Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Finanzas para una transición climática

A pesar del avance de las energías renovables, el sector industrial aún requiere de avances tecnológicos que permitan funcionar a partir de electricidad u otras opciones, opina José Luis Reséndiz.
mié 28 abril 2021 12:00 AM

(Expansión) - El financiamiento para la transición es un concepto nuevo para identificar canales donde se puedan movilizar recursos necesarios para la descarbonización de la economía global. Esta idea es clave debido a que no todo lo que es verde necesariamente contribuye a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París y así, evitar la crisis climática a la que nos dirigimos.

En este sentido, uno de los principales retos es desarrollar métricas que nos ayuden a identificar la trayectoria que cada sector de la economía debe seguir para reducir al mínimo las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Publicidad

Vale la pena reiterar que la transición no implica invertir sólo en proyectos verdes, sino también requiere colocar capital en industrias intensivas en energía que dependen de los combustibles fósiles. A pesar del avance de las energías renovables, como la solar y eólica, el sector industrial aún requiere de avances tecnológicos que permitan funcionar a partir de electricidad u otras opciones renovables.

Desafortunadamente, aún no se cuenta con la tecnología necesaria para avanzar en este aspecto. Por lo tanto, la inversión en estas industrias es fundamental para acelerar una transición ambiciosa y creíble, basada en criterios de las ciencias climáticas.

Actualmente, la Unión Europea lidera uno de los esfuerzos más importantes para impulsar el financiamiento para la transición. Se trata de una taxonomía que definirá cuáles son las actividades económicas que son consideradas verdes. La taxonomía es un avance importante para la transición, pero no debe ser considerada como la herramienta principal para lograr tal objetivo.

Es importante asumir que la taxonomía es sólo un sistema de clasificación de actividades que se debe complementar con otros mecanismos financieros y de política pública. Tal es el caso de instrumentos como los bonos verdes, o los recién creados bonos vinculados a la sostenibilidad.

De acuerdo con ESG Latam , estos últimos cuentan con mayor flexibilidad para beneficiar la descarbonización de industrias contaminantes mediante incentivos en la tasa de interés si se cumplen metas de sustentabilidad en el tiempo.

Las taxonomías de actividades que contribuyen a favor o en contra del cambio climático es un avance fundamental para desarrollar con mayor precisión el concepto de finanzas para la transición. Charles Donovan y su equipo en el Imperial College London señalan que el financiamiento para la transición debe cumplir, al menos, con dos características.

Publicidad
2020 y 2016 han sido los años más cálidos de la historia reciente

La primera es reflejar el nivel de emisiones de GEI y la segunda es la tasa de reducción de tales emisiones. Es decir, se trata de todo capital dirigido a agentes económicos que alcancen niveles mínimos de emisiones de GEI.

Por otra parte, Ben Caldecott , profesor de la Universidad de Oxford, añade que todo mecanismo financiero que verdaderamente impulse la transición deberá también desincentivar las inversiones en industrias contaminantes.

El cambio de rumbo político en Estados Unidos ha generado un interés creciente por mitigar el cambio climático. Todos los días, corporaciones, gobiernos e instituciones financieras difunden metas para reducir al mínimo sus emisiones de carbono en tres décadas.

Sin embargo, la mayoría de tales anuncios carecen de métricas alineadas a las ciencias climáticas que nos den pruebas de un compromiso real. Pasar de los slogans a las acciones será un reto global para los próximos meses.

Los científicos más optimistas aseguran que nos encontramos al límite de transformar nuestro sistema económico alineado al planeta. Si ese es el caso, las finanzas para la transición son la respuesta para redirigir los flujos de capital necesario para evitar la crisis climática.

Nota del editor: José Luis Reséndiz es Investigador de Doctorado en el Programa de Finanzas Sustentables de la Universidad de Oxford y Fundador de ESG Latam. Síguelo en Twitter como @jl_resendiz Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad