Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Deja de posponer y alcanza tus metas

Cuando dejas de posponer te responsabilizas de tus tareas y obtienes algo muy valioso en estos tiempos: calma mental, opina Adriana Castro.
mar 09 febrero 2021 11:58 PM

(Expansión) - Al hacer home office y ahorrarte los traslados podría parecer que es más sencillo organizar tus tiempos y terminar tareas.

La realidad es que para muchas personas ha sido lo contrario. ¿A qué podemos atribuirlo? A que estando en casa es común que en tu horario laboral realices tareas que no corresponden a tu trabajo. Eso sin considerar las interrupciones que hacen que en la misma cantidad de horas, termines menos tareas.

Publicidad

Aceptemos la realidad, la pandemia te está obligando a que te organices y gestiones mejor tu tiempo.

Si te es difícil administrar tu tiempo, algo que probablemente te ocurre es que pospones tus tareas.

Los motivos por los que pospones pueden ser varios. Te comparto las razones más comunes de mis clientes y qué les ha ayudado a resolverlo.

¿La tarea a realizar es tediosa y desagradable?

Si eres de las personas que la administración no es tu fuerte, es probable que el cierre de mes con sus respectivas operaciones para revisar las ventas, los gastos y la nómina etc. no te haga ilusión.

Lo mejor es que establezcas esta tarea como la primera del día para que no le des más tiempo a que te siga atormentando.

Otra opción es que capacites a alguien y la delegues. También ayuda que dimensiones cómo esta labor impacta en tu estado de ánimo. Por ejemplo, lista las emociones agradables que detonas en ti si la llevas a cabo (serenidad, orgullo y esperanza) y las desagradables, cuando no la realizas a tiempo (culpa, enojo y frustración).

Este tipo de labores, si dejas que se acumulen, son como una bola de nieve. Entre más la pospones, más crece. No dejes que se amontone porque al final será como el monstruo de mil cabezas que no sabrás ni por dónde empezar. Busca realizarla en un lugar solitario o un horario tranquilo que favorezca tu enfoque.

¿Dependes de otras personas para que se realice la tarea?

Sí, ahora trabajando de manera remota es probable que no puedas avanzar en lo tuyo porque requieres que alguien del equipo te mande cierta información.

Utiliza una herramienta de gestión de trabajo para equipos y que fija una cronología precisa con la persona.

Te confieso que cuando trabajo con grupos grandes y requiero que todos cumplan con una tarea suelo fijar fechas límites falsas anteriores a la reales para que haya un margen de tiempo por posibles retrasos.

Publicidad
La responsabilidad social con visión de negocios | Expansión Live

Ahora, si esto te ocurre con una persona en particular, es importante que le expreses tu molestia de manera asertiva (firme y sin agredir) y por ningún motivo guardes silencio bajo el argumento de que quieres llevar la fiesta en paz.

Los psicólogos decimos “lo que no se expresa, se actúa” así que, si lo guardas, tarde o temprano explotarás con actitudes negativas hacia esa persona o peor aún, con quien ni la debe ni la teme, como tu pareja o tus hijos.

Si en tu negocio se han establecido valores, una misión o ya de perdida un reglamento, hazle ver a la persona cómo su actitud recurrente de no entregar a tiempo va en contra de los valores o la misión de la empresa.

¿Tu tarea es aprender a usar una nueva herramienta digital y te resistes a ello?

Te entiendo. Una clienta me decía. “Sé que tengo que usar nuevas herramientas digitales para la comunicación con mi equipo, pero sólo de pensar el tiempo que tengo que destinar para aprender a usarlas, hace que tome posición fetal mientras lloro abrazando mi WhatsApp. Sí, probablemente no es el sistema más efectivo para el seguimiento de proyectos, pero es el que sé manejar y ya no tengo que invertir energía en entenderle”.

Mi clienta llegó a una conclusión “odio el cambio, pero odio más fracasar”. Hay dos cosas que ella hizo y te pueden servir:

1. Cambia tu entorno físico y tus rutinas. Los cambios en otros ámbitos de tu vida pueden motivarte a actuar.

2. Pide ayuda a una persona que ya conozca la plataforma y que sobre todo tenga paciencia para explicar. Aparta una tarde completa para familiarizarte con la herramienta. Conforme vayas practicando te darás cuenta que esa resistencia se irá desvaneciendo. Afortunadamente también hay infinidad de tutoriales en internet para aprender a usar las herramientas.

Una ganancia secundaria es que una vez que te habitúes a la nueva plataforma, te sentirás competente y con más orgullo de ti. Recuerda que el logro de metas es un componente que genera felicidad.

Cuando dejas de posponer te responsabilizas de tus tareas y obtienes algo muy valioso en estos tiempos: calma mental. Dejar de posponer es difícil, pero la satisfacción personal de lograr tus metas y poner fin a ese mal hábito bien vale todo tu esfuerzo por cambiar.

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en Facebook (adrianacastromx). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad