a vivir en la calle en México

Además de la pérdida de empleo registrada entre el primer y tercer trimestre del año, la proporción de personas ocupadas que trabajan menos horas de las que necesitan y pueden dedicar a las labores incrementó considerablemente: en el 3T2020 la tasa fue de 17%, casi el doble de lo registrado en el 1T2020 y en el 3T2019, cuando la tasa de subocupación fue 8.5% y 7.8%, respectivamente.

No sólo hay menos trabajos, sino que aún aquellos con empleo se encuentran en necesidad de trabajar más para recibir sus ingresos necesarios.

Las cifras trimestrales de la ENOE de julio a septiembre de 2020 reflejan los estragos que la pandemia ha dejado sobre el mercado laboral del país. Estas cifras muestran cómo, además de la pérdida de empleo, muchos individuos han desistido (aunque sea temporalmente) en la búsqueda de una nueva fuente de ingreso, ya sea en el sector formal o el informal, debido a las difíciles condiciones generadas por la crisis, las medidas sanitarias implementadas y la incertidumbre económica por la que atraviesa el país.

Los cambios en la composición del mercado laboral mexicano al cierre de septiembre 2020 dejan en evidencia la necesidad de crear nuevas oportunidades laborales para los trabajadores y trabajadoras mexicanas que han perdido total o parcialmente su fuente de ingresos y que no pueden hacer frente a sus obligaciones diarias, lo que tiene un impacto directo en su bienestar y en el de sus familias.

La creación de nuevas oportunidades requiere la promoción de nuevas inversiones y el cuidado de las inversiones ya existentes; por lo tanto, es preciso que en lo que resta del año y durante todo 2021 el gobierno y el sector privado trabajen en conjunto para proveer la inyección de capitales en el país.

Nota del editor: México, ¿como vamos? registra a detalle el crecimiento económico del país. Síguelos en Twitter , Facebook e Instagram . Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad