Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Dos habilidades que definirán el futuro del departamento de Recursos Humanos

Crear un entorno inclusivo implica cambiar las actitudes de las personas y sus comportamientos, considera Raphael Spinelli.
mié 15 septiembre 2021 11:58 PM

(Expansión) - La crisis provocada por el coronavirus simplemente resaltó y aceleró una tendencia que había estado creciendo durante años: la necesidad de que los departamentos de Recursos Humanos pusieran como prioridad a las personas que impulsan a las organizaciones.

Hoy, lo que era antes muy importante para estos profesionales, es decir, la gestión de la nómina, el tiempo de vacaciones y el cumplimiento de las normas, es tan solo una parte de la labor de este departamento. En la práctica, ellos son gerentes de producto, entendiendo como producto la experiencia de los empleados. La transformación es más que inminente, y estos profesionales necesitan prepararse.

Publicidad

La contratación, la retención y el crecimiento, es decir, todo lo relacionado con la experiencia del empleado, se ha vuelto cada vez más importante, porque hacer que los empleados tengan una buena experiencia que les haga crecer como personas ha demostrado ser el secreto para el crecimiento de las organizaciones. De esta manera, se han convertido en socios estratégicos de los distintos departamentos de la empresa.

Así que, para comprender la naturaleza cambiante de la experiencia de los empleados, es importante entender que esta comienza con la reinvención de la relación de su fuerza laboral con su empresa incluso antes de que sean contratados.

Para lograrlo es necesario que estos profesionales de Recursos Humanos desarrollen diversas habilidades, entre las que destacan dos.

1) La diversidad e inclusión como parte de la cultura de la empresa

Esta es una habilidad que los especialistas en Recursos Humanos están descubriendo que tienen que desarrollar y a su vez hacer que permee en la organización. Y para lograrlo, se trata de ver a esta inclusión como un viaje, no como un destino.

El cambio debe comenzar desde arriba y los líderes y estos profesionales deben ser honestos al revisar qué es lo que está fallando en la organización y reflexionar sobre aspectos como qué tan inclusivo es el proceso de contratación, qué tipo de tutoría y oportunidades de desarrollo ofrecen a las minorías o si los gerentes están realmente capacitados para brindar retroalimentación constante y revisiones de desempeño a sus subordinados directos, por ejemplo.

Crear un entorno inclusivo implica cambiar las actitudes de las personas y sus comportamientos. Y en este sentido, es muy importante evitar los sesgos que de forma inconsciente se pueden estar repitiendo al interior.

Por ejemplo, cuando los gerentes dicen que quieren contratar a alguien con un título de cierta universidad, es importante que el profesional en Recursos Humanos los desafíe a que en su lugar definan las habilidades y cualidades que ayudarán a un candidato a tener éxito, ya que esto abrirá el grupo de contrataciones a una gama más amplia de candidatos.

Las organizaciones pueden limitar los efectos del sesgo con una combinación de educación y acción. Pueden empezar con programas de formación que ayudan a los empleados a aprender más sobre los tipos comunes de sesgo. Esto puede ser especialmente útil para concienciar a los empleados de cómo los sesgos afectan sus decisiones de contratación y tratamiento de los colegas.

El objetivo es inculcar un sistema de contrapesos que permita transformar las actitudes y comportamientos de las personas y que les haga más conscientes de las microagresiones que se pueden estar generando en el lugar de trabajo sin que apenas nadie se dé cuenta de ello.

 
El área de Recursos Humanos sigue cambiando a raíz de la pandemia

2) Una cultura de resiliencia a través del aprendizaje

Esta es otra prioridad para los profesionales de Recursos Humanos, ya que las empresas que empoderan a sus empleados para aprender y adaptarse rápidamente son las que estarán mejor posicionados para afrontar los retos del futuro con poca o ninguna pérdida en la continuidad del negocio.

¿A qué se refiere esto? Se trata de crear un entorno dentro de las organizaciones en el que los empleados puedan estar aprendiendo siempre, en el que se facilite el aprendizaje mientras se trabaja y en el que puedan darle a este un espacio de prioridad.

Para que esto suceda, las empresas pueden dedicar horas específicas para que los empleados puedan estudiar e impulsar que los colaboradores puedan aprender a través de ‘academias de aprendizaje’, que permitan que ellos mismos se hagan cargo de su propio proceso.

Este tipo de plataformas son lugares –ya sea en línea o presenciales– que permiten que los empleados aprendan, colaboren y compartan sus conocimientos y es un ambiente en el que se combina el esquema del salón de clases con el del aprendizaje independiente para ayudar a que los empleados desarrollen tanto habilidades técnicas como aquellas llamadas 'suaves'.

Los líderes necesitan llevar a cabo todas estas acciones de la mano con el equipo de Recursos Humanos. Por ello es vital que estos profesionales entiendan, asuman y se preparen para este renovado papel que están cumpliendo dentro de las organizaciones.

Nota del editor: Raphael Spinelli es director regional Latinoamérica, Udemy. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad