Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Kriptonita, las gemas del infinito o el litio, ¿y el futuro del petróleo?

Las baterías de litio han mostrado mejor capacidad que las de plomo y níquel, ya que tienen mayor capacidad de almacenaje de energía en menor volumen y una carga más rápida, apunta Gustavo Hernández.
jue 19 agosto 2021 11:59 PM

(Expansión) - La crisis climática nos ha llevado a buscar energías alternativas, siendo el bióxido de carbono uno de los gases más contaminantes y ya que éste es emitido en gran medida por los automóviles con motor de combustión interna es lo que nos ha llevado al desarrollar autos de motores eléctricos, de estos una de sus piezas más importantes de las que están conformados es la batería recargable, la cual es equivalente al tanque de gasolina de los autos convencional.

Esta batería está hecha con miles de celdas cilíndricas que contienen iones de litio, los cuales almacenan la energía eléctrica que los demás dispositivos del auto utilizarán para impulsar el auto a cientos de kilómetros por carga.

Publicidad

La preocupación por el calentamiento global empieza a tomar fuerza en las grandes ciudades de vanguardia desde la prohibición del uso de bolsa de plástico hasta prohibir el uso de los popotes, también activistas como Greta Thunberg difunden iniciativas con hashtags para que los gobiernos del mundo luchen contra el cambio climático, con estas acciones posiblemente en los próximos años veremos un aumento en el auge de autos eléctricos.

Al igual que los vehículos convencionales, una de las características más importantes de estos novedosos autos eléctricos es la distancia que podrían recorrer con la cantidad de combustible que le suministramos, es decir al igual que nuestros demás dispositivos electrónicos estos autos se están midiendo por el tipo de duración de la carga de la batería, así como el tiempo que le toma recargarse a ésta, lo que está llevando a los fabricantes a desarrollar la batería más óptima para estos vehículos.

Las baterías de litio han mostrado mejores capacidades que las de plomo y níquel, ya que tienen mayor capacidad de almacenaje de energía en menor volumen y una carga más rápida. Actualmente esta tecnología ya está siendo utilizadas por las automotrices mundiales, entre las que destacan los vehículos eléctricos como Nissan y Tesla.

Aunque el litio se usa para fabricar baterías ya desde hace varios años, la incorporación de estas fuentes de energía en los vehículos eléctricos está provocando que se piense que el litio será la próxima materia prima que sustituya al petróleo, aunque todavía no está muy claro porqué se cree esto, ya que la relación que hay entre los autos convencionales con el petróleo es la gasolina y más bien lo que estaría sustituyendo a ésta es la energía eléctrica.

En el hipotético caso de que se deje de usar gasolina se tendría que buscar más bien una fuente de energía eléctrica para abastecer la demanda de este insumo que actualmente es más del 50% de la electricidad generada en el mundo y que es producida con algún combustible fósil.

Publicidad
Pemex es la tercera petrolera más dañina para el medioambiente a nivel mundial

Esto nos plantea un nuevo debate, porque si no se descubre una tecnología que genere la electricidad requerida por los consumidores, cuando en su momento ya no circulen autos de combustión interna posiblemente todo el petróleo utilizado para producir gasolina sea transferido a la producción de electricidad, lo que permitirá que el petróleo siga siendo una materia prima con demanda mundial.

Actualmente, para los mercados de materias primas, el petróleo aún tiene un valor 20 veces más que el litio. En 2019, la participación en el mercado de los autos eléctricos era del 2.6%, lo que significa apenas 2.1 millones de autos eléctricos circulando en el mundo y se estima que para el 2024 el precio de los autos eléctricos estará a la par que el precio de los autos convencionales.

No se ve una tendencia marcada hacia una demanda exorbitante de las materias primas para la elaboración de alguna de las piezas de estos vehículos. Y no hay razón sustentada para pensar que el petróleo será remplazando por algún otro elemento de la naturaleza en un futuro próximo.

Nota del editor: Gustavo Hernández es Ingeniero Matemático egresado de la ESFM del IPN con cinco años de carrera bancaria. Actualmente se desarrolla como data scientist en el área de análisis bursátil de Grupo Financiero B×+. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad