Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Activar ecosistemas de innovación

Crear eficiencias y valor ha pasado de la integración vertical en áreas de expertise a la horizontal con proveedores y mercados, opina Víctor Moctezuma.
vie 20 agosto 2021 05:00 AM

(Expansión) - La innovación no aparece de la nada y nos señala el camino hacia el crecimiento, sino que es, en la mayoría, una duda o inquietud que se va alimentando desde la observación y la exploración de soluciones, hasta que encuentra cauce y se vuelve tan evidente que nos lleva a la acción.

Para que esa idea se active, necesita nutrirse y fortalecerse de las ideas de otros, de comentarios en foros especializados y de la información que recopilamos sin darnos cuenta. De esta manera la idea se va formando y contrastando con lo que había sido común, permitiendo que así se descubra la oportunidad.

Publicidad

Transitar desde la duda hasta el descubrimiento es más rápido si las ideas se conectan con diversos temas, preferentemente lo más alejados entre sí, porque el ángulo de novedad conduce a encontrar variables que ayudan a replantear la idea en sí.

Los equipos de innovación están acostumbrados a trabajar múltiples escenarios a la vez, en los que ponen en la balanza los problemas desde diversas perspectivas, por ejemplo, cuál es el enfoque desde el consumidor menos frecuente; cuál el de la competencia directa o cómo se define el tema desde otra industria o desde otro segmento. En cada escenario se crean aprendizajes que se aplicarían en la definición principal que conduce a la innovación.

Esto también permite considerar una serie de recursos relacionados con la perspectiva que se estudia, ya que la idea es confrontada, compartida, segmentada, reformulada y escalada. Además, este ejercicio activa colaboraciones que vinculan otras áreas, rompe ese aislamiento en el que suelen sumirse las distintas áreas de las organizaciones, así como también permite y establece colaboración con agentes externos que aceleran potencialmente el desarrollo.

Descentralizar la articulación de la idea

Diseñar y hacer la innovación algo rentable es un proceso de descubrimiento, técnica y transformación y esas tres cosas casi nunca suceden en el mismo lugar al mismo tiempo. Se necesita activar un ecosistema de recursos externos. Con una economía conectada, la forma de transformar una idea en una innovación viable consiste en apalancar con otros intercambios que no están ni estarán dentro de los límites de la organización.

Hoy en día es accesible algunas relaciones creativas y productivas en las que los recursos están abiertos (como el software libre), los activos son compartidos (como en las plataformas de servicio) y las colaboraciones remotas y deslocalizadas, como es el caso de redes de talento, así que es importante aprovecharlas para innovar.

Las organizaciones necesitan hacer todo lo posible para formar ecosistemas de colaboración entre ellas, porque las oportunidades están ahí, en la creación de alianzas entre empresas que no están dentro de la misma industria, ni tienen la misma dimensión en recursos.

La estrategia deberá ser la de apalancarse desde otros y, en conjunto, crear un mercado; la de hacer alianzas para escalar, en las que lo más eficiente sea complementarse entre los miembros, desde la tecnología, la ejecución, la plataforma o la comunicación.

Publicidad
De startups a Súper Empresas | Expansión Live

De la jerarquía vertical a la construcción de redes

Crear eficiencias y valor ha pasado de la integración vertical en áreas de expertise a la horizontal con proveedores y mercados.

En la realidad pre COVID, la descentralización había probado ser el modelo, pero ahora, con acceso a plataformas, virtualización, comunicación y colaboración remota, la configuración de ecosistemas prueba ser el modelo que dinamiza la productividad.

En un mundo basado en la jerarquía, la protección de las ideas o proyectos internos, en su momento, construyó monopolios. Hoy en día, las líneas de la industria se han desdibujado y la tecnología se mueve demasiado rápido para poder construir barreras efectivas contra el efecto de la innovación.

La tecnología que se está desarrollando resulta demasiado compleja para que cualquiera pueda hacerlo por su cuenta, por lo que la única estrategia viable es conectarse activamente con los ecosistemas de talento, tecnología e información. El poder ya no se encuentra en escalas de las pirámides jerárquicas, sino que fluye del centro de los ecosistemas y se mueve hacia el centro, profundizando las conexiones.

Nota del editor: Víctor Moctezuma es Fundador y CEO de iLab. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad