Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La depresión será la mayor causa de discapacidad

Apatía, letargo, desconexión, desesperación, estrés, ansiedad y agotamiento o burnout son algunos de los síntomas que probablemente has sentido o la gente que te rodea, señala Ana Peña.
vie 02 julio 2021 12:03 AM

(Expansión) - Quería vivir algo histórico… como poder ir a la Luna, pero no una pandemia que me impidiera viajar o abrazar a mis abuelos. Toda esta situación desencadenó un fuerte problema de salud mental a nivel global, el cual la gente y las empresas apenas empiezan a reconocer dado que solemos creer que, si no se ve, no existe. La salud mental tiene la misma importancia que la física y debemos darle la atención que merece a través de acciones concretas.

Cuando hablo de salud mental me refiero al bienestar general de pensamientos, sentimientos y comportamientos. Es decir, evitar desarrollar algunos trastornos: aquellos que causan angustia o que alteran la capacidad de funcionamiento de una persona, como el estrés.

Publicidad

Enfermedades mentales: principal causa de discapacidad

Se estima que para el 2030, la depresión será la principal causa de discapacidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las enfermedades mentales se encuentran entre las más discapacitantes del mundo occidental. Tienen efectos superiores a los de la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares juntas. La soledad y el aislamiento social son dos veces más perjudiciales para la salud física y mental, que la obesidad.

Antes de la pandemia creíamos que el home office era lo mejor, hoy nos cuestionamos: ¿cuántas veces hemos trabajado después del horario de salida, saltado comidas para terminar pendientes o tenido junta tras junta? Es nuestra responsabilidad crear el balance entre vida personal y laboral para no ser parte de la estadística del 2030.

Apatía, letargo, desconexión, desesperación, estrés, ansiedad y agotamiento o burnout son algunos de los síntomas que probablemente has sentido o la gente que te rodea. El primer paso es reconocer que la relevancia de la salud mental es igual a la física. Hablar del tema es difícil, nuestro primer instinto es ocultarlo y dudamos mucho al momento de pedir lo que necesitamos.

¿Cómo sé si lo estoy haciendo bien?

Para medir el bienestar me baso en cuatro conceptos que te servirán para autocalificarte:

- Mentalidad - ¿Cómo quieres afrontar el día? Te recomiendo meditar por lo menos cinco minutos al día. Escoge con cuál palabra vas a afrontar el día y recuérdala a la hora de tomar decisiones.

- Nutrición – ¿Estás tomando suficiente agua y comiendo balanceadamente? Procura tomar un vaso de agua antes de tomar una decisión difícil, según un estudio publicado en la revista Psychological Science, disminuye el riesgo de tomar decisiones impulsivas.

- Movimiento – ¿Estás haciendo por lo menos 30 minutos de ejercicio? El ejercicio regular ayuda a darte energía y endorfinas.

- Recuperación – ¿Estás durmiendo bien? No sólo se trata de dormir bien, sino que cuando estás fuera del trabajo, realmente te desconectes.

Publicidad
¿Tienes cansancio acumulado? Esto te puede interesar

¿Cómo vamos en México?

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la mayoría de los mexicanos no asiste al psicólogo ya que creen que “sólo los locos” son quienes asisten, que buscar ayuda sólo debe suceder cuando las herramientas y habilidades disponibles ya no son suficientes. El mexicano promedio suele acudir con un sacerdote o a leerse las cartas para tratar con sus problemas y ni hablemos de los políticos mexicanos que van con brujos y chamanes.

Es preocupante que el presupuesto destinado a salud mental en México es apenas del 2.4% DEL TOTAL destinado para el sector salud. Esta pandemia lo hizo evidente. En los últimos meses las llamadas a servicios de atención psicológica se han incrementado. Derivado de la falta de trabajo y el aislamiento social, más gente se ha refugiado en el consumo de alcohol y sustancias estupefacientes, y según la OMS, la tasa de suicidios en Latinoamérica se incrementó en 20% desde que inició la pandemia. Si estamos buscando una señal para empezar a actuar, ésta es.

Observa a tu alrededor

La cuarentena ha sido difícil para todos. Es importante reconocer tu propio estrés, pero también observar los signos de las personas a tu alrededor, y preguntarte ¿qué estoy haciendo al respecto? Yo ya estoy implementando llamadas más cortas -si eran de una hora ahora son de 50 minutos y las de 30 son de 25 para permitir un respiro entre juntas-. También, el no agendar juntas los viernes para iniciar la transición hacia el fin de semana.

Aún desconocemos cuál será el legado a largo plazo del COVID-19, pero debemos enfocarnos en que todos podamos sentirnos capaces de abrirnos y buscar ayuda cuando estemos luchando. Algunas empresas tienen programas de asistencia para ayudar a sus colaboradores e incluso a sus familias en temas psicológicos, laborales, personales y hasta financieros. Revisa si tu empresa tiene algún programa similar.

Llegará un día donde se reconozca que cuidar la salud mental es tan necesario como cuidar de la física. Está bien no estar bien.

Nota del editor: Ana Peña es directora de comunicación para Intel Américas. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad