Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Y ahora qué hacemos con el trabajo virtual?

Ahora viene el retorno y nos está pasando lo mismo, pensamos que regresar es volver al esquema de antes, pero nos encontramos una realidad diferente, apunta Blanya Cristina Correal.
mar 21 septiembre 2021 11:59 PM
La universidad de Harvard ofrece 10 cursos gratuitos online en 2021
Es importante considerar que en los próximos meses veremos la publicación de la Norma Oficial Mexicana que establecerá las condiciones de seguridad y salud para los teletrabajadores, apunta Blanya Cristina Correal.

(Expansión) - Se han publicado cientos de artículos, se han hecho miles de webinar y masterclass sobre el trabajo virtual, pero es hora de parar un momento y analizar el dilema real que enfrentamos de cara al futuro del trabajo.

¿Por qué un dilema? Porque por un lado descubrimos que sí se podía trabajar de forma remota en muchísimas actividades en las organizaciones y hoy los colaboradores prefieren mantener este esquema, así sea de forma híbrida, pues se convirtió realmente en un beneficio.

Publicidad

Las empresas descubrieron en la flexibilidad un elemento clave en la experiencia del colaborador, tanto que hoy, cuando se plantea el retorno, encontramos mucha resistencia de quienes organizaron su vida, luego de más de un año de pandemia, en un esquema que de seguro ha contribuido con su balance profesional y familiar.

“Una encuesta reciente en Estados Unidos mostró que el 44% de las personas que trabajaban desde casa en enero de 2021 querían continuar con ese esquema porque les beneficiaba; el 39% respondió que preferían volver a la oficina, y el 17% dijo querer seguir trabajando remotamente debido al coronavirus.” De acuerdo con una publicación de Brian O'Connor en BBC Worklife del 24 junio de 2021.

Frente a esta realidad las empresas se verán presionadas en mantener un esquema virtual, lo que implica el primer desafío relevante: Adaptar los procesos organizacionales, los sistemas internos y las capacidades de las personas a esta realidad.

Suena obvio, pero no lo ha sido, cuando inició la pandemia salimos todos con nuestras computadoras a la casa y tratamos de acomodarnos lo mejor que pudimos para “pasar esta época” y luego se fue convirtiendo en lo definitivo, las sillas del comedor fueron migrando en el mejor de los casos a sillas ergonómicas, pero otras cosas se siguieron sosteniendo con “alfileres” pensando en que este era un esquema temporal.

Ahora viene el retorno y nos está pasando lo mismo, pensamos que regresar es volver al esquema de antes, pero nos encontramos una realidad diferente, desde la infraestructura tecnológica que ahora debe ser capaz de dar soporte a equipos híbridos, hasta jefes que deben desarrollar la competencia de orquestar el trabajo de personas en diversas modalidades, asegurando la alineación, la conexión y la productividad.

Necesitamos alinear los elementos clave, imagina la organización como un teatro, solo que hoy la obra se transmite combinando partes en vivo y partes virtuales. En esta analogía imagina que el escenario es la estructura y procesos, el guion equivale a la cultura y el actor es la persona con sus talentos y habilidades.

Entonces en una obra híbrida, el escenario –la estructura- tiene que ser capaz de permitirle a los actores comunicarse e interactuar no importa donde estén, reflejando una obra coordinada y sincronizada, para lo cual el guion –la cultura– tiene que ser congruente con la forma en que están dispuestas las piezas de la escenografía y lograr inspirar al actor para desarrollar sus talentos al máximo, por lo que también requiere que los actores tengan las capacidades adecuadas para interpretarlo.

Publicidad
5 pasos para mejorar la señal de WiFi en tu casa

Es decir, cuenten con las competencias para moverse con gracia y desarrollar el guion a la perfección, logrando el impacto que buscas en el público que finalmente son tus clientes.

Este solo reto, de potenciar la organización para el trabajo híbrido, ya implica un desafío mayor, y a esto hay que sumarle las nuevas regulaciones del teletrabajo. En enero de este año, mientras nos dábamos cuenta de que la pandemia continuaba, conocimos también estos lineamientos oficiales, que exigen a las empresas, entre otras cosas una serie de requisitos administrativos como las actualizaciones de los contratos individuales de trabajo y los reglamentos internos, y además realizar el pago de los servicios de internet y electricidad de sus colaboradores, lo que en algunos casos representa costos adicionales ya que no necesariamente la disminución de cargos por mantenimiento o menor utilización de las oficinas se traduce en ahorros.

Adicionalmente es importante considerar que en los próximos meses veremos la publicación de la Norma Oficial Mexicana (NOM) que establecerá las condiciones de seguridad y salud para los teletrabajadores, que tiene como plazo máximo agosto de 2022, de acuerdo con lo publicado en el DOF (Diario oficial de la federación).

Desde esta perspectiva, el dilema que enfrentaremos los negocios en este nuevo contexto del trabajo consiste en valorar el impacto que puede tener la pérdida de talento por causa del retorno versus el costo e implicaciones de mantener los esquemas virtuales e incluso híbridos.

Lo que es una realidad, finalmente, es que todo este cambio llegó para quedarse, así que la gran responsabilidad de los líderes de las organizaciones está en reescribir los guiones, rediseñar las escenografías y reentrenar a los actores para que la nueva obra sea exitosa y sostenible en el tiempo.

Nota del editor: Blanya Cristina Correal es Ingeniera Industrial con más de 25 años de experiencia internacional en Recursos Humanos y estrategia laboral, en diversas compañías multinacionales como Coca Cola Femsa, Danone y Nissan. Ha sido reconocida por dos años consecutivos como una de las 30 mejores CHROs de México y está en el top 20 del ranking de las Mujeres más Poderosas de México, de acuerdo con la revista Expansión. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad