Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Súper docente vs. futuro laboral

Los maestros en las comunidades universitarias y más desde la enseñanza en línea tienen el reto monumental de instruir, desarrollar académica y profesionalmente a sus alumnos, opina Rafael Campos.
mié 13 enero 2021 11:59 PM

(Expansión) – El mercado laboral en el presente año ha acelerado el trabajo remoto y la tendencia a buscar personal con nuevas habilidades enfocadas a la digitalización ha sido una constante a lo largo de la última década.

Asimismo, la actual crisis ha llevado a la adaptación acelerada de las redes de trabajo en las empresas para asegurar la sobrevivencia de las organizaciones. La realidad post pandemia establece ya un marco de referencia en la que los empleadores buscarán dar mayor flexibilidad a las personas que contratan.

Publicidad

A su vez, los empleados solicitarán más incentivos que les permitan lograr resultados aún sin integrarse a oficinas en horarios fijos.

El nuevo contexto del teletrabajo abre la búsqueda de talento que, antiguamente, se buscaba localmente con las fortalezas individuales y no en las grupales, sin embargo, ante este entorno, se ha vuelto fundamental integrar equipos con habilidades digitales que colaboren bien a distancia.

De acuerdo a Manpower, del último cuatrimestre del 2020, el 59% de los empleadores están planeando generar mayores opciones de trabajo flexible en sus compañías para trabajadores de tiempo completo. De este porcentaje, una tercera parte será para puestos de trabajo remoto.

Las ventajas de laborar a distancia son el ahorro de costos operativos integrados en traslados, menos renta de espacios, eliminación de estructuras de redes y demás infraestructura propia de los espacios físicos de los centros de trabajo. No obstante, no todos los trabajadores vigentes ni los egresados de las universidades están preparados para desempeñarse en espacios remotos en la cultura de alto desempeño que exige la productividad moderna.

Entre los países que podemos contar como modelos de alta productividad y que emplean esta modalidad se encuentran Estados Unidos, Singapur, Israel, Hong Kong, Alemania y Suiza, entre otros. México tiene el reto de aprender de estas naciones e incrementar el desarrollo de talento con las competencias que exige el mercado laboral.

En este rubro, la educación media superior y superior son clave para preparar a los jóvenes y adultos para el empleo directo y para el emprendimiento. El viejo modelo del maestro académico que repite libros y comparte anécdotas fuera de la vinculación laboral ha quedado superado. Se requiere un nuevo escenario universitario que rete a la adaptación permanente, tanto de quien estimula la experiencia de aprendizaje, como de quien aprende.

¿Qué características debe de tener el docente del presente para mantenerse vigente en esta década? Por una parte, se establece un paquete de habilidades transversales que son esenciales para todo profesionista. Entre ellas podemos destacar las habilidades tecnológicas en su área de conocimiento, administración eficiente del tiempo, generación de equipos de trabajo, liderazgo participativo, comunicación efectiva, pensamiento crítico, resolución de conflictos, persistencia, y ética profesional.

Estas habilidades y competencias para el trabajo se han constituido en requerimientos básicos de todo profesionista de alto desempeño.

Publicidad
La pandemia "congela" la educación de millones de niños en Latinoamérica

Por otra parte, se tiene el paquete de competencias propias de las áreas de intelecto en las cuales se desarrollan los nuevos trabajos y este último segmento es el más difícil de lograr. La razón es que la ciencia, la tecnología, la inteligencia artificial, el aprendizaje de máquinas, la realidad aumentada, los robots que se integran en todos los ámbitos laborales están generando disrupciones inesperadas.

En este sentido los maestros en las comunidades universitarias y más desde la enseñanza en línea tienen el reto monumental de instruir, desarrollar académica y profesionalmente a sus alumnos.

Hoy día los catedráticos en México, tanto en las instituciones públicas como privadas, se han visto obligados a cambiar sus conductas, modificar sus hábitos, desarrollar sus competencias digitales, expandir su comunicación con medios tecnológicos, experimentar con la enseñanza móvil, innovar en sus presentaciones gráficas, colaborar remotamente, atender grupos masivos y además de todo esto… mantener un equilibrio emocional y personal que los mantenga como autoridad social.

De hecho, esta será la característica de todo educador que se quiera mantener vigente en su labor: un maestro que investiga, innova y se mantiene al día. El elemento esencial que se debe de agregar a esta actualización permanente es el enfoque de los programas universitarios en la educación para el empleo y el emprendimiento. Esta es la parte más sutil del problema.

Los trabajos cambian y la formación debe vincularse en forma directa a estos cambios por arriba del cumplimiento de los requerimientos de los programas si quiere impulsar realmente al desarrollo profesional y personal de los universitarios.

El aprendizaje basado en estas dos premisas es la única forma de permanencia en un mundo cambiante. Y para esto se requieren súper docentes que estén trabajando y además compartiendo su experiencia en las aulas, sean remotas, híbridas o presenciales.

Las grandes crisis generan soluciones a su nivel. Los profesores universitarios han afrontado el reto de actualizarse, adaptarse y utilizar las herramientas a su alcance para seguir impulsando el desarrollo académico y profesional de sus estudiantes.

Las nuevas competencias docentes integran: habilidades transversales que lleven a manejar con tecnología el aprendizaje de grupos masivos, el enfoque a la enseñanza basada en competencias para el empleo y el emprendimiento con un sentido ético.

Este perfil pedagogo exigido por la realidad ha transformado a los educadores en héroes silenciosos y súper docentes actuando con los límites de la realidad educativa nacional.

Nota del editor: Rafael Campos Hernández es Rector Institucional de Aliat Universidades. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad