Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Por qué apostar por la Responsabilidad Social en tiempos de pandemia

Las corporaciones que invierten y analizan sus prácticas de RSE como parte de su ADN generarán mayor compromiso de sus colaboradores, apunta Rogelio Salcedo.
mié 24 marzo 2021 11:59 PM

(Expansión) - Sin duda, el tema de la Responsabilidad Social Empresarial en estos tiempos turbulentos ha resaltado por diversos motivos, siendo el principal la forma en cómo las corporaciones han respondido ante esta crisis poniendo en marcha acciones en pro de sus propios colaboradores, pero también en busca de incrementar su compromiso con clientes, proveedores y la sociedad en general.

Hace un año, las empresas se vieron forzadas a enfrentar una transformación de manera exprés para ayudar a combatir la pandemia desde su trinchera, buscando de primera instancia la prevención, la salud y el bienestar de su gente.

Publicidad

Pero con el paso del tiempo, el rol de estas ha sido fundamental para llevar a cabo acciones y estrategias en busca de seguir asegurando puestos de trabajo, colaborar con los gobiernos locales y federales a través de recursos materiales, financieros y/o logísticos, siempre en busca de ayudar a quien más lo necesita.

No nos extrañará ver pronto a algunas que decidan vacunar a todos sus empleados, blindando así su bienestar ante esta pandemia extendida y que parece que no termina.

Si uno de los propósitos de las áreas de RSE en las organizaciones era fomentar un desarrollo social en sus entornos, con la actual crisis se potenciaron estos esfuerzos en busca de contribuir con acciones estratégicas que coadyuven también a la Agenda 2030, promovida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y estructurada en 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el que se encuentran involucrados no solo los gobiernos, sino también a compañías, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos.

El esfuerzo de las firmas puede reflejarse en temas como 1) Trabajo decente y crecimiento económico, 2) Salud y Bienestar, 3) Apertura de oportunidades, 4) Diversidad e Inclusión, 5) Economía Circular, por mencionar algunos.

Es indudable que las iniciativas, acciones y estrategias de los sectores privados en estos temas son fundamentales para el crecimiento, la innovación y la creación de empleos en momentos tan apremiantes como los que estamos viviendo, la generación de oportunidades y desarrollo nos permitirán, en la medida de lo posible, sortear esta y cualquier crisis venidera en un futuro.

Las organizaciones deben entender el rol que juegan en la sociedad, así como el impacto que generan en ella. No tienen otra opción. Transformar la cultura organizacional hacia la sostenibilidad deberá ser el objetivo ineludible a mediano y largo plazo. Deberán entender que el reto está en concebir soluciones eficientes, escalables y sostenibles.

Aquellas que puedan ofrecer resultados económicos y sociales crearán oportunidades increíbles en todos los niveles. Las corporaciones que invierten y analizan sus prácticas de RSE como parte de su ADN generarán mayor compromiso de sus colaboradores. Esta es una gran oportunidad tambien para que las empresas conecten a sus empleados y al resto de los grupos de interés con el propósito de la firma.

 
Marcas con causa frente a la emergencia | Expansión Live

Es en estos momentos más crucial que nunca hacer esta conexión, muy relevante para que el empleado se acople racional y emocionalmente con la razón de ser de la compañía y su trabajo, y así nos dé lo mejor de su esfuerzo discrecional. Las nuevas generaciones valoran en demasía la cultura de trabajo de una corporación que se involucre en este tipo de causas y filosofía, y son estas las que sin duda contarán con los mejores candidatos.

Y en las condiciones actuales que vivimos, parecería que es una labor casi imposible, dado que muchas también se encuentran tratando de sobrevivir, sin embargo, es momento de redefinir el propósito de la empresa para volver a conectar con las personas y el planeta, replantearnos nuestros propósitos, así como la visión y estrategia del negocio para construir un mundo mejor.

Debemos enfocar nuestras acciones sociales de tal manera que trascendamos a la tradicional visión de responsabilidad social empresarial que por años se ha limitado a realizar voluntariado o apoyar causas que nada tienen que ver con la misión de la compañía.

Fomentar cambios y construir bases para tener empresas más humanas será fundamental para que estas y sociedad trabajen en un mismo foco común: crear y compartir valor.

Evitemos querer regresar a la vieja normalidad, que no estaba funcionando. Aquellas firmas que no sean capaces de demostrar su valía e impacto en la sociedad, difícilmente lograrán sobrevivir en un futuro.

Nota del editor: Rogelio Salcedo es Socio director de Olivia México. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad