Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Responsabilidad Social de las Empresas, ¿moda o consciencia?

La Responsabilidad Social de las Empresas no es igual para todos, no es la misma para una empresa transnacional que para una pequeña empresa, señala Mauricio Hubard.
jue 12 septiembre 2019 09:30 AM
Responsabilidad Social de las Empresas
El valor patrimonial de la empresa es de sus dueños, el valor social de la misma trasciende a sus dueños., opina Mauricio Hubard.

(Expansión) – El pasado día 18 de agosto, 181 de un grupo de 200 de los empresarios y CEO de las empresas más importantes de Estados Unidos emitieron una declaración que lanzó olas en el mundo de los negocios: “La maximización del valor patrimonial de los accionistas ya no es nuestro principal objetivo”.

Entre los firmantes de dicha declaración se encuentran Jeff Bezos, de Amazon; Tim Cook, de Apple; Jamie Dimon, de JP Morgan; Mary Barra, de General Motors; y Dennis A. Muilenburg, de Boeing; entre otros.

En 1976 el economista y Premio Nobel de Economía Milton Friedman afirmó que “la única responsabilidad social de las empresas es el maximizar el valor patrimonial de los accionistas”.

Publicidad

Sin duda alguna, el planteamiento del Nobel de Economía sobre Responsabilidad Social de las Empresas es opuesto totalmente al de Don Lorenzo Servitje.

¡Por supuesto que las empresas estamos obligadas con nuestros accionistas a lograr rentabilidad, generar utilidades y aumentar el valor patrimonial de los socios! Pero eso no está peleado con el ser una empresa socialmente responsable.

¿Que implica ser socialmente responsable?

Una clara y precisa definición la dio el Dr. Salvador Cerón ( @S_CERON_STF ): “Se entiende por Responsabilidad Social de las Empresas, un modo de gestión empresarial, validado, ética y legalmente, por las cuales las empresas asumen que, entre ellas y sus trabajadores, proveedores, distribuidores y consumidores, así como en las comunidades donde operan, se da una relación de interdependencia, en beneficio tanto de las empresas como de sus interlocutores. Busca que se logre un equilibrio entre la rentabilidad económica, el respeto a los derechos humanos, el bienestar social y la protección ambiental”.

Publicidad

La Responsabilidad Social de las Empresas no es igual para todos. No es la misma para una empresa transnacional que para una pequeña empresa, no aplica igual en un país como Suecia que en México.

Sin embargo, la responsabilidad social existe aun y cuando no se quiera ver y aceptar. El aceptarla y actuar en consecuencia es lo correcto y nunca es tarde para iniciar.

El valor patrimonial de la empresa es de sus dueños, el valor social de la misma trasciende a sus dueños.

El futuro de México lo hacemos todos, no solamente el gobierno.

Por eso, los empresarios debemos asumir nuestro rol en el futuro de nuestro país, en llevar a cabo planes de corto, mediano y largo plazo en beneficio del México que todos queremos dejar a nuestros hijos.

Publicidad

No todos los mexicanos han tenido el acceso a la educación básica, hay en muchas empresas, trabajadores, en general ya adultos, que no saben leer y escribir o que no pudieron terminar primaria, secundaria o preparatoria, lo que les limita su desarrollo.

Por qué no hacer una alianza de empresas con el Instituto Nacional de Educación a los Adultos (INEA) y en conjunto, promover programas de educación que permita el terminar sus estudios a los trabajadores y miembros de la comunidad, algo tan básico como poder leer y escribir, abriéndoles la puerta a un mejor futuro, y extenderlo a la comunidad donde operemos.

Este es solo un ejemplo de cómo la empresa puede actuar con Responsabilidad y no requiere de una fuerte inversión, solo de asumir la responsabilidad de la empresa, voluntad y creatividad.

Y hay mucho campo de actuación: relación con empleados y remuneración justa, equidad de género, disminución de la pobreza, medio ambiente, relación con comunidades, pago de impuestos, educación social, financiera, inclusión laboral, inclusión financiera, etc.; la lista es enorme.

Los empresarios tenemos la obligación de lograr un impacto social positivo en México, sustentable y progresivo.

Regresando al título de este artículo, probablemente la Responsabilidad Social de las Empresas sea un tema de moda para muchos, pero ¿por qué no asumirlo cada uno y que sea un asunto de consciencia social?

Ya hay ejemplos de fondos de inversión internacionales o inversionistas privados que solo participan en empresas con una clara responsabilidad, ojalá y llegue un momento en que, incluso sea un factor al momento de valuar empresas cuando salen a los mercados de valores y que les asigne un valor adicional.

Esperemos que sea cada día un tema más presente en la vida de las empresas.

Nota del editor: Mauricio Hubard es Fundador y Presidente de Juntos Financiera , estudió Relaciones Industriales en la Universidad Anáhuac, graduado de la escuela de Negocios de Harvard (Harvard Business School), es miembro activo del Harvard Alumni Association, ha tomado diversos cursos en esta universidad relacionados con Microfinanzas, Gobierno Corporativo, Desarrollo de Instituciones Financieras, entre otros, también de Responsabilidad Social de las Empresas por la Universidad de Stanford y el ESADE de Barcelona. Síguelo en Twitter y/o escríbele a su correo Mauricio.hubard@juntosfinaniera.mx. Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad