Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Acelerar la innovación: una oportunidad para México

Aún cuando en México se han logrado avances relacionados con la innovación como la generación de startups, los indicadores formales señalan que falta dar el gran salto, considera Noé Moctezuma.
mié 30 junio 2021 12:04 AM

(Expansión) - Es frecuente escuchar la importancia de adoptar una cultura, visión y procesos de innovación en las empresas medianas, pequeñas y hasta en los emprendedores. Pero, ¿solo es cuestión de una decisión personal?, ¿basta con proponérselo? Podemos analizar y debatir estas preguntas ampliamente; por ahora, revisemos algunos datos recientes que abonen a la reflexión acerca de qué tan fácil es crear o desarrollar en las pymes el concepto de la innovación aplicada.

Para comenzar, mencionemos algunos indicadores relacionados con la innovación. Estos son el registro de patentes, el impulso a las startups, la inversión en investigación y desarrollo, entre otros. Vayamos a los datos.

Publicidad

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) reportó en 2019 que los cinco países con mayor número de solicitudes de patentes fueron China (58,990), EU. (57,840), Japón (52,660), Alemania (19,353) y República de Corea (19,085). Ese mismo año, México ocupó el lugar 35 en solicitudes internacionales de patentes.

De acuerdo con un reporte del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), en el periodo de 2013 a 2018, las universidades que presentaron el mayor número de solicitudes de patentes fueron la Universidad Nacional Autónoma de México con 299, el Instituto Politécnico Nacional con 248, la Universidad Autónoma de Nuevo León con 150 y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey con 90 solicitudes. Sin embargo, si nos comparamos con otros países, México se queda corto.

Datos del mismo IMPI, reportan que del año 2010 al 2019, el número de patentes promedio por año concedidas en México fue de 9,750 (incluye las de mexicanos como de extranjeros). Si en 2019 había 126 millones de habitantes y generamos una regla de tres, el resultado nos arroja que por cada 20,000 habitantes en nuestro país se generan 1.5 patentes.

Al ser México un país en vías de desarrollo, su nivel de patentamiento es muy bajo en comparación con países desarrollados como Corea del Sur o Estados Unidos, en los cuales el índice de productividad de las patentes está relacionado directamente con la creación de conocimiento dirigido a la investigación y el desarrollo, los cuales pueden dar como resultado la innovación.

Otro de los indicadores de la innovación mencionados al inicio, es el impulso a las llamadas startups o empresas que se crean con un componente de innovación tecnológico; por ejemplo, un país como Israel, además de estimular la ciencia, logró vender 589 startups de 2006 a 2014 y es una de las naciones que más invierte en investigación y desarrollo en todo el mundo con un 4.2% en términos de Producto Interno Bruto.

En México se está dando un impulso a las startups en sectores como los servicios financieros (23%), salud (11%), tecnologías de la información y comunicación (8%) y educación (8%), de acuerdo a un estudio publicado por Deloitte. Sin embargo, se necesita una integración amplia como el modelo de la cuádruple hélice, en la cual las universidades, la administración pública, las empresas y sociedad participan de una forma más proactiva en el desarrollo de micro clusters, nodos del conocimiento y think tanks con un objetivo muy claro: trabajar en el desarrollo de ideas y soluciones que generen una aportación muy concreta a necesidades existentes en nuestro país.

Publicidad
Blockchain, la solución desconocida para casi todo | Expansión LAB

Por otra parte, ¿dónde se queda todo el conocimiento generado y publicado por especialistas que participan en institutos y centros de investigación? ¿Cómo se transfiere este conocimiento a la sociedad y a diferentes organizaciones para posibles aplicaciones?

Un área de oportunidad es la promoción y el diseño de puentes o vías para que este conocimiento se lleve de forma consistente y ordenada hacia las universidades públicas, tecnológicas y privadas con el propósito de acercarlo a las nuevas generaciones y que se forman profesionalmente. Con el acompañamiento de docentes, podría aprovecharse y aplicarse en una visión de trabajo colaborativo de alto impacto, pensando a largo plazo.

Con los datos expuestos podemos inferir que para impulsar la innovación no basta con quererlo, se requieren otros esfuerzos bien articulados. Aún cuando en México se han logrado avances relacionados con la innovación como la generación de startups, los indicadores formales señalan que falta dar el gran salto para desarrollar industrias en las que pudiera ser referente de innovación.

El primer paso podría ser transferir o difundir el conocimiento generado en el país, no de manera selectiva sino de forma masiva en las universidades y, una vez transferido, emplearlo en proyectos aplicables a situaciones reales. Esto implicaría la participación del gobierno, la academia y la iniciativa privada.

El camino no es fácil, pero sigamos trabajando en la propuesta y desarrollo de nuevas iniciativas que contribuyan a promover y construir una cultura de la innovación en las empresas de México.

Nota del editor: Noé Moctezuma es Director de Posgrados en Innovación Empresarial de la Universidad Intercontinental (UIC). Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad