Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Fintech, base para una sociedad con mejor cultura financiera

Las empresas del sector, tanto las tradicionales como las fintech, deben abandonar los modelos de negocios que predominaron durante los últimos 200 años, opina Juan Bello.
vie 22 enero 2021 05:00 AM

(Expansión) – Uno de los efectos que dejó la pandemia en Latinoamérica en general y en México en particular fue el aumento de la población bancarizada, debido a factores como el uso creciente de métodos de pago que reemplazaran al efectivo o que permitieran hacer compras electrónicas en los períodos de confinamiento hasta la apertura de cuentas para planes sociales relacionados con ayuda por el escenario de COVID-19.

MasterCard afirma en un estudio reciente que el porcentaje de latinoamericanos que solo utilizaba efectivo bajó del 45% al 34% durante los meses de pandemia. Más allá de estos movimientos “forzados”, apareció la oportunidad única para la región, que históricamente ha mostrado bajos niveles de inclusión financiera: según el Banco Mundial, antes del coronavirus apenas el 49% de la población latinoamericana tenía algún tipo de cuenta bancaria.

Publicidad

Para las empresas de banca digital y las fintech se trata del momento ideal para reposicionarse en esta nueva realidad, aportando productos financieros innovadores y que resuelvan las necesidades específicas de un enorme conjunto de usuarios. La tendencia es que ya no existen clientes “de un banco”, es decir, personas dispuestas a esperar durante largos períodos en una sucursal para ser atendidas y que les otorguen un crédito ni con la paciencia suficiente para realizar filas eternas para operaciones que pueden completar en segundos desde un dispositivo móvil. Hoy cada usuario elige la opción que le resulta más sencilla y flexible ante cada necesidad.

Los bancos tradicionales, por su parte, están ante la presión de retransformarse para adaptarse a los tiempos que corren. El negocio acumula una enorme y antigua deuda cultural y tecnológica. Hoy, una persona que necesita un crédito para vivienda debe pasar horas frente a un escritorio llenando papeles y solicitudes y rezando por una aprobación.

¿Cómo es esta operación en el mundo digital? Hay una app que, cuando aparece la necesidad de adquirir una propiedad, nos permite indicar en Google Maps en qué área la queremos, cuánto estamos dispuestos a pagar por ella y qué características personales, familiares o de espacio buscamos, desde el tamaño de la casa hasta si tenemos hijos.

Con toda esa información, la aplicación devuelve fotos con realidad aumentada de las opciones que se ajusten a la búsqueda y nos da la posibilidad de clickear sobre alguna de las imágenes. Apenas la elegimos, se coordina una entrevista con el agente en el Calendario y se habilitan, a través de Open Banking -es decir, de un estándar que permite a todas las empresas del sector compartir su información y utilizarla de manera colaborativa-, cotizaciones de créditos hipotecarios de diferentes instituciones, ya preaprobadas, debido a que el sistema conoce nuestros movimientos y nivel de riesgo.

Publicidad
Ant, la fintech de Alibaba, revela su entrada récord a bolsa con 34,000 mdd

Este ejemplo abarca apenas una transacción de las miles que se realizan en el sistema financiero. Las tecnologías disponibles ya permiten generar un flujo así de sencillo, intuitivo y con este altísimo nivel de experiencia de usuario para cada una de ellas. Por eso, el gran desafío del sector es liberar el poder de los datos de los que ya disponen, centrar su oferta en el cliente y explorar las enormes necesidades que se visualizan tanto en los segmentos corporativos como entre las poblaciones que aún no están bancarizadas.

Las empresas del sector, tanto las tradicionales como las fintech, deben abandonar los modelos de negocios que predominaron durante los últimos 200 años -y que, en muchos casos, replican las necesidades y las estructuras de hace dos siglos-. De nada sirve anclarse en el pasado en el momento en que el negocio financiero escribe su futuro.

Nota del editor: Juan Bello es Vice President & Head of LatAm GlobalLogic. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad